Lo que se sabe de los turistas mexicanos atacados en Egipto

Image caption El ataque contra los turistas se produjo en el Desierto Occidental, cerca de la frontera con Libia.

A medida que pasan las horas, en vez de aclararse, el ataque en el que murieron al menos dos turistas mexicanos en Egipto se vuelve más confuso.

La secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, emprendió un viaje de urgencia a El Cairo para conocer de primera mano la investigación sobre el incidente, y la atención a los sobrevivientes.

Le acompañan algunos familiares de quienes fueron atacados.

El viaje ocurre en medio de una confusión incluso sobre el número de víctimas. Mientras el gobierno mexicano sólo ha confirmado la muerte de dos personas, BBC Mundo habló con familiares de una tercera víctima mortal. Y desde Egipto se ha informado que el número de víctimas mexicanas son 8, a las que se añaden cuatro egipcias.

Image caption Los turistas mexicanos atacados por el ejército de Egipto viajaban por el Desierto Occidental.

Ruiz Massieu dijo que va a buscar "respuestas claras".

"Tenemos confianza de que el gobierno egipcio responderá con toda seriedad y celeridad a nuestras demandas", manifestó antes de subirse al avión.

Lea también: Ejército de Egipto mata "por error" a un grupo de turistas, incluyendo mexicanos

Tampoco existe claridad sobre las razones del incidente. El gobierno egipcio ha dicho que el grupo de turistas se encontraba en una zona restringida.

Se trata de un oasis del Desierto Occidental donde se realizaba una operación especial de seguridad.

Derechos de autor de la imagen Secretaria de Relaciones Exteriores de Mexico
Image caption La secretaria de Relaciones Exteriores de México viajó a Egipto con familiares de las víctimas y funcionarios de Estado.

Pero David Díaz Bejarano, sobrino de uno de los fallecidos, Rafael Bejarano Rangel, le dice a BBC Mundo que su familia visita con frecuencia el sitio.

"Sí, ya van como 10 años que van a Egipto y cada año visitan una o dos veces al lugar, no es la primera vez".

De hecho la madre de Rafael, Maricela Rangel Dávalos, es la encargada de organizar esos viajes.

Datos cruzados

La Cancillería mexicana confirmó la muerte de 2 personas, Luis Barajas Fernández y María de Lourdes Fernández Rubio.

Otras 6 resultaron heridas y un número igual están desaparecidas, según dijo a medios locales el embajador mexicano en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes.

A éstos se suma Bejarano Rangel, cuya muerte le fue confirmada a la familia por guías de turismo de Egipto a los familiares.

Image caption La canciller Claudia Ruiz Massieu viajó a Egipto.

Los turistas heridos son Colette Gaxiola Insunza, Susana Calderón Gallegos, Patricia Velarde Calderón, Juan Pablo García Chávez, Maricela Rangel y una persona de quien el embajador no precisó sus datos.

¿Confusión?

En una conferencia con periodistas, el embajador de Egipto en México, Yasser Shaban, dijo que en el oasis del Desierto militares y policías trataban de identificar "terroristas", quienes "utilizan vehículos 4x4, similares a los que fueron utilizados por los turistas", dijo el diplomático.

Así, "los turistas se encontraron bajo el fuego de las armas de las fuerzas de seguridad".

El ataque se realizó desde un avión y helicópteros que arrojaron bombas al grupo, dijo la secretaria Ruiz Massieu.

Pero Gabriela Bejarano, hermana de Rafael, no cree que hubiera alguna confusión.

Image caption El ministro de Turismo de Egipto, Khaled Ramy, visitó a los turistas mexicanos heridos

Nabil Altawi, el guía que acompañó a los turistas en Egipto, "siempre fue muy cuidadoso, era muy estricto en esos puntos. No podías desviarte a ningún lado que no estuviera estipulado, ni siquiera podías comprar algo solo".

"Los horarios estaban muy marcados porque siempre estábamos acompañados por convoyes que el mismo gobierno pone. No había forma que fueran confundidos con terroristas".

Los turistas

Pero más allá de los datos poco claros, ¿quiénes eran los mexicanos que fueron atacados?

La mayoría son originarios de Guadalajara, aunque también viajaron 2 de Guanajuato y uno más de Ciudad de México.

Se conocieron en un grupo espiritual que organizó Rafael Bejarano, "un hombre de mucha paz" según lo define su sobrino.

Incluso la visita a Egipto no sólo era turística, sino también un pretexto para encontrar un espacio de reflexión. "Eran viajes espirituales", cuenta David.

Image caption Familiares de los turistas atacados en Egipto viajaron a El Cairo.

Rafael se definía como chamán, una persona que invoca espíritus y realiza prácticas curativas.

También tocaba el didgeridoo, un instrumento de madera utilizado por aborígenes de Australia.

En la página de Facebook del guía Nabil Altamawi, aparece Bejarano en un restaurante tocando el instrumento y vestido con traje wixárika, un pueblo indígena de Jalisco también llamado huichol.

"Ayudaba a la gente, trabajaba con energía y la música", recuerda su sobrino. "Ayudaba a los chamanes, a los huicholes".

"Calcinados"

Gabriela Bejarano Rangel dice que en el grupo prácticamente todos se conocían.

"Son estudiantes, jóvenes emprendedores, chicas dedicadas a la danza, una familia, amigos en común", le dijo a la periodista Griselda Torres.

Entre ellos también se encontraba su mamá, Maricela Rangel, quien desde hace una década organiza estos viajes.

Casi todo el tiempo ha trabajado con el mismo grupo de guías en Egipto, particularmente con Altamawi y sus compañeros.

Lea también: La peligrosa zona donde el ejército de Egipto mató a turistas mexicanos

Uno de ellos le informó del ataque. "Me comentó que estaban cenando en el desierto para continuar con el itinerario programado, y entonces los bombardearon", dice.

"Hasta donde sé murieron calcinados, y a los que se quisieron refugiar los agarraron a balazos".

Algunos de los turistas que fueron atacados ya habían visitado la misma zona en otros años.

Proyectos

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los turistas mexicanos ya habían visitado la zona donde fueron atacados.

La muerte de Rafael Bejarano deja truncos varios de sus proyectos.

El músico reunió dinero para financiar la red de agua potable de una comunidad wixárica, cuenta su hermana Gabriela.

"Estaba trabajando para construir una preparatoria para que los muchachos no la dejaran y seguir con su cultura sin dejar los estudios".

Un proyecto que también ayudó a su sobrino. David Ruiz dice que gracias al trabajo de su tío volvió al bachillerato, con ánimo de estudiar la carrera de diseño.

La muerte le sorprendió de la peor manera. "Era como un padre para mí".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.