Jimmy Morales, el comediante conservador que será presidente de Guatemala

Morales tras ganar las elecciones Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Jimmy Morales dijo que se esforzará con todo su corazón para no defraudar a los votantes.

Apenas tiene pasado político, pero los más de 15 años de Jimmy Morales como cómico de televisión lo hacen una figura bastante conocida en el más grande de los países centroamericanos, Guatemala.

Es evangélico, licenciado en Administración de Empresas y profesor en Teología. Y también el próximo presidente de Guatemala, tras obtener el 68,23% de los votos en la segunda vuelta electoral celebrada este domingo (la primera vuelta la ganó con más del 24% de los sufragios).

Su rival, la ex primera dama Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza, reconoció la derrota y felicitó a Morales.

Lee también: Guatemala: tres candidatos pelean por llegar a la segunda vuelta

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Morales se define a sí mismo como "una clase nueva de político que respeta acuerdos y no compra voluntades".

Más conocido por su programa televisivo "Moralejas", el líder del derechista Frente Convergencia Nacional (FCN) fue la sorpresa de la campaña.

Y todo indica que su principal atractivo fue, precisamente, su falta de trayectoria política, una importante cualidad en el particular momento que atreviesa el país.

"Ni corrupto, ni ladrón"

Efectivamente, Guatemala todavía sufre los efectos del proceso judicial que llevó a prisión provisional a su presidente, Otto Pérez Molina.

Lee también: Guatemala vive una inédita elección días después de la renuncia de Otto Pérez Molina

El descontento social por la corrupción es evidente. Y el eslogan de la campaña de Morales fue: "Ni corrupto, ni ladrón".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El rostro de Morales le resulta bastante familiar a los guatemaltecos, que durante más de 15 años lo han visto por la televisión.

El comediante, de familia evangélica practicante, se define a sí mismo como "una clase nueva de político que respeta acuerdos y no compra voluntades".

Pero, hasta este domingo, sólo había logrado ser presidente en la ficción: durante su actuación en la película "Un presidente de a sombrero", parodia política en la que encarnaba a su popular personaje "Neto".

Nacionalista

Casado y padre de cuatro hijos, Morales, de 46 años, se autodefine como "empresario, docente universitario, comunicador, académico, filántropo y político".

Y su perfil es claramente conservador: entre sus principios fundamentales destacan "la familia" y "el temor a Dios".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Morales quiere pasar a la historia como "el mejor presiente de Guatemala".

No es el primer comediante en la historia política de Guatemala. En 2011, el actor televisivo Juan Pablo Urrea fue nombrado diputado por otro grupo político conservador y nacionalista: el Partido Patriota (PP).

Y ese mismo año, Morales quedó en tercer lugar en las eleciones para la alcaldía del municipio de Mixco, en las que representó al extinto partido Acción de Desarrollo Nacional (ADN), un grupo de derecha que no logró obtener el umbral de votos necesario para su supervivencia.

Dos años más tarde, en marzo de 2013, fue nombrado secretario general del FCN, partido de corte nacionalista fundado en 2008 por militares retirados que participaron en la guerra civil que terminó en 1996.

Morales, sin embargo, asegura que el FCN ya "no está compuesto por militares" sino por personas "de su entera confianza, sin experiencia política, pero con el deseo y la capacidad de construir una Guatemala feliz e inmortal".

Y también negó que los militares estuvieran financiando su campaña, como se denunció.

"Los candidatos en Guatemala realizan campañas multimillonarias con dinero de sectores poderosos. Yo no he recibido ni he buscado financiamiento de este tipo, yo no estoy a la venta, ni tampoco está a la venta el futuro de nuestra Guatemala", aseguró.

Image caption Morales destaca en uno de sus videos promocionales sus "orígenes humildes".

El comediante, que destacó en su vídeo promocional sus "orígenes humildes", ganó popularidad con su discurso sobre la pobreza, en un país con altos índices de marginación.

Y tras ganar la primera vuelta del pasado 6 de septiembre, Morales no ocultó su entusiasmo: "Nos sentimos muy alegres, muy agradados e inspirados con el apoyo del pueblo", declaró a una cadena de televisión local.

Lee también: Un comediante, un exdiputado y una exprimera dama: los favoritos en la carrera por la presidencia de Guatemala

Morales tiene claro su objetivo: "Mi aspiración más alta es que, dentro de 100 años, en las aulas escolares se enseñe que Jimmy Morales fue el mejor presidente de la historia guatemalteca".

Contenido relacionado