Michelle Carter, la joven estadounidense acusada de incitar a su novio al suicidio

Michelle Carter Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La fiscalía considera que Carter contribuyó al suicidio de su novio aconsejándole que superara sus dudas y presionándole para que lo hiciera en un periodo de tiempo corto.

"Aquí no eres feliz y jamás lo serás. En el cielo sí que serás feliz. Simplemente hazlo".

Michelle Carter, una joven estadounidense de 17 años, sabía que su novio no estaba pasando por un buen momento, tenía depresión y estaba pensando en suicidarse.

Finalmente Conrad Roy decidió quitarse la vida en julio del año pasado.

Ahora la joven está acusada de homicidio involuntario por supuestamente haber incitado al Roy, de 18 años, a suicidarse.

¿Cuál fue su papel?

La pareja se conoció en 2012 y, en algún comento, comenzaron una relación romántica, principalmente a través de internet y mensajes y conversaciones telefónicas.

Roy pasaba por un mal momento personal, la relación con sus padres era inestable y pensó en el suicidio como vía de escape.

El joven compartió sus planes con Carter.

La Fiscalía del condado de Bristol, en Massachusetts, publicó algunos de los más de 1.000 mensajes que los jóvenes intercambiaron. Varios hasta minutos antes de que Roy se suicidara.

"Carter ayudó a Conrad a suicidarse aconsejándole que superara sus dudas y presionándole para que se suicidara en un periodo de tiempo corto", asegura la fiscalía.

El 12 de julio de 2014 fue el día que Roy eligió para acabar con su vida.

Condujo la furgoneta hasta un estacionamiento, donde se detuvo con el motor encendido y falleció, tal y como estaba previsto, a causa de inhalación de monóxido de carbono. Fue encontrado muerto a la mañana siguiente.

Entre los extractos de los mensajes presentados ante el juez, la fiscalía señala los consejos de Carter ante las dudas Roy.

Carter: "Firme al cielo guiado por Dios".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los abogados de Carter pidieron que se retiraran los cargos alegando que fue una decisión voluntaria de Roy.

Conrad: "Y volveré a ser feliz otra vez".

Carter: "Sí, lo serás".

La joven continuó el intercambio de mensajes "no hay manera de que falles… eres fuerte… te quiero de aquí a la luna y vuelta y más profundo que el océano (…)".

Y le asegura que "no es doloroso y es rápido".

En otro, horas antes del suceso Carter le dice: "Siempre dices que lo vas a hacer pero no lo haces. Sólo quiero asegurarme de que esta noche es la de verdad".

Dudas

De todos los mensajes analizados hay uno de especial interés para la policía, según apunta el diario The Washington Post.

Roy, aparentemente, tuvo dudas, sintió miedo y temor a abandonar a su familia, y salió del vehículo al empezar a sentirse mareado por el monóxido de carbono.

El joven envió un texto a Carter contándole sus miedos y ella respondió: "vuelve a entrar".

El diario apunta además que Carter había hecho días antes una petición a Roy. Le pidió en un mensaje de texto que borrara todas sus conversaciones antes de suicidarse.

Carter, que entonces tenía 17 años, supuestamente mandó un mensaje a un amigo tras la muerte de Roy en el que decía "si la policía lee mis mensajes con él estoy perdida. Su familia me odiará y puedo ir a la cárcel", según el rotativo.

Conversaciones

La fiscalía subraya que en otros, ante la preocupación de Roy por su familia, la joven trató de convencerle de que su suicidio no afectaría a sus padres emocionalmente. "Supongo que tus padres saben que estás en un mal momento. No digo que quieran que lo hagas, pero estoy segura de que pueden llegar a aceptarlo", dice Carter.

"Saben que no hay nada que puedan hacer. Han tratado de ayudar, todo el mundo lo ha intentado pero hay un punto en el que no hay nada que alguien pueda hacer para salvarte, ni siquiera tú mismo".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La familia de Roy reclama que la joven no hiciera nada por impedir el suicidio anunciado con tanta anticipación.

"Tú dijiste que tu madre había visto algo sobre el suicidio en tu ordenador y no dijo nada. Creo que ella sabe lo que pasa por tu cabeza y está preparada para ello".

"Saben lo triste que estás, y saben que estás haciendo esto para estar feliz y creo que lo entenderán y aceptarán. Siempre te llevarán en sus corazones".

Palabras que el joven agradece.

Carter incluso le aseguró que apoyaría a su familia cuando él no estuviera y le instó a no detenerse por sus miedos. "Tienes que hacerlo, Conrad, o voy a tener que ayudarte".

Romeo y Julieta

Los abogados de la joven solicitaron la semana pasada que se retiraran los cargos, argumentan que los mensajes de Carter están protegidos por su derecho a la libertad de expresión recogido en la Primera Enemienda.

También defendieron que la joven fue convencida por Roy para darle apoyo en su plan para suicidarse pero no es responsable de sus acciones.

"Él persuadió a una joven impresionable", dijo a la prensa su abogado Joseph P. Cataldo, quien señaló que "finalmente consiguió que ella apoyara su plan".

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption La joven lloró la muerte de su novio, puso mensajes en las redes sociales y en los meses posteriores incluso recaudó fondos en su nombre a favor de la prevención del suicidio.

El letrado asegura además que once días antes de suicidarse Roy le propuso a Michelle que se suicidaran juntos "como Romeo y Julieta".

Cataldo defiende además que "ella no estaba presente, fue una decisión voluntaria de quitarse la vida".

Duelo

Después de la muerte de su novio, Carter siguió mandando mensajes como si no supiera nada, uno a la hermana de Roy preguntando si sabía dónde estaba.

Cuando fue interrogada por la policía dijo que intentó advertir de los planes de suicidio de Roy a la madre del fallecido pero no tenía su contacto.

Sin embargo, cuando la policía analizó el teléfono de Carter detectaron que había borrado los mensajes que se había intercambiado con la madre de Roy tras su muerte. Le había estado escribiendo para decirle que Roy la quería.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Roy pasaba por un mal momento personal, la relación con sus padres era inestable y pensó en el suicidio como vía de escape.

La joven lloró la muerte de su novio, puso mensajes en las redes sociales y en los meses posteriores incluso recaudó fondos en su nombre a favor de la prevención del suicidio.

Sus padres la defienden y aseguran que se la está retratando injustamente. "No es la persona malvada que los medios están retratando", indicaron en un comunicado recogido por The Boston Herald.

La petición de retirar los cargos fue rechazada y está previsto que tenga una nueva audiencia el próximo 2 de octubre.

Contenido relacionado