El polémico penal en el minuto 123 que llevó a México a semifinales de la Copa de Oro 2015

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La jugada que decidió el encuentro: Peralta cae ante la presión de Miller.

México ganó, Costa Rica perdió.

El Tri avanzó a las semifinales de la Copa de Oro 2015 con un gol de Andrés Guardado desde el punto de penal en el minuto 123 partido, pero todo el debate se centra en la acción que ocurrió justo antes de la definición del capitán de la selección mexicana.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La celebración reflejó una mezcla entre júbilo y alivio.

Con el marcador 0-0 y la definición por penales en el horizonte, Miguel Layún lanzó un centro al área que fueron a buscar el delantero Oribe Peralta y su marcador, el defensor tico Roy Miller.

Peralta cayó al suelo en su esfuerzo por alcanzar un balón que pareció ir demasiado elevado y terminó saliendo por la línea de fondo. Tras unos segundos de confusión se escuchó el silbato del árbitro guatemalteco Walter López señalando la pena máxima.

Lea: De campeones sin trofeo a una sede que no cambia, 5 curiosidades de la Copa de Oro

López, quien amonestó a Miller, tomó la decisión tras seguir las indicaciones de su asistente, el estadounidense Eric Borja.

#Nofuepenal

La etiqueta #Nofuepenal se convirtió rápidamente en tendencia en las redes sociales y a partir de allí arrancó el debate sobre la controversial jugada que determinó el triunfo mexicano.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Miller fue amonestado por el árbitro Walter López.

Hasta el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, criticó la decisión.

"No fue penal. Perder así NO se vale. México no ganó el partido, se lo regalaron envuelto en celofán. ¡Qué vergüenza!", dijo en su cuenta en Twitter.

Sin embargo, el mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien arbitró en tres Copa del Mundo de la FIFA, consideró que hubo una falta en el área.

"El penal es clarísimo se olvida del balón para poder desequilibrar a su atacante!", fue su tuit.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Guardado definió de manera perfecta a la izquierda del portero Esteban Alvarado.

Pese al clamor de injusticia de los aficionados ticos, que lanzaron botellas de plástico al terreno de juego en señal de protesta, el entrenador de la selección Paulo Wanchope se apegó a la diplomacia en rueda de prensa.

"Ellos son humanos. Vieron algo en el área y es por eso que pitaron el penalti", dijo.

"Estoy dolido y a los jugadores también les duele. Pero no busco excusas. Estamos eliminados y ahora vemos hacia el futuro".

El técnico mexicano, Miguel "Piojo" Herrera, reconoció por su parte que "no vi bien la jugada por el ángulo en el que estaba".

Ganar o ganar

Hasta el momento de la polémica jugada, México había hecho méritos suficientes para obtener la victoria.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption México necesita ganar el torneo para poder jugar un partido de desempate frente a Estados Unidos para decidir el representante de la Concacaf en la Copa Confederaciones de 2017.

Dos tiros a los postes y otras tantas jugadas desperdiciadas por sus delanteros, en especial por Carlos Vela, reflejaron el dominio del Tri sobre una selección costarricense que estuvo muy lejos del nivel mostrado en el Mundial de Brasil hace un año.

Ahora México jugará en semifinales contra Panamá, selección que le ganó 2-1 en la misma instancia hace dos años.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Armando Cooper celebra la victoria de Panamá sobre Trinidad y Tobago en la definición por penales.

"La presión siempre existe, la presión es ganar, la selección obliga a ganar. Cuando recibimos este proceso, sabíamos que era obligación ganarlo", volvió a expresar Herrera, que está siendo cuestionado por el irregular desempeño de sus dirigidos durante la Copa de Oro.

Lea: Por qué México está presionado a ganar la Copa de Oro

"Dimos un paso importante, pero tenemos que ganar el torneo", admitió.

La otra semifinal la jugarán Estados Unidos y Jamaica.

Contenido relacionado