Las obras públicas en América Latina salpicadas por el escándalo de Petrobras

Juez brasileño Sérgio Moro. Derechos de autor de la imagen Other
Image caption Sérgio Moro, el juez brasileño del "caso Petrobras", cree que el esquema de corrupción podría ir más allá de la petrolera.

El papel está escrito a mano, con el título "GUAT". Arriba tiene el nombre del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, luego el de su exministro y precandidato presidencial, Alejandro Sinibaldi, y el de un estratega electoral. Debajo, hay un cálculo de dinero.

"20 x US$50.000 => US$1.000", dice.

La hoja era de José Aldemário Pinheiro Filho, un director de la constructora brasileña OAS que está preso por las denuncias de sobornos en la petrolera Petrobras, considerado "el mayor escándalo de corrupción" en la historia de Brasil.

La Policía Federal brasileña, que halló el documento investigando el caso, sospecha que las cifras aluden a donaciones por US$1 millón a la campaña de Sinibaldi, quien sin embargo niega haber recibido dinero de la empresa.

Lejos de ser algo aislado, ese papel es uno de los elementos en manos de la justicia brasileña que reflejan el interés de acusados en el escándalo Petrobras por asuntos de gobierno en otros países de la región, en particular grandes obras públicas.

Y la pregunta que ha comenzado a surgir para los investigadores brasileños es si el esquema de compra y venta de favores detectado en Petrobras trascendía fronteras.

En las indagatorias "está incluida también la posibilidad de que esa situación se haya esparcido por América Latina, más allá de Brasil", dijo una fuente que sigue la investigación a BBC Mundo.

"Mucho más allá"

En los últimos años, las grandes constructoras brasileñas realizaron obras de infraestructura de todo tipo en Latinoamérica, desde aeropuertos hasta plantas hidroeléctricas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Paulo Roberto Costa: el exdirector de Petrobras es uno de los testimonios clave del escándalo.

Esas actividades fueron a menudo financiadas por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), una entidad estatal brasileña, permitiendo a las empresas del país desarrollar contratos multimillonarios en la región.

Ahora ejecutivos de esas mismas firmas privadas responden como reos ante el juez brasileño Sérgio Moro por su presunta participación en el esquema de corrupción y lavado de dinero que sacude a Petrobras.

Están acusados de formar un cartel para repartirse licitaciones de grandes obras de infraestructura en Brasil, como la construcción de la refinería Abreu e Lima en Pernambuco (noreste), subiendo artificialmente los precios a su favor.

Según los investigadores, eso lo lograban pagando un porcentaje sobre el valor de los contratos al entonces director de Abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, que ahora colabora con la justicia para reducir su pena.

Costa ha dicho que los sobreprecios financiaban al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y otros grupos políticos brasileños. Sus testimonios involucran a 28 políticos, desde un ministro hasta líderes del Congreso, informó el diario O Estado de S.Paulo,

Otro preso que decidió colaborar con la justicia es el cambista Alberto Youssef, acusado de lavado de dinero y considerado pieza clave del esquema financiero.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption ¿Hasta dónde llegaba el esquela de corrupción que salpica a Petrobras?

En el domicilio de Youssef, la Policía Federal halló una lista de 747 obras públicas en Brasil y otros países de la región, como Argentina, Colombia, Ecuador y Uruguay. También figura Angola.

Según ha informado la cadena Globo, el valor total estimado de esas obras superaba el equivalente a unos US$4.300 millones.

El interrogante surgió de inmediato: ¿por qué Youssef tenía una lista así en su poder?

El propio juez Moro ha advertido que este hecho es "perturbador" y sugiere que "el esquema criminal de fraude a licitación sobreprecio y propina va mucho más allá" de Petrobras.

En el documento del proceso que alude a esta lista, el magistrado anticipó que "la investigación debe ser profundizada".

Thiago de Aragão, director de inteligencia y estrategia de Arko Advice, una consultora con sede en Brasilia, sostuvo que si lo que ocurría en Petrobras se replicaba en otras áreas del gobierno brasileño, "la posibilidad de que eso haya ocurrido en la región aumenta significativamente".

"Esas constructoras realizaron obras en toda la región", indicó Aragão a BBC Mundo.

Listas

La lista de Youssef incluye desde la construcción de un gasoducto en la provincia argentina de Córdoba en 2008 (dice que correspondía a OAS con financiamiento del BNDES, pero el banco lo niega) hasta la ampliación del puerto Mariel en Cuba.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La remodelación del puerto Mariel en Cuba estaba incluida en una lista de obras de uno de los acusados en Brasil.

Este proyecto fue realizado por la constructora brasileña Odebrecht y reivindicado por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, la semana pasada tras anunciarse la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

La obra tuvo financiamiento del BNDES por unos US$800 millones, pero en la planilla de Yousseff aparecía junto a un misterioso valor equivalente a US$1,3 millones.

Odebrecht, también investigada en el escándalo de Petrobras aunque sin ejecutivos presos, ha negado haber pagado sobornos al cambista para adjudicarse obras dentro o fuera de Brasil.

Mientras tanto, en los documentos incautados al director de OAS Pinheiro Filho también hay apuntes sobre varias obras o proyectos de infraestructura en la región.

Según el diario brasileño Valor Económico, el primero que informó sobre estos documentos, esas prospecciones incluyen valores estimados de las obras y hasta un "índice de riesgo" para cada una, con una escala de uno a siete.

Por ejemplo, en Uruguay se citan planes de construcción de un puerto de aguas profundas por un valor estimado de US$1.200 millones; en Chile una central termoeléctrica (US$1.500 millones), una hidroeléctrica (US$650 millones) y la remodelación del aeropuerto Arturo Merino Benítez (US$750 millones); en Ecuador el metro de Quito (US$1.800 millones y riesgo máximo de siete); y en Paraguay 11 proyectos por US$7.700 millones.

Acuerdos de delación

En los documentos sobre Guatemala incautados al director de OAS también aparece escrito a mano algo que según los investigadores brasileños podría aludir pagos a congresistas: "Congr. = 40 x 105 => 4.000 = 25%. 75% pos".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Un fiscal brasileño muestra el presunto esquema de sobornos en Petrobras.

Mientras OAS carece de contratos de obras públicas en ese país, Odebrecht obtuvo uno en 2012 para ampliar una carretera, con financiamiento del BNDES y el voto del Congreso guatemalteco.

Sinibaldi, que en aquella época era ministro de Comunicaciones e Infraestructura, ha dicho que ambas empresas brasileñas "son competencia" y carecen de relación entre ellas, pero en algunos contratos en Brasil que indaga la justicia formaron un consorcio.

Al igual que Sinibaldi, el presidente guatemalteco ha negado tener vínculos con OAS y Petrobras. Pérez Molina solicitó a su Cancillería que pida a Brasil información sobre el caso Petrobras, lo mismo que ha hecho la fiscal general guatemalteca, Thelma Aldana, en una carta a su par brasileño.

Según el diario Valor, en otra parte de los manuscritos de Pinheiro Filho aparece el nombre del presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y un apunte: "Solución Johni Araia 5 x 35=US$1.750".

Se trata de una referencia a Johnny Araya, derrotado por Solís en las elecciones de abril. La Presidencia costarricense rechazó en un comunicado la semana pasada "cualquier insinuación que se pretenda hacer" sobre este asunto.

BBC Mundo intentó conocer la versión de OAS sobre los documentos que pertenecían a su directivo sobre obras en la región y la aparente donación en Guatemala, pero la secretaría de prensa de la empresa indicó que eso no seria posible antes del cierre de este artículo.

En el caso Petrobras son investigadas otras constructoras brasileñas que han trabajado en obras de América Latina, como Camargo Corrêa, Andrade Gutierrez, Mendes Júnior y Queiroz Galvão entre otras.

Además del material incautado por la Policía Federal en los distintos operativos, la fuente que sigue la investigación indicó que se tendrán en cuenta los testimonios de varios acusados en el caso Petrobras.

Hasta la semana pasada, 12 procesados habían aceptado colaborar con la justicia a cambio de reducir sus penas.

Contenido relacionado