¿Por qué somos más ricos si aumenta la desigualdad?

Mall Derechos de autor de la imagen getty
Image caption Los estándares de vida materiales de la mayoría de la humanidad han mejorado mucho en las últimas décadas.

El día a día nos trae muchas noticias económicas preocupantes.

Lo que a veces nos oculta un panorama positivo que se percibe mejor si uno mira la evolución de nuestras economías en el largo plazo.

Un panorama que refleja el hecho que, pese a la desigualdad en aumento y la pobreza persistente, el estándar de vida de la mayoría de la humanidad ha mejorado, y mucho. Somos más ricos que antes.

Como señala el corresponsal de asuntos económicos de la BBC, Andrew Walker, el Producto Interno Bruto per cápita, que mide el monto de bienes y servicios producidos en promedio por cada persona, se multiplicó por cuatro entre 1960 y 2010.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service

Por supuesto hay diferencias entre países.

En China se multiplicó por 18. Mientras que Corea del Sur es 25 veces más rico que en 1950.

En cambio, algunas naciones, principalmente en África, perdieron terreno. En la República Democrática del Congo, el promedio de estándar de vida cayó más del 50% en ese mismo periodo de tiempo.

La información está contenida en la que es probablemente la fuente más estimada de datos sobre la historia económica, un proyecto establecido por el profesor Angus Maddison, asegura el corresponsal de la BBC.

Chile, el que más creció en la región

En América Latina la evolución del estándar de vida medido por el PIB en las últimas décadas es también generalmente positiva, aunque no tan dramática como en Asia.

Los cálculos de Maddison indican que entre 1980 y 2008 el PIB per cápita real (ajustado a la inflación) aumentó en cerca de 25% en Brasil, casi 50% en Colombia y cerca de 130% en Chile, mientras que estuvo casi estático en Venezuela y, tristemente, cayó aproximadamente 50% en Haití.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service

Uno de los beneficios más claros de la mejora en el ingreso que ha beneficiado a una buena parte de la humanidad es que estamos viviendo más años.

A mediados del siglo pasado, la expectativa de vida de un recién nacido era de 50 años. Ahora es de 70.

Nuevamente, asegura Andrew Walker, hay variaciones notorias entre países.

Botswana es la única nación donde la expectativa de vida bajó, aunque fue solo por unos meses.

Ciudadanos más longevos

Hay muchos factores detrás del aumento en la longevidad.

Pero el crecimiento económico quiere decir que podemos gastar más en salud, nutrición y en asegurar que tenemos acceso a agua potable.

Otros indicadores son similarmente positivos.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service

El número de gente que posee autos aumentó en 30% durante los primeros siete años del siglo, antes de caer ligeramente durante la recesión global.

Por supuesto, esas cifras no cuentan toda la historia, señala el corresponsal de la BBC.

Por ejemplo, no dicen nada acerca de la distribución del ingreso en esos países y por lo tanto no registran los cambios en los patrones de desigualdad.

Desigualdad

Se puede tener un aumento en el estándar de vida promedio si las personas con los ingresos más altos se vuelven más ricas, aunque el resto de las personas sigan lo mismo o empeoren.

En Estados Unidos, por ejemplo, en las últimas cuatro décadas el ingreso para un hogar en el 5% más rico del país aumentó en 40%.

En cambio, el ingreso de una familia en el 20% más pobre apenas vio un incremento del 1.4% en ese mismo periodo.

Derechos de autor de la imagen BBC Mundo
Image caption La desigualdad aumentó en Estados Unidos.

Los datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a las naciones más prósperas del mundo, señalan que la desigualdad está aumentando en sus países miembros.

Hay por supuesto un vigoroso debate sobre que tan grave es ese aumento de la desigualdad.

Y de cuáles son las políticas gubernamentales que pueden servir para combatir el fenómeno.

Pero la existencia de esa situación sirve para recordar que, aunque el mundo sea un sitio más próspero, muchas personas todavía no se benefician de esa riqueza.

Contenido relacionado