Nuevo gobierno de Argentina pone fin a las polémicas restricciones a la compra de dólares

Dólares Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK
Image caption La venta libre del dólar será celebrada por algunos sectores de la sociedad argentina, pero hay temores sobre su posible impacto en los precios.

El nuevo gobierno de Argentina, presidido por Mauricio Macri, anunció el fin a las restricciones a la compra de divisas extranjeras y un tipo de cambio único para la moneda nacional, que se estima rondará los 14,2 pesos por dólar (hasta hoy se vendía por 9,8 en el mercado oficial y en más de 14 en el mercado negro).

"Argentina está normalizando su situación financiera (...) el que quiere comprar dólares va a poder", anunció este martes el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, en una conferencia de prensa.

"Estamos cumpliendo lo que prometimos en la campaña. Un sistema que estuvo cuatro años ahogando la economía lo hemos levantado en una semana", dijo.

Con esta medida el ejecutivo confía en abrir nuevas vías de financiamiento que traigan al país entre 15.000 y 25.000 millones de dólares en las próximas semanas.

La oposición advirtió que la maniobra se trata más bien de una "brutal devaluación".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las restricciones a la compra de dólares fueron muy impopulares entre la clase media durante el gobierno de Fernández de Kirchner.

En 2011, ante la caída de las reservas internacionales del Banco Central, la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, anunció pocos días después de haber sido reelegida para un segundo mandato una serie de restricciones a la compra de divisas.

La medida, conocida popularmente como el "cepo al dólar", se mantuvo hasta hoy, al igual que las restricciones a la importación que han afectado a muchos sectores.

La nueva política del gobierno de Macri para la venta de dólares tendrá un límite de US$2 millones al mes, el mismo existente antes de que se impusieran las restricciones hace cuatro años.

A diferencia de como funcionó hasta ahora, los ciudadanos y empresas no tendrán que acudir a la agencia de recaudación fiscal argentina, la AFIP, para comprar dólares.

Las restricciones a la compra de divisas extranjeras fueron una de las principales quejas de la clase media y alta argentina con el anterior gobierno.

En los últimos días, el gobierno de Macri anunció además el fin a otras políticas kirchneristas, como la de las retenciones a la exportación de granos y carne.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Durante años existió en Argentina un mercado paralelo de compra de dólares.

Devaluación

El kirchnerismo, ahora en la oposición, aseguró que el anuncio supone un golpe al bolsillo de los trabajadores.

"Es una devaluación, no tiene otro nombre. Estamos analizando el programa económico que de alguna manera se había preanunciado, absolutamente ortodoxo y en consonancia con lo que planteó siempre el Fondo Monetario Internacional (FMI)", dijo el exministro de Economía Axel Kicillof.

"No se trata del fin del cepo sino de una brutal devaluación que va a triplicar las ganancias de los exportadores mientras se licúan los salarios de los trabajadores", dijo por su parte el diputado kirchnerista Edgardo Depetri.

Una de las principales preocupaciones de los argentinos ha sido el impacto que el nuevo tipo de cambio -que si bien el gobierno no quiso precisar, según estimaciones privadas pasará a rondar los 14 pesos el dólar- pueda tener en el precio de los productos.

En las últimas semanas, incluso antes de que asumiera el gobierno de Macri, los rumores de una devaluación animaron a numerosos empresarios y productores a aumentar el precio de algunos productos, como medicamentos y alimentos, recordó el corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Ignacio de los Reyes.

Contenido relacionado