La polémica sobre derechos humanos en África con la que cierra el carnaval de Río de Janeiro

Desfile de Beija-Flor en el carnaval de Río 2015. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El desfile de Beija Flor homenajeando a Guinea Ecuatorial fue lujoso y espectacular, ¿pero quién lo financió?

La consigna del carnaval de Río de Janeiro suele ser dejar de lado los problemas cotidianos para bailar samba y divertirse. Pero este año la fiesta acabó con una polémica inesperada, que toca la cuestión de los derechos humanos en Africa.

La controversia cobró fuerza cuando Beija-Flor fue elegida este miércoles como la mejor escuela de samba del carnaval carioca 2015, por su lujoso desfile del lunes con el que homenajeó a Guinea Ecuatorial.

Según el diario brasileño O Globo, ese pequeño país petrolero de Africa gobernado hace 35 años por Teodoro Obiang Nguema, aportó cerca de US$3,5 millones a Beija-Flor.

La noticia, sin fuentes citadas, agitó las aguas desde antes del inicio de los desfiles, con críticos recordando las denuncias de violaciones a los derechos humanos que pesan sobre el gobierno de Obiang.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La polémica en torno a Beija-Flor resalta las suspicacias de muchos algunos el financiamiento de los carnavales cariocas.

Beija-Flor admitió haber recibido "apoyo cultural y artístico" de la nación africana, pero ha negado que eso incluya la cifra señalada por el periódico.

Sin embargo, su coronación con el puntaje casi perfecto que recibió del jurado (269,9 puntos de 270 posibles) ha hecho proliferar comentarios, acusaciones y hasta memes en las redes sociales.

"La campeona de la dictadura", es el título de un artículo de este jueves en el diario Folha de Sao Paulo sobre Beija-Flor.

En internet hay quienes sugieren de forma irónica que el desfile del año que viene de esa agrupación sea un homenaje al grupo que se autodenomina Estado Islámico o Corea del Norte. Una foto que circula muestra a niños desnutridos, supuestamente de Guinea Ecuatorial, con una leyenda: "Felicitaciones Beija-Flor. Guinea agradece".

Otros advierten que este caso muestra la oscuridad en la que suelen moverse algunas escuelas de samba en Brasil, cuyos vínculos con las actividades ilícitas son señalados desde hace tiempo.

"La sociedad brasileña todavía no encontró medios de controlar el financiamiento del carnaval", dijo Maria Laura Viveiros de Castro Cavalcanti, una antropóloga especializada en carnaval carioca, a BBC Mundo.

Petróleo y samba

Colonia española hasta 1968, Guinea Ecuatorial comenzó a explotar sus riquezas petroleras a mediados de los años 90, pero buena parte de su población aún vive en la pobreza.

Menos de la mitad tiene acceso a agua potable y casi 10% de los niños mueren antes de alcanzar los cinco años de vida, según datos de Naciones Unidas.

El grupo defensor de los derechos humanos Human Rights Watch ha sostenido que "la dictadura del presidente Obiang usó el boom del petróleo para consolidarse y enriquecerse a sí misma, a costas del pueblo".

Datos de este tipo están siendo publicados ahora en los medios de información brasileños, que por lo general dedican poca o ninguna atención a lo que ocurre en el país centroafricano.

Tras conocerse el triunfo de Beija-Flor el miércoles, O Globo citó declaraciones de uno de los miembros de la escuela ganadora, Fran-Sérgio Oliveira, afirmando que es una "gran tontería" mezclar la política con el desfile.

"Es un pueblo (el de Guinea Ecuatorial) que sufrió mucho y que, a través de su presidente, está construyendo un país nuevo (…). El pueblo es superfeliz con eso, entonces no importa el régimen", dijo según el diario.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los ganadores aseguran que Guinea es una país "súper feliz"

Además, sostuvo que el dinero para Beija-Flor no salió del gobierno de Obiang sino de constructoras brasileñas gigantes que tienen obras en Guinea Ecuatorial, como Queiroz Galvão y Odebrecht.

Ambas empresas se encuentran en medio del escándalo de sobornos que golpea a la petrolera estatal brasileña Petrobras, considerado el mayor caso de corrupción en la historia de Brasil.

Odebrecht, sin embargo, negó haber patrocinado a Beija-Flor y realizado obras en Guinea, aunque sí tuvo una oficina en el país hasta el año pasado.

Mientras tanto, el gobierno de Obiang emitió un comunicado este jueves a través de su ministro de Información en el que afirma que la iniciativa de homenajear a Guinea Ecuatorial "surgió de las empresas brasileñas que operan" en el país.

"Problema ético"

La polémica sobre el presunto patrocinio de escuelas de samba por parte de empresas o países homenajeados en sus desfiles está lejos de ser algo nuevo en el carnaval de Río.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Por este desfile en el Sambódromo, Beija-Flor obtuvo un puntaje casi perfecto del jurado.

En 2006 hubo reportes de que la escuela ganadora de ese carnaval, Vila Isabel, fue financiada por el gobierno del entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, y la estatal Petróleos de Venezuela, para desarrollar un homenaje a América Latina.

Pero algunos expertos señalan que la polémica actual sobre Beija-Flor, que según la versión de O Globo recibió el mayor apoyo monetario en la historia del Carnaval, puede haber encendido alarmas.

"Lo que este caso plantea es que las escuelas de samba precisan comenzar a establecer un mínimo criterio ético a la hora de negociar esos contratos", dijo Luiz Antonio Simas, un historiador brasileño experto en carnaval, a BBC Mundo.

No obstante, recordó que "por otro lado algunas escuelas de samba son controladas por infractores, que controlan el juego ilícito de Río de Janeiro, el ‘jogo do bicho’", que consiste en una bolsa de apuestas o lotería con números que representan animales.

"Entonces", reflexionó Simas, "¿cómo es que un ambiente marcado por la contravención va a tener disposición a cuestionar ese problema ético?".

Contenido relacionado