Sumérgete en el extraño mundo de las ilusiones auditivas

Oído saliendo de una pantalla de pared Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK

"Ver para creer", reza el dicho. Pero pronto aprendemos a no creer en todo lo que vemos. Lo que yo no sabía es cuán frágil y engañoso puede ser lo que oímos también.

Quien me lo reveló fue Sophie Meekings, una neurocientífica auditiva del Instituto de Neurociencia Cognitiva del University College London, durante un extraño show de ilusiones auditivas en un pub en Londres.

En la actualidad Meekings está dedicada a investigar la manera en la que lidiamos con el ruido, por ejemplo en una fiesta.

Resulta que incluso cuando estamos concentrados en una conversación, nuestro cerebro está simultáneamente pendiente del sonido de fondo para regular nuestra charla de manera que ocurra durante los momentos en los que baja el volumen alrededor.

Ese interés en descifrar cómo hace el cerebro para procesar sonidos complejos fue lo que la llevó a hablar sobre ilusiones auditivas en el evento Science Showoff en ese pub londinense.

"La gente no está realmente consciente de que el sonido que yo escucho puede no ser el mismo que el que otro escucha", dice.

El primer ejemplo que usa es "la paradoja tritono", que puede parecer simple pero demuestra el principio claramente.

Tú mismo puedes ponerte a prueba. Haz clic aquí y escucharás cuatro pares de notas. La segunda nota de cada par, ¿es más alta o más baja?

Media playback is unsupported on your device

Cuando Meekings nos puso a prueba en el pub, la audiencia estaba dividida 50:50. Los músicos, en particular, insistían en que ellos tenían la respuesta correcta.

¡Era tremendamente desconcertante ver que la persona sentada al lado tuyo no escuchaba lo mismo que tú!

"Preocupa, porque queremos pensar que todos compartimos la misma experiencia del mundo", dice Meekings.

En realidad, no hay una respuesta correcta. Cada nota está compuesta por muchos tonos diferentes generados por computador, separados por una octava, así que es imposible decir si la que sigue a la anterior está más arriba o abajo en la escala musical.

El cerebro odia la incertidumbre, por lo que hace una conjetura convincente.

Curiosamente, según la investigación hecha por la psicóloga perceptual y cognitiva Diana Deutsch en la Universidad de California San Diego, nuestra respuesta probablemente depende de nuestro acento o lenguaje: los californianos, por ejemplo, tienden a llegar a conclusiones opuestas a las de los ingleses.

Los mismos tonos ambiguos generados por computador ayudan a crear el siguiente sonido enloquecedor.

Media playback is unsupported on your device

¿Qué oyes? Mucha gente dice que es un tono que continuamente sube y sube.

En realidad, va en círculo: un nuevo tono más alto empieza cuando el anterior termina.

El director Christopher Nolan utilizó este truco en la película "Batman: el caballero de la noche", para crear la sensación de que el motor del Batpod está constantemente acelerado.

Una mina de oro

Cuando se trata de sonidos alucinantes que dividen la opinión, un lugar obligado es el sitio web de Deutsch.

Ponte a prueba con éste, por ejemplo:

Media playback is unsupported on your device

¿Qué escuchaste?

A mí me suena como una voz femenina repitiendo las palabras "no way" sin cesar.

Pero si hablas español, quizás te sonó más como "bueno", "nombre", "mango".

Hay quienes han dicho que escuchan, en inglés, "window", "welcome", "love me", "run away", "no brain", "rainbow", "when oh when", por nombrar sólo unas.

Según Deutsch, eso demuestra cómo nuestras expectativas moldean nuestra percepción.

Esperamos escuchar palabras, así que nuestra mente le da forma a la información ambigua para convertirla en algo más reconocible.

Ahora escucha este otro sonido:

Media playback is unsupported on your device

En sus experimentos, Deutsch ha encontrado que los diestros tienden a oír los tonos más altos en el oído derecho, mientras que los zurdos los oyen en el izquierdo, o en ambos al mismo tiempo.

Es un ejemplo de la manera en la que diferencias muy pequeñas e individuales en la estructura del cerebro pueden alterar radicalmente nuestra percepción, aunque sigamos completamente ajenos al hecho que nuestro sentido es profundamente distinto al de la persona que está a nuestro lado.

Esos errores son las excepciones que prueban la regla de que la capacidad del cerebro de moldear y refinar nuestros sentidos normalmente nos ayuda a entender el mundo.

Meekings compara este lío auditivo con un plato de pasta: el cerebro puede desenredar todos y cada uno de los espaguetis de sonido. "Uno es básicamente como un detective auditivo todos los días pues recibe toda esa información ambigua y la maneja tan bien que ni se da cuenta de que lo está haciendo".

Las ilusiones, piensa, nos ayudan a apreciar mejor cuán maravillosa es esta capacidad.

"Cuando uno escucha estas extrañas cosas de repente se da cuenta que está haciendo algo realmente complicado, realmente frágil".

Los cortes de sonido son cortesía de Diana Deutsch, http://deutsch.ucsd.edu/psychology/pages.php?i=101. Su CD de ilusiones auditivas puede conseguirse en Philomel Records.