Cómo China quiere conquistar el mundo de la moda en Occidente

Masha Ma Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Masha Ma es una de las pioneras en el diseño de modas en China.

La diseñadora china Masha Ma estaba apurada: era mediados de febrero y tenía que dejar todo listo para su presentación en la Semana de la Moda en París.

"Mi principal reto siempre es el tiempo", le dijo Ma a la BBC.

Lea: El carakini que triunfa en China llega a la alta costura

Y la moda es realmente una de las industrias donde el tiempo es oro.

La diseñadora recuerda la observación de una de sus socias comerciales, que le dijo que si una de sus nuevas tiendas de zapatos no se abre a tiempo es "como lanzar ua iPhone 6 a un río por cada hora que no está en funcionamiento".

Lea: Ruhan Jia, la promesa del pop con la que China quiere conquistar a Occidente

Ma es una de las diseñadoras más destacadas que han surgido de China en los últimos años. Ella hace parte de un amplio movimiento que está desafiando el concepto establecido de que su país es mejor en la manufactura que en la creación.

La revolución creativa

"Durante décadas nunca nos impulsaron a pensar de forma creativa", le dijo a la BBC Angelica Cheung, la editora jefe de la revista Vogue China.

"Por eso hay algo de verdad en esa idea de que los chinos no somos grandes diseñadores", añadió.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Masha Ma ya ha estado en las pasarelas de París.

Pero Cheung cree que la situación está cambiando rápidamente.

Mientras los artistas chinos están ganando confianza e influencia alrededor del mundo, lo mismo está ocurriendo en otros campos creativos, como la moda.

"Esta generación de diseñadores fue educada en China a la vez que fue a Occidente a recibir formación profesional, por lo que entiende las dos vías de pensamiento", señaló la editora.

"Así que estos jóvenes están empezando a tener ideas... y los chinos son personas que aprenden muy rápido".

De Pekín a Londres

Masha Ma es un ejemplo perfecto de esta nueva tendencia: ella nació en Pekín, pero estudio en el Central Saint Martins, una prestigiosa escuela de diseño en Londres.

Para ella, la moda en China no tiene nada que ver con estereotipos obsoletos de otra época.

"Cuando nací recuerdo que no había alfombras de dragones o de aves Fénix por todas partes. Fue después de la revolución cultural y todo el mundo vestía igual, sin importar su estatus social", relató.

Mientras crecía, Ma pasó mucho tiempo con su abuela, que fue una fuerte influencia en ella.

Era actriz, aunque nunca llegó a ser famosa.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Alexander McQueen fue una inspiración para que Ma siguiera la carrera del diseño de modas.

Su nieta recuerda que su abuela tenía un estilo de vida "muy delicado, era sofisticada, medio burguesa, que no era muy común en aquellos años en China".

En Londres, Ma eligió estudió arte, pero se sintió inspirada a volcarse hacia la moda cuando vio en una revista un artículo acerca del diseñador Alexander McQueen, con quien trabajaría poco después.

"Quedé impactada. No podía creer que la moda pudiese hacerse de esa forma. Era tan artística, totalmente fuera del contexto de lo que se hacía en China", anotó.

Luego, se sintió atraída hacia el diseño de indumentaria por el papel que ésta podía tener en la vida de la gente.

"Los artistas son egoístas de alguna manera. Su creación se trata sobre cómo expresar tu punto de vista", sostuvo.

Y añadió: "Mientras que los diseñadores están más predispuestos a usar lo que han aprendido para hacer nuestras vida mejor".

Los tres elementos del éxito

Para Ma, existen muchos elementos que son fundamentales para desarrollar un estilo que sea no solo exitoso en China, sino en otras partes del mundo.

Uno es el color.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El principal reto para la moda en China será conocer con exactitud cómo se comportará el mercado en el futuro.

"La paleta de colores tiene que ser controlada, lo que no quiere decir que sea sutil. Puede ser rojo, puede ser verde, pero tiene que tener buen gusto", dijo.

Otro elemento es la silueta del diseño, que tiene que ser muy simple. Pero ese requerimiento es muchas veces difícil de conseguir, opina ella.

El tercer elemento es mucho más complicado de definir y por lo tanto, de adquirir.

Ma trata de explicarlo: dice que tiene que ver con un componente propio de una experiencia religiosa, una sensación de santidad.

Y eso es algo con lo que la cultura China puede ayudar.

"Eso es lo que hace la diferencia entre un buen diseñador y un maestro", señaló.

Estilo internacional

Otros diseñadores chinos están de acuerdo en que se necesita tiempo, esfuerzo y experiencia para desarrollar un estilo que pueda marcar una tendencia en el escenario mundial.

Para el diseñador chino Simon Gao el éxito en esta industria está relacionado con desarrollar un estilo internacional.

Gao viaja frecuentemente, tratando de experimentar cada cultura lo más que puede.

Image caption Otro de los diseñadores chinos destacados es Simon Gao.

"Mis colecciones son sobre esas experiencias, esos viajes".

Pero una vez lograda una voz que los distinga, ¿qué viene después?

Gao anotó que actualmente está haciendo progresos en el lado comercial de su trabajo: ha comenzado a recibir ganancias por las ventas de sus diseños.

Ma insiste que su meta es ir más allá de su trabajo como diseñadora hasta convertirse en una marca.

El futuro de la industria

Aunque sabe que es algo bastante difícil de conseguir, Ma continúa con grandes planes para el futuro.

De hecho ya tiene abiertas varias tiendas en China y planea crear una cadena alrededor del país. Además posee un centro de operaciones en París.

¿Qué tan realistas son los sueños de la nueva banda de diseñadores chinos?

Cheung se muestra preocupada, porque en algunos casos los retos de los negocios pueden ser más difíciles para quienes buscan crear marcas que para aquellos que se dedican exclusivamente a diseñar.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El objetivo de diseñadores de como Gao o Ma es convertirse en marcas rentables en la industria de la moda.

"Solo porque alguien es talentoso para esta industria, eso no significa que pueda ser exitoso en el negocio".

Y añadió que la velocidad de cambio en China agarró a varias grandes marcas occidentales en el salto.

"Hace diez años, el interés en la moda apenas comenzaba y estaba enfocado en las grandes marcas de lujo".

Pero el mercado ha cambiado, con un creciente interés en sellos independientes.

"Creo que hay un vacío entre lo que la gente percibe como el mercado chino y lo que el mercado chino es realmente", dijo.

"Y la clave del éxito es que tan rápido puedas reaccionar".