Por qué la copa del subcampeón de la Copa América lleva la bandera de Bolivia

Final de la Copa América 2011, con Nicolás Leoz entregando la Copa Bolivia a Paraguay Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Paraguay, subcampeón de la Copa América 2011, resguarda el trofeo boliviano.

Este sábado, en el partido más esperado del fútbol sudamericano, todos los jugadores de Chile querían levantar la Copa América.

Pero este prestigioso trofeo tiene una hermana pequeña, mucho menos conocida y, desde luego, nada codiciada: la Copa Bolivia.

Se trata de una copa de mediana dimensión, coronada por el logo de la Conmebol y reservada para el perdedor de la final.

Lea: ¿Por qué es extremadamente difícil ganar la Copa América?

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Ni Chile ni Argentina quieren recibir la Copa Bolivia, ya que eso significa perder el la final. Prefieren a su hermana mayor.

Su particularidad está en que el trofeo luce la bandera de un país que en esta edición del torneo ni siquiera pasó de cuartos de final.

Y es que la Copa Bolivia se convirtió en una tradición después de que en 1997, en la final de la Copa América celebrada en La Paz, se entregó por primera vez al subcampeón, que fue precisamente el anfitrión, Bolivia, quien perdió contra Brasil por 3-1.

Previo a la final de este sábado, Paraguay era la propietaria de la Copa Bolivia en calidad de subcampeona de Sudamérica.

Otros premios

El premio de consuelo para el perdedor de la final no es del todo desdeñable.

Argentina, el subcampeón de la Copa América de Chile, se lleva US$3 millones, uno menos que el triunfador.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La denominada "Copa Bolivia" se convirtió en una tradición desde 1997.

Tras la final se entregaron además otros trofeos con el nombre de las marcas patrocinadoras del evento.

El premio Goleador, al jugador que hizo más goles en la Copa América 2015, que fue entregado a Eduardo Vargas y Paolo Guerrero.

El Guante de Oro al arquero con menos goles acumulados en el torneo, que fue para el capitán de Chile, Claudio Bravo.

El premio Fair Play al equipo con la mejor, según las tarjetas rojas, amarillas y faltas acumuladas en la competición fue para Perú.

Además, los seguidores votaron por el Mejor Jugador Joven del torneo, que debía tener menos de 23 años y haber participado por lo menos en 45 minutos de la Copa América y quedó en manos del defensor colombiano Jeison Murillo.

Contenido relacionado