La atleta cuyo récord nadie se cree 30 años después

Marita Koch Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El récord que Marita Koch logró en 1985 no ha sido batido aún.

Esta semana se han cumplido 30 años desde que, el 6 de octubre de 1985, la atleta de Alemania Oriental Marita Koch corriera los 400 metros en un tiempo récord de 47,6 segundos.

Para ponerlo en perspectiva, era más de segundo y medio más rápido que el tiempo con el que la estadounidense Allyson Felix logró llevarse la medalla de oro en los Campeonatos Mundiales de Atletismo de este año, en Pekín.

El récord de Koch, logrado en el Campeonato Mundial en Canberra, Australia, ha estado sujeto a una gran controversia en los últimos 30 años.

Esto se debe a que:

  • Nadie se ha acercado a poder batirlo
  • Koch compitió en una era en la que Alemania Oriental dopaba de forma sistemática a sus atletas

Sin embargo, Koch, que ahora tiene 58 años, nunca fue detectada en un test antidopaje y siempre ha mantenido que no hizo nada malo.

Lea también: Los deportes en los que más gente se dopa (y no son ni el atletismo ni el ciclismo)

¿Qué dice Koch ?

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El Estado de Alemania Oriental dopaba sistemáticamente a sus atletas.

La exatleta no da demasiadas entrevistas, pero a finales de 2014 le dijo al periodista especializado en atletismo de la BBC Ed Harry: "No tengo que probarme nada a mí misma".

Lea también: Acusan al órgano rector del atletismo mundial -IAAF- de ocultar un revelador estudio sobre dopaje

"Tengo la conciencia tranquila. Repito lo que ya he dicho, nunca he dado positivo, nunca hice nada que no hubiera debido hacer en aquel momento", insistió.

"No llegué a conseguir el récord del mundo de la nada. Previamente, había mejorado mi tiempo en cinco ocasiones, paso a paso, alrededor de la marca de los 48 segundos y en un momento se convirtió en un récord mundial", se defendió.

"Además, todos los récords del mundo son de alguna forma una excepción, así que ahora tiene que venir alguien, o nacer alguien, que va a batir este récord. Esto pasará en algún momento".

¿Qué dicen sus críticos?

Los críticos con Koch piden que se tenga en cuenta la evidencia disponible.

El dopaje sistemático y apoyado por el Estado en Alemania Oriental estaba administrado por la policía secreta, la Stasi.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption La vencedora en los 400 metros en los últimos Mundiales fue Allyson Felix, quien no batió la marca de Koch.

Al producirse la reunificación alemana, en 1990, los registros de la Stasi fueron otorgados a un miembro del Consejo Científico Alemán, el profesor Werner Franke.

Él puso a disposición del público esos registros, detallando quién estaba recibiendo sustancias prohibidas y en qué cantidades.

Su esposa, Brigitte Berendonk, también publicó un libro en 1992 que contenía datos de dopaje de muchos atletas de Alemania Oriental en aquel entonces, incluida Koch.

Tras su publicación, Koch amenazó con querellarse, pero nunca lo hizo.

¿Cuál es la posición de la IAAF?

Los datos con las dosis de las sustancias prohibidas que publicó el profesor Franke se han usado en muchas ocasiones en los últimos 25 años.

Específicamente, han ayudado a exatletas de Alemania Oriental a pedir una indemnización por enfermedades derivadas de su uso de productos para mejorar su desempeño deportivo.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Koch dice que no tiene nada que reprocharse a sí misma.

Pero el organismo que gobierna el atletismo a nivel mundial, la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) nunca ha usado esos datos para lanzar su propia investigación.

Dice que no puede actuar porque la infracción prescribe a los 10 años, según el código de la Agencia Mundial Antidopaje al que se ha adherido la IAAF.

Pero la IAAF le dijo a la BBC que podría actuar si un atleta "admite haber utilizado o haberse beneficiado de una sustancia o técnica prohibida en su momento".

Esto podría implicar la anulación del récord.

¿Qué pasa ahora?

Parece que nada. Algunas de las antiguas compañeras de equipo de Koch han pedido que sus tiempos se eliminen de los libros de récords.

Koch mantiene que no necesita defender su reputación continuamente.

"Todo el mundo que me conoce sabe que no necesito la publicidad", dijo. "Si me preguntan, respondo. Por el resto, tengo que vivir con ello".

Contenido relacionado