La conmovedora historia de la maratonista que terminó la carrera gateando

Derechos de autor de la imagen EVN
Image caption Hyvon Ngetich rechazó el uso de la silla de ruedas y terminó la carrera gateando.

Terminar los 42.195 metros de un maratón no resulta nada fácil para ninguna persona, mucho menos cuando el cuerpo deja de responder hasta el punto que, agotado, se desploma en el suelo.

Pero ni eso pudo evitar que la keniata Hyvon Ngetich cruzara la línea de meta.

Media playback is unsupported on your device

Haga clic en el video para ver cómo Hyvon Ngetich finalizó la carrera

La corredora de 29 años dominaba a placer la prueba en la ciudad estadounidense de Austin, Texas, cuando a pocos metros de la llegada sus piernas se detuvieron.

Dada su incapacidad para seguir corriendo, los organizadores le ofrecieron una silla de ruedas, que fue rechazada por la atleta keniata.

"Déjenme terminar la carrera", pidió.

Sin fuerzas de seguir de pie, Ngetich recorrió gateando los últimos 400 metros para finalizar en un sorprendente tercer lugar.

Una hazaña que ella misma no puede creer.

"No puedo recordar lo que pasó hacia el final. No vi la línea de meta", Ngetich comentó a la BBC.

Derechos de autor de la imagen EVN
Image caption Los organizadores le entregaron a Ngetich un premio en metálico equivalente al que recibió el segundo lugar.

"Me desperté en un ambulatorio y ellos me contaron que había terminado la carrera".

Una de las memorias que no quedaron grabadas fue a la gente coreando su nombre, alentándola a seguir hasta cruzar la meta.

"Pregunté si había finalizado la carrera y ellos respondieron 'Sí y aquí está tu medalla'. Les dije que 'no, no terminé'. Pero allí me mostraron las imágenes de cómo había gateado".

Al ver las fotos aparecieron unos pequeños destellos en su memoria.

Derechos de autor de la imagen EVN
Image caption La ganadora de la prueba fue la keniata Cynthia Jerop, quien celebró su victoria mientras Ngetich gateaba hacia la meta.

"Fue entonces cuando sentí el dolor en mis rodillas y me di cuenta que algo había pasado".

Su extraordinario logro conmovió a los organizadores, que decidieron recompensar el esfuerzo entregándole un premio equivalente al que recibió el segundo lugar, la estadounidense Hannah Steffan.

La ganadora de la prueba fue la también keniata Cynthia Jerop, de 19 años.

Contenido relacionado