El deporte que paralizará a más de 2.000 millones de personas

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El críquet se ha globalizado gracias a la migración de personas de India, Pakistán y Bangladesh.

Es un espectáculo que mueve millones de dólares en el que alrededor de un tercio de la población mundial tendrá sus ojos fijados desde este sábado.

Será un maratónico calendario de partidos que se extenderá durante seis semanas y que terminará el próximo 29 de marzo con la coronación del campeón mundial de... críquet.

Sólo 14 países participarán en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda pero entre ellos se encuentran tres de los 10 más poblados del planeta, incluido India, que buscará defender con éxito el título conseguido en 2011.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption India conquistó el título en 2011 luego de propinarle a Australia su primera derrota en un Mundial desde 1999.

"Será retransmitida a más de 200 países", dijo David Richardson, director ejecutivo de la Consejo Internacional de Críquet (ICC, por sus siglas en inglés), quien destacó el carácter internacional que ha asumido el deporte desde su primer certamen mundial en 1975.

"Es la mitad que una Copa del Mundo de fútbol, pero 10 veces el tamaño del Mundial de rugby. Estamos orgullosos del hecho de que el críquet se encuentra entre los deportes más globales del mundo".

Lea: ¿Cuál es el tercer evento deportivo más importante?

En qué posición exactamente es difícil de saber, dada la lucha incesante entre las diferentes modalidades para ocupar el tercer lugar por detrás de los Juegos Olímpicos y el Mundial de fútbol.

Pero está claro que el críquet tiene argumentos para ser considerado como uno de los aspirantes al podio, en particular por el número de seguidores que tiene.

El poder del dinero

Los organizadores esperan que el número de espectadores en los estadios supere por primera vez el millón de personas, un número que confirma el constante crecimiento del deporte en el mundo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Se espera que el Mundial de 2015 llegue a más de 2.000 millones de personas a través de diferentes plataformas digitales y analógicas.

Si bien no hay cifras oficiales sobre las ganancias que generara el Mundial en Australia y Nueva Zelanda, muchos esperan que sea el más lucrativo de la historia.

La principal razón es por el considerable aumento en los derechos de televisión, que fueron adquiridos por el grupo Star, subsidiaria de 21st. Century Fox, por un valor superior a los US$2.000 millones por un período que comprende entre 2015 y 2023. Esa cifra es el doble del valor que se logró con el contrato anterior.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La gran afición en India está impulsando el críquet en diferentes partes del mundo.

Muchos consideran que este interés se debe a la migración de personas de India, Pakistán y Bangladesh a diferentes países del mundo, lo que ha contribuido a la globalización del deporte.

También está el hecho de la fuerte inversión que están realizando grandes empresas y que ha permitido al ICC alcanzar acuerdos con marcas globales como LG Electronics, Hyundai, Emirates Airlines, Reebok y MoneyGram.

El debate

Pese a que todas las cifras que reflejan el buen momento del críquet, hay quienes consideran que el dinero está cambiando la esencia del deporte.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El Mundial, que se disputará en Australia y Nueva Zelanda, se extenderá hasta el 29 de marzo.

Los puristas todavía consideran que la versión de críquet que se juega en el Mundial, más corta, rápida y que se conocen con el nombre de Twenty20, representa una seria amenaza a los tradicionales duelos o test de cinco días.

George Dobell, corresponsal del sitio de internet ESPN CricInfo, dijo a la BBC que es necesario que el deporte como un todo se replantee cuáles son las prioridades, ya que considera que el mundial se enfoca mucho más en generar dinero que en brindar un espectáculo de entretenimiento.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption América estará representada por el equipo de las Indias Occidentales (West Indies), que reúne a jugadores de islas caribeñas y países donde se juega críquet como Guyana.

"Generar dinero no es algo malo y no quiero sugerir que lo es. Pero esto es un deporte y debería promocionarse como un deporte y no por su riqueza".

"No tengo ningún problema con esta riqueza porque te permite hacer grandes cosas, pero ahora estamos avanzando un poco con la carreta por delante del caballo y me preocupa que estamos dañando el producto por la búsqueda de dinero", advirtió.

Sin embargo, en conversación con el periódico Financial Times, James Sutherland, director ejecutivo de críquet en Australia, aseguró que la principal razón de promocionar e invertir en Twenty20 es para garantizar el futuro de los tets, no para arruinarlo.

Todo está listo para el partido inaugural del Mundial, en el que no sólo estará en juego el orgullo y el prestigio de los países, también el premio de unos US$10 millones que se llevará el ganador.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Hay quienes consideran que el dinero está cambiando la esencia del deporte.

Contenido relacionado