Cómo recuperarse de dar una primera mala impresión en el trabajo

Una mujer sacando la lengua Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption ¿Metiste la pata en aquella primera entrevista? No es fácil, pero puede superarse.

A todos nos puede pasar. Era el trabajo que soñabas y fracasaste al buscarlo o al intentar dar una buena primera impresión.

Recuperarse del revés es posible y no tiene sentido autocompadecerse. No es una situación desesperada, si sabes qué hacer (y qué no hacer).

Varias personas influyentes de la red profesional LinkedIn abordaron el tema y esto fue lo que recomiendan dos de ellas.

Lou Adler, autor y director ejecutivo de The Adler Group

"Las personas emiten juicios inmediatos sobre los demás basados en primeras impresiones", apunta Lou Adler en su artículo How to Overcome a Terrible First Impression ("Cómo superar una terrible primera impresión").

Según Adler, cuya empresa asesora en materia de contrataciones, "si eres una persona atractiva, cordial, segura de ti misma y te expresas bien, saldrás mejor librado en una entrevista".

Agrega que, en efecto, a muchos entrevistadores se les dice que busquen esas cualidades al examinar a los candidatos para un puesto de trabajo.

"Me tomó diez años darme cuenta de que esas características sobre una buena primera impresión eran unos indicadores terribles, en cuanto a rendimiento profesional", resalta Adler.

Pero hay un problema: "Si nos gusta alguien, asumimos que es competente y le hacemos preguntas para validar nuestro juicio emocional o intuitivo".

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption "Piensa en tu trabajo soñado y busca conseguirlo", uno de los consejos de los expertos.

Pero en el caso contrario, "inmediatamente le hacemos preguntas para demostrar su incompetencia".

El resultado, concluye Adler, es una mala contratación.

Por supuesto que hay técnicas gerenciales para minimizar los prejuicios asociados a las primeras impresiones, pero no todos los entrevistadores las aplican.

Y, en ese sentido, Adler ofrece consejos para reducir las posibilidades de dar una mala impresión como:

  • Evalúate primero por vía telefónica. Adler recomienda utilizar una entrevista telefónica para romper el hielo. "Durante la llamada indaga sobre los principales retos del cargo y describe algo que hayas logrado que sea lo más parecido".
  • Haz preguntas de fondo inmediatamente. "Con tal de que las preguntas sean relacionadas al empleo y tengan sentido, el entrevistador respetará tus conocimientos y asertividad", dice Adler.
  • ... y que sean relevantes. "Las preguntas basadas en el desempeño del empleo contrarrestan los pensamientos negativos que se producen naturalmente al dar una primera impresión más débil".
  • Documéntate bien. "Asegúrate de leer los perfiles en LinkedIn de todas las personas con las que te reunirás. Lee las últimas noticias sobre la compañía, revisa las ofertas de trabajo anunciadas públicamente por la empresa para hacerte una idea de dónde están sus prioridades de contratación", aconseja Adler.

"Si vas soltando esa información en tus preguntas, el entrevistador no se concentrará en tu primera impresión, sino en tus conocimientos".

Betty Liu, presentadora del canal de televisión de Bloomberg

"A veces incluso unos asesores con las mejores intenciones pueden hacer más daño que bien", escribe Betty Liu, de Bloomberg, en su artículo Stop Listening to These Five Pieces of Wrong Advice ("Deja de escuchar estos cinco malos consejos").

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption También se recomienda utilizar una entrevista telefónica para romper el hielo.

Aun así, todos queremos buscar recomendaciones y guías de otras personas cuando estamos lidiando con situaciones de la vida profesional. Pero según Liu, es mejor ignorar algunas. En la lista incluye:

  • Eres tan joven que tienes todo el tiempo del mundo. "En realidad, no lo tienes. Sí, deberías disfrutar ser veinteañero… Si quieres, puedes buscar nuevas aventuras y probar tus pasiones", señala Liu. "Sin embargo, date cuenta de que entre más deambules y experimentes, más tiempo te tomará finalmente encontrar el camino".

Y destaca Liu que necesitas algunos objetivos. "Los 25 están a la vuelta de la esquina y una vez que los cumples, pronto vendrán los 30 y, para entonces, significa que necesitarás establecerte financiera y profesionalmente. Deberías querer y disfrutar tu juventud, pero no dejes que sea una excusa para procastrinar".

  • Piensa en tu trabajo soñado y busca conseguirlo. "No hay nada malo con tener un trabajo ideal en mente, pero eliminemos la palabra soñado. La realidad es que aun si estás viviendo el sueño del multimillonario Warren Buffett, de todos modos tendrás días buenos y malos", apunta Liu.

"La clave para alcanzar el nirvana es ser agradecido por lo que tienes, buscar el sentido en lo que haces y esforzarte por contribuir más. No te preocupes con obtener un trabajo ideal, a veces conseguir un puesto es solo el comienzo de algo mucho más grande", añade la presentadora.

  • "No digas 'no'. La mayoría de las personas odian tener que decir no, especialmente a sus jefes, pero a veces es necesario. Establecer tus límites y fijar tu posición impone mucho más respeto que ser la persona que siempre le dice que sí a todo", destaca Liu.

"Cuando tienes 23 años está bien decir que sí para ascender rápidamente, pero cuando llegas a los 33 te verás débil, si lo haces todo el tiempo".

Lee la historia original en inglés en BBC Capital

Contenido relacionado