El magnate estadounidense acusado de asesinato tras confesar en TV que "los mató a todos"

Robert Durst Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Robert Durst ha protagonizado un documental televisivo en Estados Unidos.

Robert Durst, millonario estadounidense miembro de una conocida familia de Nueva York, fue acusado de asesinato tras presuntamente haber admitido varios crímenes en un documental de televisión emitido este domingo por el canal HBO.

Aparentemente, sin ser consciente de que el micrófono que llevaba puesto estaba conectado, Durst fue grabado diciéndose a sí mismo que los había "matado a todos", poco después de que le interrogaran durante una entrevista sobre su implicación en la muerte de una amiga ocurrida en California el año 2000.

El hombre, de 71 años, siempre había declarado no tener nada que ver con el asesinato de Susan Berman.

Las autoridades también le vinculan con la desaparición no resuelta de su primera esposa, Kathleen, ocurrida en 1982.

La esposa desapareció tras pasar un fin de semana en su casa de campo en el estado de Nueva York y acabó siendo declarada legalmente muerta.

Además, en 2004 Durst fue absuelto de los cargos de asesinato que se le imputaron por la muerte en 2001 de un vecino suyo de Texas cuyo cuerpo apareció descuartizado.

Los abogados del millonario argumentaron con éxito que este había disparado contra Morris Black en defensa propia y que no tenía uso de razón cuando desmembró el cadáver.

Antes de entregarse a las autoridades para ser juzgado por este último caso, Durst se fugó al estado de Luisiana, pasando un tiempo disfrazado de mujer para evitar ser detenido.

Al final fue condenado a cinco años de cárcel por descuartizar el cuerpo de su vecino, aunque acabó pasando apenas tres años en prisión.

Este lunes, las autoridades de Los Ángeles acusaron formalmente a Durst del asesinato de Susan Berman, una escritora amiga suya que en el año 2000 apareció muerta en su casa de la ciudad californiana y que se cree podía tener información sobre la desaparición de la esposa del millonario.

De ser hallado culpable, se puede enfrentar a la pena de muerte.

Mientras, en Luisiana, donde Durst se encuentra detenido, este mismo lunes se presentaron cargos en su contra por posesión de un arma de fuego y de una pequeña cantidad de marihuana. Ello podría retrasar su traslado a California.

Confesión

Familiares de Robert Durst, que manejan un patrimonio que se calcula en al menos US$4.000 millones y no tienen relación con él, dijeron que se sienten "aliviados y también agradecidos con todo el mundo que ayudó" en la detención.

"Esperamos que por fin tenga que dar cuenta de todo lo que ha hecho", dijo su hermano Douglas en declaraciones a la agencia AP.

Durst fue detenido el pasado fin de semana por agentes del Buró Federal de Inteligencia (FBI) con una orden de arresto de la fiscalía de Los Ángeles cuando entraba en un hotel de Nueva Orleans en el que se había registrado con un nombre falso.

Su abogado, Chip Lewis, anunció que Durst se va a declarar inocente.

La policía de Los Ángeles dijo que la detención fue resultado de avances en la investigación y de "pruebas adicionales que han aparecido en el último año".

Pero Chip Lewis dijo que no tiene dudas de que la detención fue organizada en coordinación con los responsables del documental del canal HBO "The Jinx: The Life and Deaths of Robert Durst" ("La maldición: la vida y las muertes de Robert Durst"), que incluía una larga entrevista con Durst.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Robert Durst, tras ser detenido.

En el último episodio, emitido en la noche del domingo, se pudo escuchar la aparente confesión de Durst de los asesinatos de Susan Berman, de su esposa Kathleen y de Morris Black.

Tras una de las entrevistas que aparece en el documental, Durst entró al baño aparentemente sin darse cuenta de que el micrófono que llevaba puesto estaba conectado.

"Ocurrió, te cazaron", se le oye susurrarse a sí mismo. "¿Qué demonios he hecho? Matarlos a todos, por supuesto".

La misma caligrafía

Antes de esta supuesta confesión, a Durst le habían preguntado si había escrito una carta que sólo podía ser obra del asesino de Susan Berman, en la que que este alertaba a las autoridades de que en la casa de la escritora había un cadáver.

Los responsables del documental encontraron similitudes entre la caligrafía de una misiva que Durst le envió a Berman y la de de la nota anónima enviada a la policía por el asesino de la mujer.

En ambas cartas la palabra "Beverly" aparecía escrita incorrectamente como "Beverley".

Susan Berman, cuyo padre era socio de los mafiosos de Las Vegas Bugsy Siegel y Meyer Lansky, era amiga íntima de Durst y también su portavoz.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La familia Robert Durst posee varios rascacielos en Nueva York.

La escritora murió de un disparo en la cabeza en su casa de Los Ángeles, cuando investigadores de Nueva York se disponían a interrogarla sobre la desaparición de Kathleen Durst.

Ficción

Andrew Jarecki, autor del documental "The Jinx", aseguró que la historia de "Robert Durst es muy dramática".

"Es tan fascinante para mi ver a alguien que nace en una familia tan privilegiada y años después vive en una casa de US$300 al mes en Texas, pretendiendo ser una mujer muda".

Jarecki conoció a Durst tras el estreno en 2010 de su película "All good things", en la que el actor Ryan Goslin interpreta a un personaje basado en en el millonario.

Durst se acercó a Jarecki tras ver la película y le propuso la idea de hacer un documental.

En una entrevista a principios de este mes, Jarecki dijo que Durst era "directo" aunque no "consistentemente veraz".

Robert Durst rompió vínculos con su familia en 2006 tras llegar a un acuerdo por el que recibió unos US$65 millones.