5 curiosidades que hacen diferente a la Copa Africana de Naciones

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Una de las cosas que más caracteriza a la Copa Africana de Naciones es el colorido de sus aficiones.

Mismos puntos, mismos goles y mismo resultado. El clímax de la fase de grupos de la Copa Africana de Naciones no está sobre la cancha, sino con dos bolas y un bombo.

La suerte definió este jueves al octavo país clasificado para los cuartos de final del torneo cuando salió el nombre de Guinea en un sorteo de desempate que tuvo con Mali luego de que ambos países terminaran igualados en todo.

Los otros siete aspirantes al título continental son Congo, República Democrática de Congo, Túnez, Argelia, Ghana, Costa de Marfil y el país anfitrión, Guinea Ecuatorial.

Lo cierto es que lo ocurrido este jueves pasa a formar parte de las anécdotas que hacen de la Copa Africana de Naciones un torneo peculiar en el que abundan las curiosidades a lo largo de su historia, empezando por el país que está albergando su edición número 30.

Las 40.000 entradas del presidente

Tras la negativa de Marruecos a ser sede del torneo debido al brote de ébola en el noroeste de África, surgió Guinea Ecuatorial como la única alternativa viable.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, compró miles de entradas para dársela a los aficionados con menos recursos.

El pequeño país de sólo 740.000 habitantes, rico en petróleo, ya había sido sede en 2012 junto a Gabón, pero en esta oportunidad el reto se presentaba cuesta arriba.

En particular por la preocupación de que se repitiera la imagen que hubo hace tres años cuando sólo 200 personas asistieron al estadio para un partido disputado en Ebebiyín.

Para evitar algo parecido, el presidente del país compró 40.000 entradas para repartirlas entre aficionados sin recursos para llenar las gradas, o por lo menos parte de ellas.

En manos de un argentino

Guinea Ecuatorial no debería estar jugando en el torneo.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Javier Balboa celebra su gol frente a Gabón, el que a la postre asguró la clasificación de Guinea Ecuatorial a cuartos de final.

Los "rayos nacionales" habían sido expulsados al alinear de manera irregular a un jugador camerunés durante un partido frente a Mauritania en la fase de clasificación, pero tuvo que ser readmitida al aceptar ser sede de la Copa.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El argentino Esteban Becker asumió el cargo tan sólo 11 días antes de la inaguración del torneo.

El problema es que con tan poco de preparación se vieron obligados a contratar al argentino Esteban Becker como entrenador sólo 11 días antes del partido inaugural.

Becker, que había iniciado su carrera como entrenador en equipos de las divisiones inferiores del fútbol español, se encontraba en el país dirigiendo a la selección femenina.

Más de la mitad de la selección está formada por jugadores nacidos en España, incluidos los dos goleadores en la victoria frente a Gabón, que le dio a Guinea Ecuatorial una histórica clasificación a los cuartos de final.

La leyenda de un francés

Claude LeRoy escribió otra página más a su exitosa trayectoria en el fútbol africano al superar la fase de grupos del torneo por séptima vez.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Claude LeRoy dirigió a Senegal a los cuartos de final en 1992.

Pero lo que es más destacable es que lo hizo con el modesto Congo, el quinto país que guía hasta los cuartos de final.

LeRoy llegó a Camerún en 1986 y con los "Leones Indomables" se coronó campeón dos años después.

A partir de allí siguió con su peregrinaje por diferentes países y en cada uno de ellos consiguió dejar su huella, como con el cuarto puesto de Senegal o el tercer puesto de Ghana.

La única vez que no superó la primera fase fue en 2013 con la República Democrática del Congo, pero a esa misma selección ya la había dirigido a los cuartos de final siete años antes.

La suerte del bombo

Mali y Guinea empataron sus tres partidos con el mismo resultado (1-1), incluido el que disputaron entre ellos.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Mali y Guinea empataron 1-1 en el último partido del grupo D.

Con los mismos puntos y goles, el reglamento establece que se tuvo que llevar a cabo un sorteo para determinar cuál de los dos resultaba beneficiado, en este caso con la clasificación a la siguiente ronda.

La suerte cayó del lado de Guinea.

Sin embargo, esta no fue la primera vez que ha sucedido un desempate en el torneo africano, ni en el ámbito mundial.

En 1988 Argelia avanzó a semifinales en detrimento de Costa de Marfil en la copa disputada en Marruecos, mientras que en las eliminatorias para el Mundial de 1954 Turquía logró la clasificación a expensas de España.

El registro más reciente ocurrió en el Mundial de Italia en 1990, cuando la República de Irlanda y Holanda quedaron igualados en todo.

Con ambos equipos clasificados a la siguiente ronda, el sorteo fue para determinar las posiciones finales de cada uno. La República de Irlanda salió favorecida al asegurar el segundo puesto, mientras que Holanda quedó tercera.

Los holandeses tuvieron que enfrentar en octavos de final a Alemania Occidental, quien resultó campeona del torneo.

Las contradicciones de Egipto

El país que más veces ha ganado el torneo ha sido Egipto con siete títulos, gracias principalmente a los tres campeonatos consecutivos obtenidos entre 2006 y 2010.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Egipto no clasificó a la Copa Africana en 2015, por lo que presencia en Guinea Ecuatorial sólo está en las gradas.

Los "faraones" también fueron los primeros campeones en 1957, en un torneo en el que hubo sólo tres participantes y se disputaron dos partidos.

Sin embargo, y pese a su dominio africano, Egipto no ha trascendido más allá del continente, participando tan solo en dos mundiales de fútbol.

Nigeria y Camerún son de lejos los mejores representantes de África en el ámbito internacional, tanto en presencias mundialistas como en los Juegos Olímpicos, al ganar cada país una medalla de oro (1996 y 2000, respectivamente).