La bebé gitana a la que le negaron el entierro en Francia

Cementerio de Champlan. Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Cuando los padres de la bebé llamaron a una empresa de pompas fúnebres para acordar su funeral y éste se puso en contacto con la alcaldía de Champlan para que el entierro tuviera lugar en el cementerio de la municipalidad, recibieron una respuesta inesperada.

Maria Francesca, una niña francesa de etnia gitana, no superó los diez meses y medio de vida. Y su entierro es motivo de polémica.

Falleció la noche del 25 al 26 de noviembre en un hospital de Corbeil-Essonnes, una comuna de 41.000 habitantes en los suburbios de París, unos 16km al sur del centro de la capital de Francia.

Fue muerte súbita, dijeron los médicos. Un síndrome por el que un niño menor de un año y aparentemente sano muere de forma repentina e inesperada.

Cuando los padres de la bebé llamaron a una funeraria para acordar su entierro y éste se puso en contacto con la alcaldía de Champlan para que tuviera lugar en el cementerio de la municipalidad, recibieron una respuesta inesperada.

"Hay poco espacio disponible y la prioridad la tienen aquellos que pagan impuestos", según reportó el diario francés Le Parisien, citando al alcalde, Christian Leclerc.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption "Hay poco espacio disponible y la prioridad la tienen aquellos que pagan impuestos", dijo el alcalde de Champlan, Christian Leclerc, según Le Parisien.

La familia de la menor, una pareja de unos 35 años con otros dos hijos, vive en un campamento gitano en Champlan.

Así ha habitado desde que llegó a Francia procedente de Rumania hace unos ocho años, según la Asociación Solidaria con las Familias Rumanas y Calé en Essonne.

De la misma manera en la que viven otros 12.000 gitanos procedentes de Rumania y Bulgaria en Francia, de acuerdo con Fnasat, una federación de asociaciones francesas que apoyan a los gitanos.

"Insulto a Francia"

La réplica del alcalde generó la respuesta de asociaciones de derechos humanos, que hablan de "racismo, xenofobia y estigmatización", así como a políticos de ideologías varias y a ciudadanos.

"No aceptaré la Francia que trata así a sus ciudadanos", dijo este lunes el presidente francés, François Hollande.

Por su parte, el primer ministro, Manuel Valls, escribió en Twitter: "Negar la sepultura a un menor a causa de su origen es un insulto a su memoria y un insulto a lo que representa Francia".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La mayoría de los 20.000 ciudadanos gitanos de Francia viven en campamentos.

El defensor del pueblo, Jacques Tubot, declaró estar "sorprendido y anonadado" por el caso y dijo que iniciará las investigaciones pertinentes.

Incluso Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional, un partido de derecha abiertamente antinmigración, habló de "un tema bien triste en el que la burocracia barrió el sentido de la compasión".

Ante la pregunta de la radio France Info de si ella aceptaría enterrar a la menor en su ciudad si ella fuera alcalde, Le Pen contestó: "¡Evidentemente! Es un error dramático del alcalde, una falta de humanidad".

En esa línea, el alcalde Richard Trinquier ofreció darle sepultura en su municipalidad, Wissous, situada a unos 7km de Champlan.

Así, es allí donde será enterrada este lunes.

Frente a estos comentarios, el alcalde de Champlan no tardó en hacer declaraciones públicas.

"En ningún momento me opuse a su inhumación", expresó el domingo a través de un comunicado.

Y aseguró que desea "con fuerza" que la bebé sea enterrada.

Contenido relacionado