La enrevesada pregunta del referendo que definirá el futuro de Grecia

Pregunta del referendo en Grecia sobre la deuda
Image caption Algunos dicen que la pregunta del referendo griego es difícil de entender.

Ya se conocen las palabras exactas que aparecerán en papeleta del referendo que se celebrará el próximo domingo en Grecia sobre la propuesta de rescate de los acreedores del país y resulta que son un pequeño rompecabezas. La pregunta es larga, tiene dos partes, paréntesis e incluye palabras en inglés.

Para aquellos que no saben griego esta es la traducción:

"¿Debería ser aceptado el plan de acuerdo que fue presentado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional ante el Eurogrupo el 25.06.2015 y que se compone de dos partes, que constituyen su propuesta unificada?

El primer documento se titula "Reforms for the completion of the current programme and beyond" ("Reformas para el término del programa actual y más allá") y el segundo "Preliminary debt sustainability analysis" ("Análisis preliminar de la sustentabilidad de la deuda")".

  • No se acepta/No
  • Se acepta/Sí

Si bien el texto es evidentemente largo y las referencias a documentos legales en inglés algo enrevesadas, para muchos griegos está muy claro qué se votará este domingo.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El referendo fue organizado a toda velocidad.

"Es complicado el texto pero la gente sabe muy bien de qué se trata", le dijo a BBC Mundo Yorgos, un griego que trabaja como guía turístico.

Lea también: 8 preguntas básicas para entender lo que pasa en Grecia

Como él, otros griegos encuentran el texto algo complicado, pero eso no afecta sus posiciones.

"La gente tiene su opinión ya formada", añadió.

Lea también: Joseph Stiglitz: "Las condiciones impuestas a Grecia son indignantes"

Preguntas claras

Pero como era de esperar, el sarcasmo no tardó en llegar en Twitter y otras redes sociales.

Derechos de autor de la imagen Other
Image caption "Los votantes van a las urnas por el referendo griego", dice irónicamente alguien en Twitter acompañando el comentario con una fotografía de una compleja fórmula matemática.
Derechos de autor de la imagen Other
Image caption "Probablemente deberían haber diseñado la papeleta del referendo griego así", comenta otro usuario en Twitter.

Grecia no es el único país que ha enfrentado discusiones sobre esta parte del procedimiento para referendos.

Canadá introdujo una ley parlamentaria para evitar exactamente que se le hagan al público este tipo de preguntas.

Después de dos largos y enrevesados referendos sobre la independencia de Quebec en 1980 y 1995, la "Ley de Claridad" estipuló que un referendo sobre independencia debe ser esencialmente: "¿Quieres la independencia, sí o no?".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Algunos sugieren que un "No" podría llevar a la salida de Grecia de la eurozona.

Además de tener una pregunta un tanto densa, la papeleta griega también pone la opción del "No", preferida por el gobierno griego, por encima de la opción del "Sí", haciendo que algunos la tildaran de parcial.

Lea también: Los beneficios que tendría para Grecia abandonar el euro

"Es un formato "inusual", dijo Katie Ghose, Directora Ejecutiva de la Sociedad Británica para la Reforma Electoral.

Según Ghose, en el caso de la papeleta griega, la opción del no antes del sí podría ser compensada haciendo que en lugar de leerse "¿Debería el acuerdo ser aceptado?" se preguntara "Debería ser aceptado o rechazado".

¿Sí o No?

La pregunta del referendo griego no es la primera que es tildada de parcial.

En 1978, después de ser acusado de violaciones de los derechos humanos por Naciones Unidas, el entonces gobernante de facto chileno Augusto Pinochet hizo un referendo en el que se le preguntaba a la gente si apoyaba sus políticas.

La cajita del "Sí" era una bandera chilena, mientas que la del "No", más abajo en la papeleta, era un rectángulo pintado de negro.

Image caption Papeleta del referendo en Chile en 1978

Pinochet ganó con un 78.6%.

Y en 1938 Adolfo Hitler le preguntó a los alemanes: "Aprueban la reunificación de Austria con el Reich Alemán lograda el 13 de marzo de 1938 y votan por la lista de nuestro líder, Adolfo Hitler?".

Como ven, la papeleta tenía un formato un tanto parcial.

Lea también: ¿Qué otros países, además de Grecia, son deudores morosos del FMI?

Image caption Papeleta del referendo en Alemania en 1938.

Imparcialidad

Cuando el gobierno británico prepara la pregunta para un referendo, la Comisión Electoral la pone a prueba durante 12 semanas con grupos focales para eliminar cualquier tipo de parcialidad o confusión.

Un borrador de un potencial referendo sobre si el Reino Unido debería abandonar la Unión Europea fue reformulado porque confundía a una minoría significativa de gente que no sabía si el Reino Unido ya era miembro.

Derechos de autor de la imagen EPA
Derechos de autor de la imagen AFP
Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El gobierno griego aconseja votar por el no.

"Nos fijamos en el tamaño de la pregunta. Hay unas directrices sobre el número de palabras", explicó Rosie Davenport, de la Comisión Electoral del Reino Unido.

"El objetivo es hacer la pregunta lo más clara y concisa posible, para no divagar y presentarle a la gente información complicada antes de votar", dijo.

Vea toda nuestra cobertura sobre la crisis griega

"Los griegos sabrán cual será la verdadera elección"

El gobierno de Atenas no tenía el lujo de hacer pruebas durante 12 semanas, ya que tuvo que organizar el referendo a una velocidad récord.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El Ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, ha dicho que renuncia si gana el sí.

Pero la pregunta puede ser criticada por irse por las ramas.

"La naturaleza de emergencia de este referendo deja poco tiempo para la preparación de argumentos para cualquiera de las dos partes, y la pregunta es extremadamente detallada, preguntándole esencialmente a los griegos si aceptan las propuestas incluídas en documentos específicos del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea", dijo Ghose.

Con tan poco tiempo para que los griegos se formen una opinión, lo que digan los políticos tendrá un efecto mayor de lo habitual, comentó Ghose.

"Sin embargo, los griegos entienden bien las implicaciones de votar Sí o No, incluso teniendo poco tiempo de campaña. En el referendo de 1998 en Reino Unido sobre el Acuerdo de Viernes Santo (firmado por los gobiernos británico e irlandés para poner fin al conflicto de Irlanda del Norte) la pregunta era notoriamente complicada, pero la gente sabía cuál era la elección de fondo", añadió.

"Así que la pregunta podrá ser larga y detallada, eso puede ser por necesidad, pero los griegos sabrán cual será la verdadera elección", concluyó.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Faltan apenas tres días para conocer la decisión del pueblo griego.

Contenido relacionado