Cómo logró Vladimir Putin pasar de paria al centro de la política internacional

Putin en la ONU Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Hacía 10 años que Putin no se dirigía a la Asamblea General de la ONU. El lunes, fue uno de los protagonistas de la jornada.

Llegó, habló y, si tiene sentido concebir las intervenciones presidenciales ante la Asamblea General de Naciones Unidas como una especie de competencia simbólica entre países y mandatarios, entonces Vladimir Putin también venció.

El mandatario ruso fue protagonista destacado de la apertura del 70º período de sesiones de la asamblea de la ONU, y su renovada importancia en el concierto mundial fue posteriormente reafirmada por su larga reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Y aunque los dos líderes no llegaron a ponerse completamente de acuerdo sobre el mejor camino para acabar con el conflicto en Siria, lo ocurrido el lunes en Nueva York ciertamente confirmó que, en lo que respecta a ese tema, Occidente no se puede dar el lujo de ignorar a Rusia.

Lea: Las 4 diferencias fundamentales que enfrentan a Putin y Obama sobre Siria

Lo que también significa que los esfuerzos occidentales por aislar internacionalmente al Kremlin por causa de su actuación en Ucrania tendrán que temperarse en nombre del pragmatismo y la batalla en contra un enemigo común: el autodenominado Estado Islámico (EI).

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Después del aislamiento al que fue sometido luego de la anexión de Crimea, Putin está de regreso en la mesa de los líderes mundiales.

"Con su involucramiento en Siria, Putin logró, de un solo golpe, reducir el aislamiento diplomático de Rusia luego de la anexión de Crimea, demostró y reforzó la presencia rusa en Medio Oriente y dio una buena demostración de la capacidad de Moscú para desplegar su fuerza militar de forma rápida y eficiente", resumió Jonathan Marcus, corresponsal para asuntos diplomáticos de la BBC.

Y según Famil Ismailov, de BBC Rusia, la comparescencia de Putin en la ONU también le rendirá importante réditos al mandatario ruso en el plano doméstico.

"Se veía y sonaba como un líder de talla mundial al frente de una verdadera potencia, y además se presentó como un defensor del derecho internacional y la paz. Así que localmente su discurso será visto como un gran, gran éxito", le dijo Ismailov a BBC Mundo.

Aunque el periodista ruso también destacó, que por el momento, no hay nada que sugiera que Occidente está dispuesto a levantar las sanciones impuestas a Rusia luego de la anexión de Crimea y por causa de su rol en los esfuerzos separatistas de la región ucraniana de Dombás.

Lea: "Por qué la solución a la guerra en Siria pasa por Moscú"

El pragmatismo ruso como alternativa

Poco se ha hablado, sin embargo, de lo que Putin y Obama se dijeron sobre el tema de Ucrania. Y el haber conseguido hacer pasar ese problema a un segundo plano también es una pequeña victoria para Putin.

Y el mandatario ruso también supo usar el escenario de Naciones Unidas, y la actual situación en Siria, para promover frente a una audiencia internacional los méritos del pragmatismo ruso por sobre las aventuras occidentales en Medio Oriente.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Todo indica que Putin logrará convencer a Occidente de hacer causa común en contra del Estado Islámico en Siria.

"Decenas de miles de militantes está luchando bajo las banderas del autodenominado Estado Islámico. Y sus filas incluyen viejos soldados iraquíes lanzados a la calle luego de la invasión de Irak en 2003", recordó en su discurso Putin.

"Muchos reclutas también vienen de Libia, un país que vio derrumbarse a su Estado como resultado de la flagrante violación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU", destacó el mandatario ruso.

"Y ahora las filas de los radicales están recibiendo a los opositores sirios supuestamente moderados apoyados por Occidente", agregó.

Estas afirmaciones son difíciles de rebatir y resonarán especialmente fuera de EE.UU. y la Unión Europea, por más que a la Rusia de Putin también se la pueda acusar de hacer algo parecido a lo que Washington y sus aliados están haciendo en Siria al apoyar a los grupos separatistas en Dombás.

Y, en cualquier caso, son precisamente los límites de la estrategia occidental en Siria los que le han permitido a Rusia hacerse con la iniciativa, hasta el punto de conseguir lo que antes parecía imposible: que Occidente suavice su posición sobre Bashar al Assad.

Lea también: Qué hay detrás del despliegue militar de Vladimir Putin en Siria

Terreno minado

Efectivamente, como explica Jonathan Marcus, los bombardeos de la coalición liderada por EE.UU. han logrado contener, pero no debilitar significativamente a los fundamentalistas islámicos de EI.

Y la estrategia de apoyo a los opositores "moderados" al gobierno de Damasco también se ha demostrado un fracaso: muy pocos han podido ser entrenados y los que han ido a las zonas de combate han muerto, sido capturados o han desertado.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Ambos mandatarios tuvieron una conversación larga y "tremendamente franca", a decir del presidente ruso.

Por eso, "Washington y varias capitales europeas están llegando a regañadientes a la conclusión de que el presidente sirio puede tener que quedarse durante un período de transición, cuando hasta hace poco ponían su salida inmediata como condición para cualquier acuerdo", destaca Marcus.

Y la presencia de tropas y aviones rusos en el terreno, ordenada por Putin, también obliga a Washington y sus aliados a buscar una mejor coordinación con Moscú.

Lo que no significa, sin embargo, que Rusia y Putin no puedan terminar viéndose afectados por su apuesta siria.

Lea también: ¿Por qué Rusia se está implicando más en la guerra en Siria?

Derechos de autor de la imagen RIA Novosti
Image caption Putin tiene razones para celebrar. Pero Siria puede terminar complicándosele.

Hasta el momento el Kremlin ha insistido en la necesidad de hacer un frente común en contra del Estado Islámico, pero su apoyo a al Assad podría ponerlo en ruta de colisión con otros grupos que cuentan no solo con el apoyo de Occidente, sino también de Turquía, Arabia Saudita y los estados del Golfo.

Porque, en Siria, no solo se está peleando contra del fundamentalismo islámico.

Efectivamente, el país también es el último escenario del pulso histórico entre sunitas –que cuentan con el apoyo de Turquía, Arabia Saudita y los países del Golfo– y chiitas, que a su vez cuentan con el apoyo de Irán y sus aliados.

Y, así las cosas, Rusia podría verse arrastrada a un conflicto complejo que no tiene una solución clara a la vista y que podría terminar generándole nuevos problemas internacionales y, si las cosas no le salen bien al Kremlin, también descontento a nivel local.

Lo que en términos más coloquiales quiere decir que, a pesar de su victoria simbólica del lunes, Putin todavía puede ir a por lana y salir trasquilado.