La niña mexicana que se saltó la seguridad para dar una carta al Papa

Media playback is unsupported on your device

Con pelo negro recogido en dos trenzas y un colorido huipil, la pequeña Sophie Cruz se convirtió en una de las protagonistas del primer paseo del papa Francisco en el papamóvil por Estados Unidos.

La niña de 5 años, hija de inmigrantes oaxaqueños en Estados Unidos, consiguió llegar hasta el vehículo del Papa de la gente que esperó durante horas en el centro de Washington D.C.

Y ahí se produjo la escena que se viralizó a través de las redes: los agentes alzan a la niña que recibe un abrazo y una bendición del Papa.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Sophie nació en EE.UU. pero es hija de jornaleros mexicanos.

Pero ella, no contenta con el saludo, volvió a pedir a los agentes que la levantasen para entregarle al líder religioso una camiseta y una carta con una petición: que interceda ante el Congreso y el presidente Barack Obama por los inmigrantes que, como sus padres, están en situación irregular en Estados Unidos.

Todo lo que parecía de lo más espontáneo, hasta que se supo que era una acción orquestada por una organización de defensa de los derechos de los inmigrantes de California.

Un representante de Full Rights for Immigrants Coalition (Coalición para los derechos de los inmigrantes) les explicó a los medios que lo hicieron para tratar de sensibilizar a la opinión pública sobre su situación.

"Tengo miedo de que se lleven a mi familia"

La carta, empieza lamentando "el odio y la discriminación hacia los inmigrantes" en Estados Unidos.

"Te pido que hables con el presidente Barack Obama y con los congresistas para que APRUEBEN LA REFORMA MIGRATORIA para los inmigrantes", continúa.

"Ellos son buenas personas. Saben trabajar en los campos cultivando naranjas, sandías, cebollas y muchos vegetales. Por lo tanto merecen salir de la oscuridad".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Sophie consiguió saltar la barrera de seguridad.

Posteriormente, en entrevista con la agencia AP, la menor dijo que teme cada día que deporten a sus padres.

"Tengo miedo de que el ICE se lleve a mi familia", afirmó la niña en referencia a la agencia fronteriza estadounidense.

"Creo que tengo derecho a vivir con mis padres, a ser feliz. Mi padre trabaja muy duro todos los días en una fábrica de metal. Todos los inmigrantes como mi padre se merecen vivir con dignidad, con respeto y se merecen una reforma migratoria", sostuvo la niña en la entrevista.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Para el padre de Sophie, "fue un milagro" que el Papa se parara y saludara a su hija.

Por su parte, el padre de Sophie, Raul, que lleva diez años viviendo en EE.UU., calificó la jornada de este miércoles de extraordinaria:

"Fue un milagro que el Papa mirara a mi niña y que la eligiera para darle su bendición", dijo.

Pero Sophie no fue la única niña hispana que recibió la bendición papal. En otro momento de su viaje en el papamóvil, el pontífice tomó en brazos a un niño de cinco meses, hijo de inmigrantes salvadoreños, y le dio un beso en la cabeza.

Además, el Papa hizo referencia a la inmigración en su visita a la Casa Blanca y recordó que él mismo es hijo de una familia italiana inmigrante en Argentina.

"Estoy feliz de ser un invitado en este país, que fue en gran parte construido por familias parecidas", sostuvo.

Contenido relacionado