El megaescándalo que azota a los poderosos de Brasil

Líder del Senado brasileño, Renan Calheiros, junto al expresidente Fernando Collor. Derechos de autor de la imagen REUTERS
Image caption El líder del Senado brasileño, Renan Calheiros, (arriba) y el expresidente Fernando Collor. Ambos están en la lista de investigados por el "caso Petrobras".

Decenas de políticos investigados –incluido el expresidente Lula da Silva–, grandes empresarios presos y gobernantes inquietos: el "caso Petrobras" se volvió la peor pesadilla para varias de las figuras más poderosas de Brasil, donde la justicia está adoptando medidas que eran inimaginables poco tiempo atrás.

El Supremo Tribunal Federal (STF) brasileño anunció en marzo que 47 políticos serían investigados por su presunta vinculación al gigantesco esquema de corrupción y desvío de dinero en la petrolera estatal.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva fue conducido este viernes por la policía a un interrogatorio por las sospechas de que recibió "pagos disimulados" procedentes de la red de corrupción en la petrolera estatal, informó la fiscalía de este país.

"Hay evidencias de que el expresidente Lula recibió valores oriundos del esquema Petrobras por medio de la destinación y reforma de un apartamento triplex y de un sitio (casa de campo) en Atibaia", señaló en un comunicado la procuraduría de Paraná, el estado brasileño donde se investiga la causa.

Tal como solicitó la Procuraduría brasileña en marzo, entre los investigados están los presidentes de ambas cámaras del Congreso, exministros, dos expresidentes y un senador opositor.

El caso ya derivó en el arresto preventivo el año pasado de una decena de altos ejecutivos de grandes compañías brasileñas de construcción, a cargo de megaobras de infraestructura en Brasil y la región.

"Es una situación inédita", dijo en marzo Vera Chaia, profesora de ciencia política en la Pontificia Universidad Católica de São Paulo.

"La amplitud de la corrupción fue tan grande, envolviendo a empresarios, políticos y funcionarios de Petrobras, que generó una reacción de la Policía Federal, el Ministerio Público y la Justicia", añadió en diálogo con BBC Mundo.

¿Cómo funcionó el esquema?

Image caption El Supremo Tribunal Federal divulgó la lista de políticos investigados, decenas de ellos con fueros.

Según los investigadores, se trató de un complejo mecanismo de sobornos entregados por las empresas constructoras a directivos de Petrobras para obtener contratos multimillonarios con la estatal.

Los sobornos fluctuaban entre 1% y 3% del valor de los contratos. Se calcula que el esquema movilizó cientos de millones de dólares, en lo que la Procuraduría ha definido como "el mayor escándalo de corrupción" de la historia de Brasil.

Los delatores que colaboran con la justicia para reducir sus penas, incluido un exdirector de Petrobras y un cambista clave en el esquema, afirman que el dinero financió personas y organizaciones políticas como el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), aliados y algunos opositores.

Por otro lado, los fiscales creen que las empresas constructoras se repartían las licitaciones actuando como un cartel.

¿Qué políticos son indagados?

Derechos de autor de la imagen ABr
Image caption Gleisi Hoffmann: la exmano derecha de la presidenta Rousseff figura entre los investigados.

La lista de 47 políticos investigados, divulgada en marzo, incluye a miembros de distintos partidos brasileños. En ella aparecen 34 congresistas en ejercicio (22 diputados y 12 senadores).

Hay seis miembros del PT, incluida Gleisi Hoffmann, que fue jefa de gabinete y mano derecha de Rousseff. También está el exministro de Minas y Energía Edison Lobão, cuyo PMDB, grupo aliado al gobierno, tiene siete indagados.

Los presidentes del Senado y de Diputados, Renan Calheiros y Eduardo Cunha, respectivamente, ambos del PMDB, también. Es la primera vez en la historia de Brasil que ocurre esto con los dos líderes del Congreso al mismo tiempo.

Otro que figura en la lista es el expresidente brasileño Fernando Collor de Melo.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los investigados niegan su vinculación con el escándalo.

Pero el partido con más investigados es el Progresista (PP) con 31 integrantes bajo la lupa judicial.

A su vez, hay un senador indagado del opositor PSDB. La justicia descartó investigar al excandidato presidencial de este grupo socialdemócrata, Aécio Neves, cuyo expediente en este caso fue archivado.

Los involucrados niegan haber participado del esquema ilegal.

¿Rousseff será investigada?

La Procuraduría descartó investigar a la presidenta Dilma Rousseff, citando el impedimento constitucional de hacerlo con un presidente en ejercicio por actos ajenos a sus funciones.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Dilma Rousseff. La presidenta brasileña está fuera de la lista de indagados, pero enfrenta problemas políticos por el escándalo.

Rousseff encabezó el consejo directivo de Petrobras entre 2003 y 2010, años que incluyen el período en que ocurrieron los desvíos, pero ha negado que conociera las irregularidades.

Sin embargo, el procurador pidió investigar las finanzas de la campaña electoral de Rousseff en 2010 dentro de su solicitud de indagar al exministro Antonio Palocci, reveló el diario Folha de S. Paulo.

¿Qué efectos políticos hay?

El caso ha horadado la endeble base de apoyo legislativo al gobierno de Rousseff, que intenta contener una rebelión de aliados molestos por el manejo del escándalo.

Una muestra del descontento en el Congreso surgió con el rechazo a un decreto de Rousseff para subir impuestos a empresas. Calheiros, el presidente del Senado bajo investigación, argumentó que la medida incumplía normas constitucionales.

¿Y las consecuencias económicas?

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La economía brasileña y Petrobras comienzan a sentir los efectos del escándalo.

La economía brasileña comienza a sufrir el impacto del escándalo.

Y Petrobras, la mayor empresa pública brasileña, también sufre el desgaste: recortó inversiones y la calificadora de riesgo Moody’s le quitó el grado de inversión.

Por otro lado, se vio reducida la capacidad de acceso a créditos de las constructoras investigadas. Las empresas desarrollan grandes proyectos de infraestructura que emplean a miles de personas, pero tienen prohibido firmar nuevos contratos con Petrobras y su situación inquieta al gobierno.

___

*Esta nota se publicó originalmente el 7 de marzo de 2015 y fue actualizada después de que este viernes fuera interrogado el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Contenido relacionado