La escritora de “El librero de Kabul” desentraña la vida de Anders Breivik, el autor de la matanza de Noruega

Ataque de Anders Breiviik Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La isla noruega de Utoya se convirtió el 22 de julio de 2011 en escenario de una tragedia.

Fueron alrededor de 45 minutos, pero pareció toda una vida. Y significó la muerte de muchos.

El 22 de julio de 2011 un hombre vestido de policía llegó a la isla de Utoya en Noruega, donde se realizaba el campamento de las Juventudes Laboristas. Reunió a los presentes para un supuesto control de seguridad y con todos allí, comenzó a disparar.

Horas antes, Anders Breivik, el supuesto policía, había detonado una bomba en el entorno de la oficina del primer ministro en la capital, Oslo.

Los ataques dejaron 77 muertos y conmocionaron a uno de los países más estables y ricos del mundo.

La periodista y escritora noruega Åsne Seierstad, autora de la reconocida novela "El librero de Kabul", investigó los atentados y la vida de Breivik y los plasmó en su último libro "Uno de los nuestros".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Åsne Seierstad, conocida por su obra "El librero de Kabul" habló con BBC Mundo sobre su libro "Uno de los nuestros".

En el marco del Hay Festival México, la autora nos contó detalles sobre la vida del hombre que sacudió a Noruega. Este es el relato de Seierstad.

————————————————————-

Anders Breivik trató siempre, desesperadamente, de encontrar un lugar al que pertenecer.

Lo intentó tanto que se convirtió en el compañero de escuela del que todos se escapan. Ese que se pega como "yo quiero estar contigo, yo quiero estar contigo" y pasa de grupo en grupo siendo rechazado, rechazado y rechazado.

Dejó el colegio en la secundaria porque quería ganar dinero rápido. Tampoco le resultó. Invirtió en la bolsa y en algún punto efectivamente ganó dinero, pero después lo perdió.

Falló en todo: en las relaciones sociales, en las amorosas… en lo único que logró ser realmente exitoso fue como terrorista.

No tenía ningún tipo de vida amorosa. Con 32 años sólo tuvo una novia un par de meses. Hablé con ella y me dijo que no era gay.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Seierstad estudió la vida de Breivik para intentar comprender sus acciones.

Luego se metió a sitios de citas con chicas de Europa del Este. Conoció a una, se juntaron en Minsk (Bielorrusia), luego ella fue a verlo a Noruega y se marchó luego de tres días. No funcionó.

Cuando se unió al Partido Progresista (partido de la extrema derecha noruega) tampoco logró sus objetivos. En el partido era uno más, nunca fue elegido para posiciones de poder.

No quiere decir que eso sea fracasar, porque hay mucha gente que no es elegida, pero para él lo era. Estaba desesperado por lograr un espacio, un escenario, ser visto, ser alguien importante.

En un lugar donde le fue relativamente bien fue compitiendo en videojuegos por internet. Estos tienen cierta jerarquía y él logró llegar relativamente alto. Era bueno para esos juegos.

Padre ausente, madre con problemas psicológicos

Si tú miras los patrones de radicalización, la mitad de los yihadistas que se van a Siria (fenómeno que se ha estudiado más profundamente) tienen un historial criminal. Lo mismo pasa con los grupos de extrema derecha.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Con esta matanza, Breivik sacudió un país generalmente tranquilo y ajeno a las convulsiones internacionales.

Pero él no lo tiene. No hay ningún registro de él siendo violento. Nunca. Hasta el 22 de julio.

En el factor de radicalización que sí coincide con los yihadistas es en la ausencia del padre.

Lea también: ¿Cómo llega un joven occidental a convertirse en yihadista?

Breivik constantemente quiso mostrarse ante el padre, y el padre (divorciado de su madre cuando Breivik tenía 1 año) simplemente no tenía ningún interés. Y eso le causó mucho dolor.

A veces se veían, le permitía venir una, dos o tres semanas para vacaciones, una que otra tarde, pero siempre cuando él quisiera. No estaba ahí para él.

La madre tenía problemas psicológicos y pasaba del amor al odio y del odio al amor constantemente.

No es realmente un odio contra los musulmanes, sino contra su propia sociedad, la que nunca lo quiso, la que no lo aceptó, la que le dio la espalda"

Åsne Seierstad

Un niño necesita crecer sintiéndose seguro, con estabilidad y no fue el caso de Breivik. Si eso no pasa no quiere decir que te vas a convertir en un terrorista, pero probablemente tendrás problemas sociales.

De la depresión a los explosivos

Cuando perdió todo su dinero estuvo con depresión -otro factor común de radicalización. No podía pagar la renta, perdió los pocos amigos que tenía.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El pasado agosto, las Juventudes Socialistas de Noruega celebraron un nuevo congreso en la isla de Utoya.

Tenía 27 años. Su madre le ofreció que se quedara con ella y él aceptó como medida temporal.

Terminó allí cinco años. Los primeros tres años sólo jugaba videojuegos. Y los siguientes dos los dedicó a escribir su manifesto "2083: declaración de independencia europea", en contra de los musulmanes.

Quiso distribuirlo, pero nuevamente nadie estuvo interesado. Ahí comenzó a comprar armas y los materiales para hacer la bomba.

No era educado, pero quería ser visto como tal. Leyó bastante, pero eso no necesariamente lo volvió más culto, sino más confundido.

En su manifesto de 1.500 páginas -que en realidad no es demasiado suyo, porque corta y pega varias partes de otros lados-, quiere ser mirado como un escritor, un ideólogo.

La matanza era el lanzamiento de su manifiesto. Sacó la cuenta de cuanta gente tenía que matar para ser leído. En el juicio dijo que unos 11 o 12. Estaba sorprendido de haber logrado 77, pero mientras más, mejor según él.

Adolescentes en el blanco

Por qué eligió el campamento de adolescentes del Partido Laborista es la gran pregunta.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Breivbik fue condenado en agosto de 2012 a 21 años de cárcel.

Su versión es que para él el Partido Laborista es el responsable de la inmigración. Dijo que los musulmanes son como una gotera en tu baño. Cuando tienes una gotera en tu baño no partes por pasar el trapero, sino por arreglar lo que causa la gotera. Los musulmanes eran el agua y el Partido Laborista la causa de la gotera.

En la práctica, no hay una diferencia sustancial en la política de inmigración entre laboristas y conservadores en Noruega. Esta es bastante estricta, tenemos un 3% de musulmanes, lo que es la mitad del promedio europeo.

Creo que su odio tiene razones más profundas. No es realmente un odio contra los musulmanes, sino contra su propia sociedad, la que nunca lo quiso, la que no lo aceptó, la que le dio la espalda.

Otra de las preguntas fundamentales es por qué eligió atacar a los más jóvenes, de 14-15 años, coincidentemente la edad del peor periodo de su vida.

Estos jóvenes del Partido Laborista expresan su sentido de comunidad juntándose, pasándolo bien. El campamento de la isla de Utoya era precisamente eso: pasarlo bien haciendo política y planeando un nuevo mundo. Era un buen lugar para estar.

Además, en este tipo de actividades es donde encuentras novio o novia, otro de los grandes traumas de Breivik.

¿Por qué su blanco fueron los politicos más jóvenes y felices de Noruega? Porque con su crueldad fácilmente podría haber acabado con el gobierno completo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los sucesos de Utoya tuvieron un gran impacto en la sociedad noruega.

¿Por qué no intentó eso con adultos?

Entender al "monstruo"

Uno de los objetivos del libro, que en realidad no estaba en la idea original, sino que se fue dando con la investigación, es que no espero que la gente se reconozca en Breivik, pero debiera haber algo que los haga entenderlo de alguna manera.

No me refiero a entender su horrible acción, sino a sentir pena por ese pobre niño de 4 años, o cuando lo acosaban en el colegio a los 14-15 y nadie quería estar con él porque era un loser (perdedor).

Sé que a mucha gente le hacen bullying en el colegio y no se convierte en terrorista, pero por lo mismo, no es alguien completamente ajeno. Hay aspectos en los que muchos nos podemos reconocer.

Lea también: Luces y sombras del caso de Anders Breivik

————————————

Åsne Seierstad habló con Constanza Hola, de BBC Mundo, en el marco del Hay Festival México, un encuentro entre distintos pensadores y personalidades para debatir sobre el mundo de hoy e imaginar el de mañana, que tuvo lugar en Ciudad de México entre el 23 y el 25 de octubre.

Por primera vez en su historia, contó con una versión digital, el HayFestivalMéxico@BBCMundo, coproducida por BBC Mundo.

Todo lo que necesitas saber sobre el HayFestivalMéxico@BBCMundo lo encuentras aquí.

Contenido relacionado