River Plate vence a Tigres 3-0 y es campeón de la Copa Libertadores por tercera vez

River Plate Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption River Plate había ganado la Copa Libertadores antes en 1986 y 1996.

"La Copa Libertadores es mi obsesión", se oía cantar a los hinchas de River Plate en las tribunas del Monumental de Buenos Aires antes de iniciar el partido contra Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León que le daría su tercera Copa Libertadores este miércoles.

Y aunque el fútbol que mostró River no le hizo justicia a esa consigna, sí lo hizo el resultado, un contundente 3-0 con el que desterró el sueño de Tigres de llevarse la copa a México por primera vez en la historia.

Ante un estadio repleto –tal vez incluso más de los 62.000 espectadores que oficialmente caben en el estadio Monumental– River se volvió a coronar en la máxima competición continental, probablemente logrando dejar atrás su poco decoroso descenso a la B de 2011.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El Estadio Monumental con una gran asistencia de los hinchas de River.

Sin embargo, la calidad de fútbol que se le supone a River después de 35 campeonatos argentinos y seis internacionales en sus 113 años de existencia, no se pudo ver en este partido.

Fue más evidente la debilidad de Tigres –cuya sólida campaña le había dado hasta este miércoles la mayor jerarquía de los 32 clubes que participaron en la Copa– que la técnica y destreza de los argentinos.

Lea también: Gignac, el extraño caso del francés del Tigre que quiere quitarle a River la Copa Libertadores

3 goles, 7 tarjetas amarillas

La primera parte del partido estuvo marcada por lo aburrido, sin ritmo y lleno de imprecisiones. Y también, por momentos, por las amonestaciones.

El uruguayo Darío Ubriaco, juez central del partido, fue ampliamente criticado por los analistas, tanto los mexicanos como los argentinos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Varios analistas deportivos coincidieron en que el árbitro tuvo un desempeño regular y que está fuera de forma.

Al minuto 8, una falta de Alario sobre el uruguayo Egidio Arévalo Ríos lo llevó a sacar la primera amarilla.

Al minuto 25, cuando llegó la primera amonestación para los locales, Tigres ya sumaba cuatro.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Lucas Alario, de 24 años y autor del primer gol, llegó a River Plate en julio de 2015.

Y no ocultaba para entonces su malestar el técnico Ricardo "Tuca" Ferreti.

El partido terminó con siete tarjetas amarillas, 4 para Tigres y 3 para River.

Pero además de "tarjetero", su estado físico no parecía el óptimo en quien no deja de ser un deportista de elite.

El juez que no había pasado la prueba física para pitar en la Copa América, terminó oficiando la final del torneo más importante de clubes de Sudamérica.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Una de las mayores figuras de Tigres es el francés André Gignac,estrella de la Ligue 1 de Francia.

Los analistas deportivos de Fox Sports, Radio Mitre, ESPN, entre otros, cuestionaron la decisión de la Conmebol de dejar que el árbitro pitara el encuentro.

"No llegó en condiciones físicas, le cuesta correr, no puede hacer una diagonal", dijo un narrador de Radio Mitre de Argentina. "Hay silencio absoluto en el monumental con lo que está haciendo el juez", agregó.

"El árbitro está lejos, no está nunca cerca de las jugadas", se quejó uno de los analistas mexicanos de la cadena Fox Sports.

Goleada

Hasta el minuto 44, el partido estuvo tan parejo como estuvieron los marcadores de los dos encuentros que ya habían disputado en esta Copa Libertadores "Millonarios" y "Felinos", ambos acabaron en empates.

Pero el gol de cabeza del recién llegado a River Lucas Alario, abrió el marcador y le dio un giro radical al juego. Los mexicanos se vieron obligados a salir a buscar el arco contrario y eso suele tener un precio.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El segundo gol lo marcó Carlos Sánchez de penal.

La goleada comenzó a fraguarse en el minuto 74: penal sobre el uruguayo Carlos Sánchez y segundo tanto para los argentinos.

Cuatro minutos más tarde, al 78, con Tigres desdibujado, Ramiro Funes Mori aprovechó un centro de Leonardo Pisculichi y anotó el tercero.

La tribuna roja celebraba bajo la lluvia, los suplentes aplaudían ya sólo esperando el último pitazo, mientras que la banca de Tigre mostraba su frustración.