Suiza prohíbe la venta de autos de Volkswagen

Los autos de Volkswagen están ahora bajo sospecha: alrededor de 11 millones pueden estar manipulados. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los autos de Volkswagen están ahora bajo sospecha: alrededor de 11 millones pueden estar manipulados.

El escándalo por la manipulación de las emisiones contaminantes en sus autos sigue pasando factura a Volkswagen. Suiza prohibió el viernes temporalmente la venta de vehículos de motor diésel de la firma alemana que pueden tener instalados los dispositivos para esquivar las pruebas de detección.

La medida, anunciada por la oficina de Carreteras Federales de Suiza, podría afectar a 180.000 automóviles que estaban listos para venderse. Pertenecen a la categoría de emisiones Euro5.

Lea también: Así se descubrió el engaño que tiene a Volkswagen en la peor crisis de su historia

El organismo anunció que la restricción afectará a los vehículos que tienen motores diésel de 1,2 litros, 1,6 litros y 2,0 litros, lo que significa que puede afectar también a vehículos Audi, Seat y Skoda, marcas relacionadas con la firma Volkswagen.

Resolver esta cuestión será sólo uno de tantos frentes que tendrá abiertos el nuevo presidente ejecutivo de la empresa, Matthias Mueller, quien sucede en el puesto a Martin Winterkorn, que dimitió el miércoles pasado.

Lea también: De Hitler, prostitutas y diésel: la polémica historia de Volkswagen

Image caption Martin Winterkorn tuvo que dimitir como presidente ejecutivo de la empresa el pasado miércoles.

Volkswagen admitió recientemente que hizo trampas en los controles de emisión de gases contaminantes en EE.UU.

Algunos de sus modelos tenían instalado un software para esquivar las pruebas. Alrededor de 11 millones de vehículos diésel de todo el mundo pueden estar afectados.

Lea también: La otra denuncia que enfrenta Volkswagen en Sudamérica

El responsable de destapar el engaño de Volkswagen fue un ecologista, Peter Mock, director de un grupo mediambiental llamado Internatinal Council for Clean Transportation, (ICCT, por sus siglas en inglés).

Trataba de demostrar que los controles de gases contaminantes en Europa son mucho menos exigentes que en Estados Unidos.

Contenido relacionado