"Polizón cae" desde un avión en Londres y muere

British Airways sobre Londres Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los dos polizones viajaban en un avión de British Airways que se aprestaba a aterrizar en Londres proveniente de Sudáfrica.

Un polizón que se cree viajaba en un avión de British Airways desde Johannesburgo, Sudáfrica, a Londres falleció al precipitarse al vacío, cayendo sobre el techo de un edificio en la capital británica.

Otra persona que iba con él logró sobrevivir el trayecto y está siendo tratada en un hospital.

El cuerpo fue descubierto el jueves en la mañana sobre un edificio de almacenes en la localidad de Richmond, al oeste de Londres.

Por ahora la policía está tratando la muerte como "inexplicable" pero los hechos coinciden con una alerta que se emitió a esa hora alertando de polizones a bordo de un avión cuya ruta sobrevolaba el lugar.

Las autoridades abrieron una investigación y una portavoz de la policía metropolitana informó que se realizará una examen post mortem para esclarecer lo sucedido.

Caso raro

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption El edificio en Richmond sobre el que cayó el polizón se encuentra bajo la ruta de vuelo del avión.

En cuanto al sobreviviente, se trata de un hombre de entre 25 y 30 años que se encuentra en estado grave.

British Airways dijo estar trabajando con las autoridades en Londres y Johannesburgo para establecer la identidad de los polizones.

A pesar de que se trata de un caso extremadamente raro, no es la primera vez que un polizón se desprende de un avión y encuentra la muerte sobre las calles de Londres.

Estos pasajeros clandestinos se esconden en el tren de aterrizaje de los aviones donde quedan expuestos a los elementos y a bajas temperaturas.

Muchos mueren por el frío o por la falta de oxígeno por la altitud a la que vuelan los aviones.

Lea: La odisea de viajar en el tren de aterrizaje

En septiembre 2012, José Matada murió tras caer del tren de aterrizaje en una calle en el oeste de Londres durante un vuelo procedente de Angola.

Tras una investigación, se encontró que pudo haber soportado temperaturas de -60ºC durante un vuelo de 12 horas.

Se cree que estaba prácticamente muerto antes de chocar contra el piso.