El duro camino de los judíos ultraortodoxos en busca de trabajo en Israel

Centro Kivun Derechos de autor de la imagen Lorena Martinez
Image caption La mayoría de los judíos ortodoxos no trabaja, porque se dedica en exclusiva al estudio de la Torá.

En los pasillos y aulas del centro Kivun, el ajetreo de hombres -todos vestidos con traje negro, camisa blanca y kipá negra, como se llama al gorro que les cubre la coronilla- es continuo.

Se trata de judíos ultraortodoxos, también conocidos como jaredíes: los que tiemblan ante Dios, quiere decir su nombre en hebreo. Acuden a este centro de empleo en el corazón de Jerusalén en busca de asesoramiento, orientación y formación para su inserción en el mundo laboral.

Aunque la mayoría de judíos ultraortodoxos en realidad no trabaja, ya que se dedica en exclusiva al estudio de la Torá y demás textos religiosos.

Entre los hombres jaredíes, la tasa de desempleo es una de las más altas del país: de más del 50%, según el Centro Taub para Estudios de Políticas Sociales en Israel, mientras la tasa nacional no supera el 6%.

"En nuestra comunidad se considera que este mundo es una antesala para una vida mejor que llega después de la muerte. Trabajar se ve como una pérdida de tiempo porque no aportará nada en la otra vida; en cambio, el estudio de la Torá será gratamente recompensado", explica Zvi Schreiber, director de Recursos Humanos en Kemach, una organización que ayuda a aquellos ultraortodoxos que quieren iniciarse en el mundo laboral.

Derechos de autor de la imagen Lorena Martinez
Image caption El centro Kivun abrió hace un año y por él han pasado ya 20.000 personas.

Ante las altas cifras de desocupación y la previsión de que el porcentaje de jaredíes dentro de la población aumentará considerablemente (del 11% hasta el 18% en 2030, se calcula) el gobierno israelí ha convertido en una prioridad la lucha contra el desempleo de este grupo, con la inversión de más de US$110 millones.

Prioridad de gobierno

Así, se han creado nueve oficinas repartidas por todo el país dedicadas exclusivamente a ayudar a los judíos ultraortodoxos a encontrar empleo y formarse.

El centro Kivun es una de ellas, abrió hace un año y por ella han pasado ya 20.000 personas.

Shraga Klar, por caso, asiste allí cada semana a cursos de diseño e inglés.

"Con los 1.500 shékels (unos US$380) que me daban por estudiar la Torá en el collel (academia religiosa para casados) no era suficiente para sacar adelante mi familia, así que un día le dije a mi mujer que tenía que empezar a trabajar", le cuenta a BBC Mundo Shraga, que vive en Bnei Brak, la ciudad con el mayor número de ultraortodoxos y, a su vez, con la renta promedio más baja del país.

La dificultad económica para llegar a final de mes es una de las principales razones que han impulsado a muchos miembros de la comunidad jaredí a llamar a las puertas de las empresas.

El índice de pobreza de los ultraortodoxos es del 57%, según cifras de un estudio del Centro Taub. Suelen ser familias numerosas con entre 7 y 10 hijos pero con ingresos que, de media, no superan los 6.000 shékels mensuales (US$1.500)

Sin saber inglés ni matemáticas

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los judíos ultraortodoxos a la hora de buscar trabajo es la falta de conocimientos mínimos de cálculo e inglés, ya que se dedican por completo al estudio y memorización de los textos religiosos.

Derechos de autor de la imagen Lorena Martinez
Image caption El índice de pobreza de los ultraortodoxos es de 57%, según un estudio del Centro Taub.

"En estos centros les ofrecemos cursos para que se actualicen en inglés, matemáticas e informática. Les enseñamos cómo hacer un CV y cómo enfrentarse a una entrevista de trabajo. Tienen que ponerse al día con el mundo ya que vivimos en grupos muy cerrados", explica Yehiel Amoyd, director de Kivun.

La mayoría no tiene televisión, radio o internet en casa. Y las noticias de la comunidad se difunden a través de carteles que empapelan las calles de los barrios donde se concentran.

Estas oficinas de empleo se presentan como puentes para aquellos que dan el salto al mundo laboral sin romper con sus tradiciones, ya que todos los que los asisten son también jaredíes.

"Ayudamos desde dentro de la comunidad. Lo que nos sirve para no ser vistos como una amenaza. Nuestro propósito es mejorar pero sin cambiar la forma de vivir", dice Schreiber desde su despacho donde libros del Talmud comparten espacio con su Máster en Negocios y Administración enmarcado en la pared.

Derechos de autor de la imagen AFP

Contra la tradición

En una de las ventanillas del centro de empleo está Sarg Teller, vestida de riguroso negro y con peluca negra como toda mujer casada ultraortodoxa. Recibe con una sonrisa a cada persona que viene en busca de ayuda y explica que "las ofertas de trabajo están diseñadas específicamente para la comunidad jaredí".

"Ofrecemos puestos de media jornada a las mujeres que tienen que cuidar de sus familias numerosas, pedimos que las empresas tengan comida kosher, que haya separación entre hombres y mujeres en los puestos de trabajo y se respeten los días festivos de nuestra religión".

Derechos de autor de la imagen Lorena Martinez
Image caption Matemática e informática: dos áreas en las que la comunidad necesita actualizarse para salir al mercado laboral.

Pero no todos ven la inserción con buenos ojos. Uno de los problemas a los que se enfrentan los trabajadores ultraortodoxos es el miedo al rechazo dentro de su comunidad.

"Nuestra comunidad defiende que todos los hombres jaredíes deben dedicarse en exclusiva a los estudios religiosos. Es lo más importante. El estudio de la Torá ayuda a mantener unida nuestra nación, a la que protegemos de forma espiritual. Hace 10 años, si un ultraortodoxo decidía trabajar era expulsado inmediatamente del grupo", dice a BBC Mundo Haim Zickerman, jaredí de la ciudad de Petah Tikva cerca de Tel Aviv.

Zickerman añade que "siempre se prefiere a un hombre pobre que acude a la yeshiva (escuela religiosa), que a un hombre rico que trabaje".

Tecnología, un nicho para jaredíes

Uno de los campos donde los jaredíes se han hecho un hueco es el tecnológico, un mercado en el que Israel destaca mundialmente.

"Se ha convertido en una tendencia muy fuerte, incluir miembros de la comunidad ultraortodoxa en empresas de high-tech", explica a BBC Mundo Benyamin Parto, ultraortodoxo que lleva 20 años en el negocio y es fundador de la start-up Jasper Technologies, una aplicación que permite operar las puertas de casa desde el móvil.

Derechos de autor de la imagen Lorena Martinez
Image caption Benyamin Parto es un ultraortodoxo que ha incursionado en negocios tecnológicos.

Parto es miembro de KamaTech, una organización israelí que promueve la integración de ultraortodoxos en compañías de alta tecnología. Intel, Google y Microsoft son algunas de las que se han unido a esta iniciativa.

"No todo el mundo vale para estudiar en la yeshiva, por lo que hay que dar otras salidas. Además queremos cambiar esa imagen negativa que tienen muchos israelíes sobre los ultraortodoxos a los que ven como una carga porque no hacen el servicio militar, no trabajan y son mantenidos por el Estado", apunta el empresario.

Y concluye: "Si se les ofrece los medios necesarios, los judíos ultraortodoxos pueden dar más de lo que reciben".