La mujer que exige que le digan presidenta en Italia

Laura Brondeli Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Laura Boldrini es la presidenta de la cámara baja del Parlamento italiano desde 2013.

Una de las principales posiciones en la política italiana – la presidencia de la Cámara Baja- está desde 2013 en las manos de una férrea defensora de los derechos de la mujer: Laura Boldrini.

Algunos de sus principales empeños han sido una campaña contra el acoso en internet hacia las mujeres, igualdad salarial y la erradicación de los concursos de belleza.

Lea: La Real Academia elimina definiciones machistas

Pero ahora está en medio de una pelea sobre la gramática.

Para ser más preciso, Boldrini está en contra del uso de la forma masculina en los artículos y sustantivos para describir a las mujeres en posiciones de poder.

Por ejemplo, su propio cargo. Por lo general cuando se refieren a Boldrini lo hacen como "il Presidente" (el Presidente).

Lea: ¿Cómo promover la igualdad de género?

Ella quiere que cuando sus colegas y los documentos oficiales de transcripción de las sesiones de parlamento se refieran a ella, lo hagan como "la Presidente", cambiando el artículo por la forma femenina.

Además, sus compañeras diputadas, afirma, no deben ser llamadas "il deputato", como se hace actualmente, sino como "la deputata" (la diputada) –cambiando no solo el artículo sino también la declinación.

Y así con cargos importantes como "la ministra" en vez de "il ministro" (el ministro), para las mujeres miembros del gabinete o "la sindaca" para reemplazar "il sindaco" cuando se refiere a una mujer en el cargo de alcaldesa de una ciudad.

El lenguaje evoluciona

"Algunos pensarán que esto es superfluo", dijo esta semana.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Boldrini ha luchado ferozmente por la igualdad de las mujeres en Italia.

"Pero el lenguaje es importante desde el punto de vista que es la manera que tenemos para percibir y describir la realidad", añadió.

Para ella, la sociedad italiana ha evolucionado y las mujeres han alcanzado posiciones de poder, por lo que el lenguaje se debe adaptar.

Boldrini ha enviado una carta a los miembros del parlamento donde urge que de manera inmediata comiencen a utilizar las palabras en femenino durante los debates y en los documentos oficiales.

Su empeño está soportado por la Accademia della Crusca –una organización no gubernamental fundada en 1583 que supervisa el uso del lenguaje italiano.

La Accademia sostiene que evitar el uso de las formas en femenino en estos casos es sencillamente incorrecto.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El político italiano Beppe Grillo ha criticado duramente a Boldrini.

Pero la propuesta de la igualdad de género lingüístico ha sido criticada por el movimiento Cinco Estrellas que lidera Beppe Grillo.

Este partido acusa a Boldrini de una actitud "hipócrita", quejándose del hecho de que mientras ella hace un llamado para el respeto gramatical para las mujeres, no haya tomado ninguna acción contra un parlamentario del partido de gobierno que ofendió verbalmente a varias de sus colegas mujeres.

Incluso si Boldrini logra el éxito en este tema, la dura realidad es que –más allá de algunos avances en los últimos años- las posiciones de privilegio del poder en Italia continían siendo muy masculinos.

Hasta ahora, y desde el final de la II Guerra Mundial, ninguna mujer ha ocupado el cargo de Primer Ministro de Italia.

Y la sugerencia pública que por primera vez una mujer debería ser elegida como la cabeza del estado el pasado mes de enero fue ignorada.

El nuevo presidente es Sergio Mattarella, quien invariablemente y de manera incuestionable será llamado "il Presidente".