Crisis de migrantes: las razones de los Estados del Golfo para no dejar entrar a refugiados sirios

Refugiados Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Algunos trabajadores de la región contribuyen con su sueldo para los refugiados.

Imágenes de refugiados sirios atrapados en las fronteras y en estaciones de tren, sin mencionar la desgarradora imagen del niño de tres años, Alan Kurdi, muerto en una playa turca, han provocado un clamor para que se haga más por ayudar a los que huyen de la guerra.

El enfado se ha centrado, en particular, sobre los estados árabes del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudita, Bahrain, Kuwait, Qatar, Omar y la UAE) que han mantenido cerradas sus puertas a los refugiados.

En medio de las críticas, es importante recordar que los estados del Golfo no se han mantenido impertérritos sin hacer nada ante los refugiados sirios.

Han hecho cosas, y la generosidad de algunos individuos ha sido, por momentos, muy importantes.

Lea también: Por qué los sirios no buscan refugio en los ricos países del golfo Pérsico

Las recaudaciones caritativas individuales han alcanzado los cientos de miles de dólares, y cuando les preguntaron a los trabajadores de empresas nacionales (por ejemplo, Qatar Petroleum) si querían separar parte de su sueldo cada mes para los refugiados, muchos lo hicieron.

Los estados del Golfo han proporcionado un total de US$900 millones a través de organizaciones caritativas y donaciones individuales.

Sin embargo, a medida que ha avanzado la guerra en Siria, proporcionar recursos a los refugiados que viven en campos se ha convertido en una acción inadecuada.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption No hay una política explícita de acogimiento a los refugiados.

El mundo tiene que encontrar otras soluciones para lidiar con este movimiento masivo de población, a medida que los sirios, cansados de la guerra y de languidecer en campos con pocas esperanzas de una mejora social o financiera, han empezado a dejar la zona de conflicto en busca de un futuro más seguro y más próspero.

Lea también: ¿Por qué es tan difícil lograr la paz en Siria?

En resumen, proporcionar alimentos y refugio a personas que viven en campos fue una solución para el problema de ayer.

El tema más urgente es buscar un lugar para vivir a cientos de miles de personas, y aquí es donde los estados del Golfo han empezado a tener dificultades para dar una respuesta.

Miedo a la inestabilidad

Mientras que los estados del Golfo han aceptado a algunos nacionales sirios (Arabia Saudita dice que ha permitido la entrada de 500.000 desde 2011), sobre todo como trabajadores migrantes, no ha habido una política explícita por parte de ninguno de estos países para acoger a refugiados que llegan en masa sin patrocinadores ni permisos de trabajo.

Explicar esto requiere profundizar en los miedos de los estados del Golfo en relación a la estabilidad política dentro de sus fronteras, y en cuestiones más amplias, sobre identidad cívica y la noción de qué significa ser ciudadano de un estado del Golfo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los estados del Golfo están preocupados por tener infiltrados que quieran vengar a Al Asad.

En 2012, a medida que la guerra contra Bashar al Asad empezó a convertirse más claramente en una competición establecida entre los intereses de los sunitas del golfo árabe y los aliados de Irán, miedos profundos empezaron a extenderse entre los estados del Golfo de que sirios leales a Assad intentarían infiltrarse en el Golfo para vengarse.

Entonces comenzaron los exámenes a los viajeros sirios y se hizo más difícil para los sirios recibir permisos de trabajo o renovar los que ya tenían.

Lea también: Crisis migratoria europea: quién era Alan, el niño ahogado junto a su familia en Turquía

La política no ha cambiado hasta ahora, con Qatar, Arabia Saudita, y los Emiratos Árabes Unidos en particular, muy preocupados sobre el potencial de los leales a Al Asad de volver a golpear.

Los rumores han persistido en el Golfo durante los últimos tres años sobre detenciones de sospechosos de terrorismo, aunque nunca se ha hecho pública ninguna prueba de un complot entre seguidores de Al Asad.

Equilibrio demográfico

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los qataríes y sauditas nativos son poco más del 10% de la población de sus respectivos países.

Además, el influjo de miles de sirios al mismo tiempo podría amenazar un muy delicado equilibrio demográfico necesario para que los países del Golfo puedan funcionar.

Por ejemplos, los ciudadanos de Emiratos Árabes Unidos y Qatar superan por poco el 10% de las poblaciones de residentes de sus respectivos países.

Sin embargo, la gran mayoría de residentes son trabajadores económicos transitorios.

Lea también: Qué está haciendo A. Latina por los refugiados sirios

Los extranjeros solo pueden conseguir la residencia si ellos o sus esposas tienen trabajos a tiempo completo –no es posible quedarse permanentemente en el Golfo sin permiso de trabajo- y una vez que sus contratos finalizan, casi todos ellos vuelven a casa.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los sirios viajan hacia Europa en condiciones muy peligrosas.

Así es como funciona el Golfo, con una gran tasa de reemplazo de trabajadores con muchas y pocas cualificaciones, lo que permite a las poblaciones nativas del Golfo Árabe mantener su estatus dominante sin ser superados por árabes de otros países, o por trabajadores surasiáticos.

Discurso débil

Así que la idea de que miles de extranjeros lleguen, sin empleo ni una fecha de vuelta, es muy incómoda para los estados del Golfo.

No hay precedente, ni siquiera el éxodo palestino de 1948, que iguale la escala de la amenaza demográfica que suponen los refugiados sirios para la identidad del Golfo y la composición social.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Los estados del Golfo han proporcionado un total de US$900 millones en ayuda a los refugiados, pero no tienen una política para recibirlos en sus territorios.

Y los estados del Golfo simplemente no tienen respuesta a las preguntas que genera la crisis de refugiados sirios.

Es muy difícil ver cómo estos miedos sobre el cambio demográfico y las amenazas a la identidad cívica pueden superarse con presión pública o diplomacia, sobre todo de parte de los países occidentales.

El discurso público para presionar a las familias reinantes del Golfo para que cambien de dirección es escaso.

Además, las élites del Golfo sienten que este lío nunca hubiera sucedido si los países occidentales hubieran hecho algo antes para lidiar con Assad y su régimen. Las peticiones de los diplomáticos occidentales caerán con probabilidad en oídos sordos.

(*) Michael Stephens es Investigador para Estudios del Medio Oriente y jefe de Rusi Qatar.

Contenido relacionado