¿Hacia dónde van las economías asiáticas tras la turbulencia china?

Bolsa de Manila Derechos de autor de la imagen epa
Image caption Las bolsas de valores en Asia se han visto resentidas por la turbulencia financiera en China.

Uno sabe que un tema económico ha entrado en la discusión cotidiana del gran público cuando empiezan a aparecer memes de internet sobre ella.

Hashtags como "greatfallofchina" (juego de palabras con "Gran Muralla China" y "Gran colapso chino") comenzaron a aparecer en mi cuenta de Twitter.

Y mientras cada día que pasaba traía más noticias de nuevas caídas en los mercados de valores chinos, también aumentaba el pánico de los inversores.

Varios centros de investigación publicaban informes diarios que trataban de entender el miedo y la ansiedad entre los inversores a medida que miles de millones de dólares se evaporaban frente a sus ojos.

Pero, ¿cómo quedan las economías asiáticas en todo esto? ¿Fue exagerada la ansiedad en torno a estos eventos?

Los hechos

No se puede negar que los inversores asiáticos tenían razones para preocuparse por las caídas en los mercados de valores y la reciente devaluación del yuan en China, hubo un efecto en cadena sobre los precios de los productos básicos y algunas monedas asiáticas tocaron mínimos de varios años.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El resto de Asia disfrutó de la bonanza económica china por cerca de dos décadas.

Sumándose a las preocupaciones estaba lo que parecía ser incompetencia por parte del gobierno chino después de que no pudieron frenar la caída del mercado a pesar de haber bombeado a la economía una cantidad estimada de US$200.000 millones.

Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) salió a reconocer que el crecimiento global se vería afectado por lo que sucede en China, ya que este país representa un porcentaje tan importante de la economía global.

Y luego están los precios bajos para las materias primas y el petróleo, una bendición para países asiáticos como India, que importan bienes básicos e hidrocarburos, pero no tan bueno para otros países como Malasia, que es un exportador neto de petróleo.

¿Qué pasará con el crecimiento de Asia?

Bueno, muchos economistas consideran que Asia superará las dificultades.

Para saber por qué, tenemos que recordar lo que pasó en 2008 durante la última crisis financiera.

Derechos de autor de la imagen afp
Image caption La tasa de crecimiento china ha caído pero sigue siendo respetable.

Según Standard & Poors (S & P), el crecimiento económico de Asia antes de la crisis era del 5,5% - una quinta parte de la cual fue impulsado por la demanda externa de los EE.UU. y Europa.

Durante la crisis financiera mundial de 2008, S & P dice que el comercio mundial se desplomó y nunca se ha recuperado totalmente.

Pero todo esto ocurrió en un contexto de aumento de las tasas de crecimiento para los países asiáticos como India e Indonesia. Incluso China todavía reportaba un respetable 7% durante este período.

Entonces, ¿cómo ocurrió eso?

Bueno, una teoría es que los países de Asia estaban comprando y vendiendo mucho más entre sí de lo que estaban buscando en otras regiones.

Así que el comercio regional entre la región de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) y China creció a un ritmo constante en los últimos años, amortiguando los efectos de la desaceleración en EE.UU. y Europa.

Las economías asiáticas se han apoyado a través de dos décadas en el éxito de la prolongada bonanza económica de China.

Derechos de autor de la imagen afp
Image caption Las naciones exportadoras de petróleo como Malasia han sufrido por la caída en los precios del crudo.

Vender a China ayudó a las fortunas de las empresas en Yakarta, Hanoi y Singapur.

Luego está también la demanda interna, donde China está tratando de reorientar su economía y que ahora representa el 45% de su producto interno bruto (PIB).

Cada vez más, los economistas están viendo la tendencia a privilegiar la demanda interna en algunas de las economías más pobladas de Asia como Indonesia e India.

Pero lo que los responsables políticos no hicieron durante las épocas de vacas gordas fue solucionar algunos problemas estructurales inherentes en sus propios países.

La inversión en infraestructura, por ejemplo, no mantuvo el ritmo de crecimiento y la burocracia y la corrupción también se quedaron sin resolverse.

Algunos economistas creen que la volatilidad del mercado de valores de China y el pánico subsiguiente a través de los mercados globales no se basó necesariamente en fundamentos económicos, sino que fue impulsado más por el sentimiento de los inversores.

Sin embargo, hay algunas preocupaciones muy reales que los países asiáticos necesitan afrontar para hacer frente a la desaceleración de la economía china.

¿Las buenas noticias?

Hay puntos de esperanza para Asia, a saber, la economía de Estados Unidos está mejorando.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La caída en el crecimiento de China podría verse compensada por la recuperación en Estados Unidos.

El mercado estadounidense parece estar cada vez más fuerte, y de manera crucial el mercado laboral se está recuperando. Es el mayor socio comercial de la mayor parte de Asia, por lo que cuando la demanda de los consumidores de Estados Unidos se recupera, lo mismo ocurre con el comercio asiático.

Pero este buen indicio podría verse sepultado por un posible aumento en las tasas de interés este mes por la Reserva Federal. Y la salud económica de China sigue siendo un signo de interrogación en el momento.

Pero los economistas dicen que China tiene que reducir la velocidad a medida que cambia y reequilibra su economía, y el gobierno tiene que manejar las expectativas de crecimiento para mantener esta transición ordenada.

Es la "nueva normalidad" a la que China y el mundo necesitan acostumbrarse.

Como dice el refrán, una marea alta levanta todos los barcos.

Así que cuando las economías de China y de Estados Unidos estaban prosperando, también lo hacía la del resto de Asia.

Pero cuando la marea baja, los que quedaron rezagados tienen que estar preparados para pagar las consecuencias.

Contenido relacionado