Audi y Skoda reconocen que 3,3 millones de sus autos manipulan emisiones

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Por el momento, no se sabe qué modelos Skoda son los afectados ni en qué país se encuentran.

Audi y Skoda, dos marcas del grupo alemán Volkswagen, reconocieron que 3,3 millones de sus autos tienen el dispositivo manipulador que permitió que algunos modelos diésel de la automotriz alemana burlaran pruebas de control de emisiones, algo que ha generado uno de los peores escándalos de la industria.

Algunos de los 2,1 millones de Audi afectados a nivel mundial incluyen 1,42 millones en Europa Occidental, 577.000 en Alemania y casi 13.000 en Estados Unidos.

Lea también: De Hitler, prostitutas y diésel: la polémica historia de Volkswagen

Mientras tanto, la compañía checa Skoda indicó que 1,2 millones de sus autos están involucrados, sin embargo, aún no ha dicho de qué modelos se trata ni en qué país se encuentran.

Los autos de Audi afectados incluyen los modelos A1, A3, A4, A5, A6, TT, Q3 y Q5, señaló un portavoz a la agencia de noticias Reuters.

Golpe a Volkswagen

Esto ocurre en momentos en que fiscales alemanes iniciaron una investigación contra el exjefe de la Volkswagen.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La mayoría de los Audis afectados están en Europa.

El ex director ejecutivo Marton Winterkorn será investigado por "acusaciones de fraude en la venta de autos con data de emisiones manipulada", indicaron este lunes las autoridades germanas.

Volkswagen indicó la semana pasada que 11 millones de autos que fabrica tienen el dispositivo que se activa cuando el auto está siendo monitoreado y que automáticamente se desactiva cuando ya no están midiendo sus niveles de emisiones.

Derechos de autor de la imagen afp
Image caption Hasta 11 millones de autos Volkswagen en todo el mundo podrían estar afectados.

El escándalo estalló cuando la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. (EPA por sus siglas en inglés) encontró que algunos modelos de motor diésel tenían el software manipulador.

La empresa alemana ofreció disculpas por dañar la confianza de los consumidores y el pasado viernes anunció que Matthias Mueller era el reemplazo de Martin Winterkorn como director ejecutivo.

Mueller prometió una investigación "exhaustiva" para revelar qué fue lo que ocurrió mal.

Lea también: Cómo llegó Volkswagen a una de las peores crisis de su historia

Las acciones de Volkswagen siguen cayendo y este lunes cerraron 7,3% a la baja. Desde que el escándalo se dio a conocer hace más de una semana han descendido un tercio de su valor.

La noticia ha golpeado duramente el nombre de Volkswagen y la ha expuesto a multas en EE.UU. que podrían ascender a más de US$18.000 millones.

Las autoridades alemanas ya exigieron que Volkswagen establezca un cronograma para este 7 de octubre en torno a cómo garantizará que sus autos de motor diésel cumplan con los estándares nacionales sin usar la tecnología manipuladora.

Contenido relacionado