México: Por qué "El Gil" es pieza clave en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa

Gildardo López Astudillo
Image caption Gildardo López Astudillo, alias "El Gil", fue detenido el miércoles en la ciudad mexicana de Taxco, en el estado de Guerrero.

El "presunto autor material" de la desaparición casi un año atrás de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y, en la versión gubernamental de los hechos, pieza clave en lo acontecido, fue detenido el miércoles, informó este jueves el comisionado nacional de seguridad de México, Renato Sales.

Gildardo López Astudillo, alias "El Gil", fue arrestado en la ciudad mexicana de Taxco, en el estado de Guerrero.

"Diversos imputados lo señalan directamente como el autor material de la desaparición de 43 alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa", explicó Sales.

López Astudillo, de 36 años, ha sido señalado como lugarteniente del grupo Guerreros Unidos, al que la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) responsabiliza por la desaparición de los estudiantes.

"Las declaraciones ministeriales de distintos imputados por este caso refieren que fue López Astudillo quien se encuentra directamente relacionado con estos hechos", añadió el funcionario.

"Se le identifica como quien reunió al grupo que recibió, trasladó, privó de la vida e incineró a jóvenes normalistas en septiembre de 2014", señaló por su parte la Policía Federal en su cuenta de Twitter.

"Actuaba como jefe de un grupo delictivo dedicado a la extorsión y distribución de droga en Iguala y Cocula", se limitó a decir el comisionado.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El próximo 26 de septiembre se cumplirá un año de la desaparición en la localidad de Iguala (Guerrero) de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

El funcionario explicó que con la detención de López Astudillo son 111 las personas apresadas por la desaparición de los estudiantes, incluyendo a los "probables autores intelectuales".

A éstas se las considera presuntamente "responsables" de la agresión contra los jóvenes.

Desde que el gobierno empezó a divulgar su versión de los hechos -que desde el principio ha sido rechazada por los familiares de los estudiantes- "El Gil" siempre ha sido una pieza clave en todo lo acontecido. Según la PGR, Gildardo López Astudillo fue quién recibió a los estudiantes de la policía de Ayotzinapa y Cocula.

Luego llamó a Sidronio Casarrubias, máximo líder de Guerreros Unidos, a quien le dijo que los jóvenes pertenecían a Los Rojos, la organización rival y por la que mantenían una cruenta lucha territorial. Fue entonces que Casarrubias -de acuerdo con la versión oficial- dio la orden de matar e incinerar a los estudiantes.

Y aunque Sidronio Casarrubias fue arrestado menos un mes después de los hechos, El Gil logró escapar durante casi un año.

La detención

López Astudillo fue apresado como resultado de un trabajo conjunto entre la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption La desaparición de los estudiantes escandalizó a México.

Derivado de una investigación de 11 meses, señaló Sales, el detenido cambió tres veces de residencia y, finalmente, se ocultó en un departamento de la colonia de Taxco, en Taxco de Alarcón, unos 35 kilómetros al norte de donde desaparecieron los estudiantes.

Durante el operativo del miércoles, realizado en la vía pública, no se realizó disparo alguno.

López Astudillo contaba con una orden de aprehensión en su contra por los delitos de delincuencia organizada y secuestro.

Fue detenido "en flagrancia", por violaciones a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos, y portando una identificación falsa.

Cruce de versiones

El próximo 26 de septiembre se cumplirá un año de la desaparición en la localidad de Iguala (Guerrero) de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

De acuerdo a la versión oficial, los estudiantes fueron incinerados en un basurero de la localidad de Cocula.

Sin embargo, a comienzos de septiembre el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) –designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a petición del gobierno mexicano– que durante seis meses investigó el caso, aseguró que tal incendio no había tenido lugar.

Lea: Los 3 hallazgos sobre Ayotzinapa que desmontan la versión del gobierno

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El gobierno informó el miércoles que un segundo estudiante de los 43 fue identificado por el laboratorio de la Universidad de Innsbruck que analiza los restos de los jóvenes.

Tras ese informe, el gobierno prometió tomar en cuenta los nuevos elementos aportados por los expertos y anunció un nuevo peritaje sobre si existió o no el incendio.

Sin embargo, un día después de que se conoció el informe el 6 de septiembre un funcionario de la fiscalía mexicana aseguró que los normalistas sí fueron incinerados en el basurero de Cocula.

El gobierno informó el miércoles que un segundo estudiante de los 43 fue identificado por el laboratorio de la Universidad de Innsbruck que analiza los restos de los jóvenes.

Lea: Identifican restos de un segundo estudiante de Ayotzinapa

Siempre de acuerdo a la versión oficial, policías municipales en Iguala secuestraron a los estudiantes luego de que tomaron autobuses para realizar actividades de protestas.

Los agentes luego los entregaron al grupo Guerreros Unidos, quienes los asesinaron tras confundirlos con miembros del cartel rival Los Rojos, de acuerdo a lo asegurado en noviembre por el entonces procurador general (fiscal), Jesús Murillo Karam.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption De acuerdo a lo asegurado en noviembre por el entonces procurador general (fiscal), Jesús Murillo Karam, "El Gil" le dijo al líder de Guerreros Unidos que los estudiantes pertenecían a un cartel rival.

Murillo Karam dijo en ese entonces que López Astudillo envío mensajes en los que hacía mención a los estudiantes y los vinculaba con Los Rojos.

Según las investigaciones de la PGR, "El Gil" era lugarteniente de Sidronio Casarrubias, líder de Guerreros Unidos detenido al mes siguiente de la desaparición de los estudiantes.

"En esa coyuntura", señaló Murillo Karam en noviembre, "Sidronio Casarrubias, líder de esa organización criminal, como lo refiere en su declaración, fue contactado por su lugarteniente (...) a quien le informó vía mensaje celular los conflictos que se estaban suscitando en Iguala, atribuyéndoselos al grupo delictivo contrario".

"Nos atacaron Los Rojos, nos estamos defendiendo", le dijo.

Tras recibir el mensaje, según las autoridades, el líder del cartel "avaló las acciones para, entre comillas, defender su territorio".

"Jefe, los hicimos polvo y los echamos al agua, nunca los van a encontrar", le comunicó, de acuerdo a la investigación oficial, "El Gil" a su jefe el 27 de septiembre.

Lea: Las últimas horas de los estudiantes desaparecidos en Iguala

Contenido relacionado