El insecto asiático que amenaza al mayor productor de naranjas de EE.UU.

Naranjas Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La cosecha de naranjas del último año en Florida ha sido la más baja en 30 años.

Uno de los símbolos de Florida, la naranja, se encuentra en peligro a causa de un insecto llegado de Asia que amenaza con acabar con la industria de los cítricos.

Ese estado, segundo productor mundial de naranjas por detrás de Brasil, lidia desde hace 15 años con un problema para el que se han puesto muchos recursos pero que no parece tener fácil solución.

En la última década, la producción de naranjas ha caído un 63%, se han perdido US$9.000 millones y más de 8.000 personas se han quedado sin su puesto de trabajo.

Tan grave es la situación que hay quienes se preguntan si no estaremos asistiendo a la desaparición de las naranjas, cuyo jugo sigue siendo la bebida preferida para el desayuno en EE.UU., pese a la reciente competencia de otros productos.

Lea también: Por qué en Australia cubren las uvas con protector solar

Cuál es la causa

El psílido asiático de los cítricos es un insecto que se alimenta de las hojas y los tallos de árboles de cítricos y de otras variedades similares.

Su peligro radica en que puede portar una enfermedad bacteriana mortal llamada Huanglongbing (HLB), también conocida como enverdecimiento de los cítricos.

"El insecto portador de la bacteria Candidatus Liberibacter asiaticus transmite la enfermedad de árbol en árbol", le dice a BBC Mundo Lukasz Stelinski, de la Universidad de Florida.

"La enfermedad corta el flujo vital del árbol, que eventualmente muere. La fruta cae de forma prematura, es pequeña, de color verde y de mal sabor", agrega.

La enfermedad Huanglongbing, que no es peligrosa para los humanos, destruye la producción, apariencia y valor económico de los árboles de cítricos, y afecta el sabor de la fruta y su jugo.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El jugo de naranja sigue siendo el favorito para el desayuno en EE.UU. si bien en los últimos años ha crecido la preocupación por su alto contenido en fructosa.

Es la enfermedad más destructiva de las plantas de cítricos y una vez que un árbol está infectado, no tiene cura.

Stelinski explica que la enfermedad bloquea el flujo de azúcares en el árbol, lo que hace que la fruta no madure adecuadamente.

Un problema de años que primero pasó inadvertido

Las alarmas respecto a la enfermedad saltaron en Florida en 2005, cuando los productores se dieron cuenta de que sus árboles estaban infectados y morían sin dar buenas frutas.

Lukasz Stelinski aclara que el problema viene de antes.

"En realidad, fue en 1998 cuando el insecto llegó a Florida. El problema es que no se detectó hasta 2005", explica.

"Hubo un lapso de tiempo de casi una década antes de que esto fuera considerado un problema, de ahí que ahora sea tan difícil combatirlo", añade.

Derechos de autor de la imagen SPL
Image caption Florida es el segundo productor mundial de cítricos, después de Brasil.

Los insectos propagaron la enfermedad muy extensamente durante esos años en que no existía la tecnología molecular necesaria para localizarlos.

"Desde 2007", señala Stelinski, "la investigación y los métodos de control han avanzado considerablemente y el insecto está ampliamente identificado".

Dificultades para detener la expansión

Pero tenerlo identificado no significa que la situación esté controlada.

Los psílidos que contraen la bacteria la portan por el resto de su vida y la pasan de un árbol a otro.

Inspeccionar los árboles para ver si tienen el insecto es el primer paso –y el más importante- para protegerse contra la enfermedad.

Stelinski advierte que este tipo de insecto puede recorrer kilómetros, por lo que el control de una zona de cultivo puede ser insuficiente.

"Si controlas una pequeña zona y el vecino no lo hace, el psílido infectará tu área, o también puede llegar de huertos abandonados", precisa.

¿Cuáles son las opciones?

Según datos de la temporada 2012-2013, la industria cuenta con un 18% menos de empleados que hace 5 años, y desde 2007 genera US$1.000 millones menos cada año.

En la actualidad hay 192.000 hectáreas de cultivo de naranjas en comparación con las 303.500 del año 2000.

Este año se calcula que se venderán 89 millones de cajas, frente a las 242 millones que se producían hace una década.

Así las cosas, algunos productores buscan cambiar de cultivo para salir adelante y están retirando los naranjos para dedicarse a la producción de fresas, arándanos o pinos.

Incluso hay quienes piensan en plantar olivos, como han hecho otros agricultores en el norte de Florida, pero hasta ahora no hay ninguna planta procesadora para manejarlos en el sur del estado.

Image caption Las placas de auto del estado de Florida tienen como símbolo las naranjas.

En 2014, el gobierno federal aprobó una ley agrícola en la que se contemplaban ayudas para el desmantelamiento de cultivos.

La ley contempla el pago de hasta el 50% del costo de retirar los árboles y el 65% del costo de replantar árboles para sustituir a los afectados por el enverdecimiento desde octubre de 2011.

Otra opción es decantarse por la producción de naranjas transgénicas, aunque el temor a la oposición de los consumidores frena su pleno desarrollo.

Que no den por muerta a la industria

"Yo no creo que estemos ante un punto de no retorno", sostiene Lukasz Stelinski en conversación con BBC Mundo.

Stelinski recuerda la cantidad de expertos y científicos que trabajan diariamente para revertir el problema.

Como ejemplo cita a un grupo de investigadores del Departamento de Agricultura de EE.UU. que constató que el psílido asiático de los cítricos tiene menos esperanzas de sobrevivir en zonas más altas.

"Dudo mucho que los cítricos vayan a desaparecer. Habrá una evolución y se avanzará en la investigación de remedios para atacar la bacteria", opina.

"Estamos luchando, los productores luchan con uñas y dientes", subrayó recientemente Mike Sparks, director ejecutivo de Florida Citrus Mutual.

"Sé que este es el reto más devastador que jamás hayamos enfrentado, pero vamos a eliminar esta enfermedad, punto".

Contenido relacionado