México: identifican restos de un segundo estudiante de Ayotzinapa

Protesta por los 43 estudiantes desaparecidos en México Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los 43 estudiantes mexicanos fueron atacados en Iguala, estado de Guerrero, el 26 de septiembre pasado.

El gobierno de México informó este miércoles que un segundo estudiante de los 43 desaparecidos en septiembre del año pasado fue identificado por el laboratorio de la Universidad de Innsbruck que analiza los restos de los normalistas.

La Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) aseguró en conferencia de prensa que los expertos en Austria identificaron los restos óseos del normalista Jhosivani Guerrero de la Cruz, de 19 años.

"Existen indicios que establecen la posible correspondencia entre Jhosivani Guerrero y las muestras remitidas. Estos indicios robustecerán nuestra investigación", señaló la procuradora Arely Gómez González.

Se trata de los restos que según el gobierno fueron hallados en una bolsa en el basurero de Cocula, en el estado de Guerrero.

La fiscal aseguró que ya comunicó estos resultados a los abogados que representan a los padres de los estudiantes.

En una conferencia de 15 minutos de duración en la que no se aceptaron preguntas de la prensa, la fiscal aseguró que "los resultados serán integrados a la investigación en curso".

El mensaje de Gómez González estuvo plagado de tecnicismos pues por momentos leyó el informe de los especialistas de la universidad austríaca.

"El Coreano"

Image caption Jhosivani Guerrero de la Cruz, de 19 años, es el segundo estudiante de los 43 desaparecidos un año atrás en ser identificado como fallecido.

Conocido entre sus compañeros como "El Coreano", De la Cruz era oriundo de la ciudad Tixtla de Guerrero, en el estado de Guerrero.

El laboratorio también verificó la muerte de Alexander Mora Venancio, cuyo fallecimiento se había confirmado en diciembre.

De esta forma, aún resta identificar los restos de 41 estudiantes, que permanecen —de acuerdo a investigadores independientes—en calidad de desaparecidos.

Lea: Alexander Mora, el estudiante de Iguala que presentía algo malo

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El análisis al que se fueron sometidos los restos son pruebas de ADN mitocondrial, que consisten en el análisis de la información genética que cada individuo hereda de su madre.

A comienzos de septiembre el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) –designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a petición del gobierno mexicano– que durante seis meses investigó el caso, aseguró que los estudiantes no habían sido incinerados en el basurero de Cocula como indica la versión oficial.

Tras ese informe, el gobierno prometió tomar en cuenta los nuevos elementos aportados por los expertos y anunció un nuevo peritaje sobre si existió o no el incendio.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El laboratorio que analiza los restos de los estudiantes es el Laboratorio Central de ADN forma parte del Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck.

Sin embargo, un día después de que se conoció el informe el 6 de septiembre un funcionario de la fiscalía mexicana aseguró que los normalistas sí fueron incinerados en el basurero de Cocula.

Lea: Informe de expertos desmiente la versión oficial de que los estudiantes fueron incinerados

El laboratorio

El laboratorio que analiza los restos de los estudiantes es el Laboratorio Central de ADN forma parte del Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck.

El centro posee una de las mayores bases de datos de ADN de Europa y en los últimos 17 años ha logrado resolver más de 8.000 crímenes gracias a las pruebas forenses.

Lea: El reconocido laboratorio que analiza los restos de los estudiantes de México

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Aunque un informe de expertos independientes aseguró que los estudiantes no fueron incinerados en un basurero, el gobierno de Enrique Peña Nieto mantuvo su versión de los hechos.

El análisis al que se fueron sometidos los restos son pruebas de ADN mitocondrial, que consisten en el análisis de la información genética que cada individuo hereda de su madre.

Dicha información está contenida en la mitocondria, los órganos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular.

Lea: Los 3 hallazgos sobre Ayotzinapa que desmontan la versión del gobierno

Contenido relacionado