Las bajas que dejó el escándalo de la FIFA para la Copa América

Nicolás Leoz y Joseph Blatter Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Nicolás Leoz y Joseph Blatter, durante la final de la Copa América de 2011 en Argentina.

Observe atento la fotografía de arriba. Porque no se trata sólo de la entrega de una copa. Es la instantánea previa a un escándalo que amenaza con revolucionar la manera en que se organiza el fútbol mundial.

El suizo Joseph Blatter aplaude mientras el paraguayo Nicolás Leoz entrega el trofeo de subcampeón al capitán de Paraguay, Justo Villar, tras la final de la última Copa América, celebrada en Argentina en 2011.

En aquel instante, Blatter era la máxima autoridad indiscutida del fútbol internacional como presidente de la FIFA; Leoz era entonces el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol o Conmebol.

Ahora, son dos hombres caídos en desgracia.

Lea: ¿Por qué renunció Sepp Blatter a la FIFA?

Uno, forzado a renunciar a su cargo tras estallar el mayor escándalo que la FIFA recuerda en décadas, donde la fiscalía de Estados Unidos investiga al máximo organismo del fútbol y a sus más altos ejecutivos por un supuesto esquema internacional de sobornos.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El palco de honor tendrá ausencias importantes durante la máxima fiesta del fútbol sudamericano.

Blatter no está implicado en la investigación de las autoridades estadounidenses, pero su gestión al frente de la FIFA está en la mira debido a que fue bajo su tutela que se habría gestado un festival de corrupción a costa del fútbol.

A fondo: escándalo por corrupción en la FIFA

El otro, mientras, permanece en arresto domiciliario en su país, donde hasta hace sólo unas semanas era uno de los líderes más populares e influyentes.

Durante las casi tres décadas que Leoz fue presidente de la Conmebol, lo buscaban presidentes de clubes de fútbol, empresarios y políticos. Ahora lo quiere la Interpol.

El triunvirato

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Ambos dirigentes están fuera ya de su cargo, el paraguayo además en arresto domiciliario.

Ambos habrían acudido a Chile muy probablemente para asistir a las celebraciones de la cuadragésimo cuarta edición de la Copa América, que arranca este jueves en Santiago.

Y sin embargo, ellos no son las únicas bajas que el escándalo de la FIFA deja en el torneo.

Si pudiéramos hacer un zoom out o alejarnos en la fotografía, veríamos que junto a Leoz y Blatter estaba Eugenio Figueredo, el que fue el tercer hombre del triunvirato del poder del fútbol en Sudamérica.

También estuvo Julio Grondona en su carácter como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino y vicepresidente de la FIFA, pero el dirigente de la albiceleste, fallecido en 2014, no ha sido mencionado en el caso por corrupción que investiga la justicia en EE.UU.

Figueredo, en cambio, aparece junto a Leoz como uno de los imputados.

En 2011, cuando vio ganar la final de la Copa América a su selección, la uruguaya, era vicepresidente de la Conmebol, organismo del que se convirtió en presidente poco después.

Lea: José Luis Chilavert en BBC Mundo: "La Conmebol es un antro de corrupción terrible"

Antes había sido el máximo responsable de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Figueredo también fue el presidente del Comité Organizador del Mundial 2014 de Brasil.

Pero su última aparición "pública" fue en un hotel de Zurich, donde fue arrestado junto a otros altos ejecutivos de la FIFA.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El uruguayo Eugenio Figueredo es otro de los implicados en el escándalo y ausente de la Copa América 2015.

Además, a Figueredo lo investiga la justicia de su país por una denuncia presentada por la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, que lo acusa de irregularidades durante su gestión al frente de la Conmebol.

Empresas involucradas

Pongamos ahora movimiento a la fotografía.

Si pudiéramos ver en video la entrega de premios de aquella Copa América en la que estaban Blatter, Leoz y Figueredo, la señal audiovisual habría llegado a cargo de Torneos y Competencias, la empresa argentina que coordinó la producción televisiva del torneo.

La firma TyC o simplemente Torneos, como también se la conoce, está en el centro del escándalo por su papel en el esquema de sobornos denunciado por las autoridades de EE.UU.

El ex director ejecutivo de TyC, el argentino Alejandro Burzaco, se acaba de entregar a las autoridades en Italia por ser uno de los imputados.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Algunas de las empresas con derechos televisivos sobre la Copa también están en la mira de las autoridades.

Según medios italianos, Burzaco había escapado del operativo del FBI en el hotel Bau al Lach de Zúrich donde se encontraba y cruzó la frontera para refugiarse en Italia, donde ahora espera ser extraditado a EE.UU.

Otros dos argentinos permanecen prófugos de la justicia: Hugo y Mariano Jinkis, que están al frente de otra de las empresas investigadas y que vivio tiempos mejores en la Copa América de 2011.

Se trata de Full Play Group S.A., que desarrolla negocios de marketing deportivo en Argentina.

En 2013, tanto TyC como Full Play constituyeron junto a la empresa Traffic -en la que está implicado José Margulies- una firma llamada Datisa, que según las autoridades estadounidenses pagó "US$100 millones en sobornos a funcionarios de la Conmebol — los cuales eran todos también funcionarios de la FIFA".

Tensión en los palcos

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Algunos dirigentes viajarán a Chile mientras sus federaciones enfrentan investigaciones.

Así que ni Blatter, ni Leoz, ni Figueredo, ni Burzaco ni los Jerkis vivirán la Copa América de 2015 como ellos hubieran imaginado hace apenas un mes.

Pero no están solos.

Tampoco estará el vicepresidente de la Conmebol y presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel, detenido en Zúrich, ni el vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf, Jeffrey Webb.

Asimismo, algunos de los dirigentes de las federaciones de fútbol participantes viajarán a Chile mientras en sus países el fútbol local enfrenta varias investigaciones por corrupción.

El Consejo Nacional contra el Lavado de Activos de Ecuador aceptó un pedido para investigar las cuentas de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y su presidente, Luis Chiriboga, entre otros dirigentes.

La fiscalía de Bolivia también investiga las cuentas de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), bajo el mando de Carlos Chávez.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La FIFA y la Conmebol viven su peor crisis en décadas.

Mientras, en Brasil crecen las críticas al presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), Marco Polo del Nero, quien dijo no tener nada que ver con el escándalo que acabó con la detención en Suiza de su antecesor, José Maria Marin.

"Lamentablemente nuestra Copa América se ve manchada por este tipo de eventos ajenos al fútbol", dijo Sergio Jadue, el presidente de la asociación chilena y vicepresidente de la Conmebol.

Cuesta recordar una Copa América con tanta tensión en los palcos de las autoridades en los estadios.

Y no por la emoción de las jugadas de Messi, Neymar o James Rodríguez.

Sino por el temor de los directivos a que sus fotos en esta Copa América traigan tantos malos presagios como la de Blatter y Leoz en Argentina 2011.

Contenido relacionado