¿Qué motiva a los médicos cubanos a irse a prestar servicios en áreas de desastres?

Medicos cubanos Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Ya es común la imagen de médicos cubanos preparándose para abordar un avión.

Cuba envió hace algunos días una brigada médica a Dominica, para atender a los damnificados de la tormenta tropical Erika. Hace meses envió otro grupo de médicos a Nepal, después de los devastadores terremotos.

En los momentos más dramáticos de la epidemia del ébola en África, estuvieron los médicos cubanos, ofreciendo un servicio reconocido por el pueblo y las autoridades de los países afectados.

Muchas de las naciones que han sufrido catástrofes naturales o epidemiológicas en las últimas décadas han contado con la solidaridad de Cuba, particularmente en el ámbito sanitario.

Lea: ¿Está justificada la fama de la calidad de los médicos cubanos?

Este es un país pobre: no damos lo que nos sobra, compartimos lo que tenemos. Pero llama la atención que el aporte de esta pequeña isla vaya a la par muchas veces con el de países mucho más ricos, con más disponibilidad de recursos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los médicos cubanos también ayudaron con la crisis del ébola.

El caso del terremoto de Haití fue particularmente ejemplar. Cuando el personal de apoyo de muchos países ha regresado a sus casas, en pequeños hospitales y consultorios a lo largo y ancho del país caribeño todavía permanecen médicos y enfermeros cubanos.

¿Qué motiva a un profesional cubano de la salud para ir a prestar servicios lejos de sus hogares? Una lógica elemental diría que marchan en pos de mejorías económicas. Y mucho de eso hay, por supuesto.

Ninguno se hace rico

Una "misión" (así son conocidas popularmente en Cuba las colaboraciones oficiales en el extranjero) ofrece al médico un salario mayor y muchas más posibilidades económicas que un contrato en cualquiera de los hospitales, policlínicas y consultorios de la isla.

Pero nadie piense que son salarios particularmente altos. Ninguno se va a hacer rico en Venezuela, Brasil, Honduras o Nicaragua. El dinero les alcanzará, en última instancia, para adquirir equipos electrodomésticos, otros artículos y, en algunos casos, inmuebles y automóviles.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En Brasil, hubo alguna resistencia local a la llegada de galenos cubanos.

De hecho, hay una percepción de que el gobierno "explota" a los médicos que envía al extranjero, pues les paga menos que lo que percibe el país por sus servicios. Téngase en cuenta, no obstante, que gracias en buena medida a esos ingresos se pudo subir el salario de todo el personal de la salud que trabaja en Cuba.

De todos modos, en un país con salarios tan deprimidos como los de Cuba, lo que reciben los médicos que se van de misión está muy por encima de la media nacional. Aunque asumiendo las condiciones de trabajo que pueden encontrar en sus lugares de destino, la lejanía de la familia y los riesgos que enfrentan, el salario nunca es suficiente.

Algo además del dinero tiene que mover a estos profesionales.

¿Potencia médica?

El discurso oficial, concretado en los medios de comunicación, afirma que es la vocación de servicio, la ética, la responsabilidad, el sentido solidario… Y mucho de eso hay también en el ejercicio cotidiano de nuestros médicos.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La crisis de cólera en Haití también recibió la ayuda de la medicina cubana.

De lo contrario, no contarían con el prestigio que han ganado entre los habitantes de las comunidades que atienden.

La labor de los profesionales cubanos en Venezuela, Brasil y otros países ha estado marcada por arduas polémicas con los colegios médicos nacionales, los sectores de la oposición y algunos medios de prensa.

Está claro que la polémica tiene fundamentos contextuales, cada país es un entramado singular. Pero nadie ha puesto en duda la capacidad del personal cubano. Y la gente más humilde ha defendido la presencia de nuestros médicos y enfermeros.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Venezuela también ha sido destino de los médicos cubanos.

Un médico cubano no suele ser un médico de gabinete. No se queda en el consultorio, va a las casas de los enfermos, se implica en los tratamientos, es afable y comunicativo. El primer contacto de muchísimas personas en América Latina y África con un profesional de la salud ha sido, precisamente, el de un médico cubano.

Algunos han abandonado sus puestos de trabajo y han emigrado a países ricos. O han hecho carrera en los países a los que estaban asignados. Pero han sido la minoría.

Lea también: El limbo que viven en Colombia los médicos cubanos que desertaron en Venezuela y quieren llegar a EE.UU.

La mayor parte de los contingentes sanitarios cubanos han realizado el trabajo encomendado con responsabilidad y sentido de pertenencia.

Mucha gente ha sugerido que esas misiones han afectado la calidad del servicio sanitario en la isla.

En buena medida es cierto (la cantidad de médicos por personas, un índice que ponía a Cuba en la vanguardia continental, obviamente ha disminuido), pero el país cuenta con suficiente potencial para atender las solicitudes de otros países sin afectar drásticamente las necesidades internas.

Derechos de autor de la imagen AFP

Hay muchos problemas por resolver en los servicios de salud en Cuba, pero toda la población tiene acceso a la atención primaria y especializada.

Lea además: Por qué se ha deteriorado el sistema de salud de Cuba

Las consignas que afirman que somos una potencia médica mundial probablemente sean solo eso: consignas. Pero pocos países del mundo han ofrecido tanta salud a los más necesitados en todo el mundo, sin que medien grandes transacciones financieras.

Lee más entradas a nuestro blog "Voces desde Cuba"

Yuris Nórido es periodista de medios oficiales como el diario Trabajadores y el sitio digital CubaSí. Es miembro del Partido Comunista de Cuba (PCC), "porque confío en que puede ser motor de cambios necesarios para este país".

Más entradas de Yuris Nórido

Contenido relacionado