Miles de personas protestan en Nicaragua contra el canal Pacífico-Atlántico

nicaragua, protesta, canal interoceanico, Pacifico, Atlantico, Daniel Ortega Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Es uno de los planes de infraestructura más ambiciosos del mundo.

Los opositores al canal interoceánico que unirá el océano Pacífico y el Atlántico reclamaron este sábado al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que suspenda el proyecto.

Miles de personas se concentraron desde distintos puntos del país a la ciudad de Juigalpa, a unos 140 kilómetros al este de la capital Managua, para participar en una marcha en contra del plan.

El Canal de Nicaragua tendrá 278 kilómetros de extensión, frente a los 77 kilómetros del actual Canal de Panamá.

Los manifestantes, la mayoría agricultores, aseguran que el canal les obligará a abandonar sus tierras y dañará el medio ambiente.

Lea también: Ometepe, la paradisiaca isla que quedará en el centro del Canal de Nicaragua

La megaobra promete, según el gobierno, ofrecer muchos beneficios económicos al país y acabar con la extrema pobreza y el desempleo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El Canal de Nicaragua tendrá 278 kilómetros de extensión, será más largo, más profundo y más ancho que el Canal de Panamá.

Durante la protesta, los mafifestantes hicieron pintadas en contra del Gobierno y quemaron banderas rojinegras del gobernante Frente Sandinista de Liberación (FSLN).

Se calcula que unas 15.000 personas acudieron a la marcha, que superaron las 10.000 que se esperaraban, según dijo a la agencia Efe, la diputada suplente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) Silvia Gutiérrez.

La marcha culminó con un acto dirigido por el Consejo Nacional de Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía, compuesto en su mayoría por pobladores afectados por la obra.

Lea también: Nicaragua: aprueban construcción de canal interoceánico

La empresa china HK Nicaragua Canal Development Investment Co. Limited (HKND Group) dirigida por el magnate de las telecomunicaciones chino Wang Jing, está detrás del megaproyecto.

La compañía dice que espera que el proyecto esté terminado en cinco años. Su costo previsto es de unos US$50.000 millones.

Contenido relacionado