Carla Guelfenbein: “En ciertos aspectos Pinochet no estaría tan desilusionado con el Chile actual”

Carla Guelfenbein Derechos de autor de la imagen Penguin Random House
Image caption En tan sólo una generación su familia, que emigró a Chile huyendo de los nazis, tuvo que volver a emigrar a Europa huyendo del régimen de Augusto Pinochet.

Sus abuelos judíos huyeron a Chile de la persecución de los nazis en Europa.

Una generación más tarde, sus padres volvían a Europa huyendo del golpe de Estado del general Augusto Pinochet, que este año habría cumplido 100 años.

Carla Guelfenbein es una de las escritoras chilenas más leídas en su país. Con su cinco novelas a su haber, por la quinta, Contigo a la distancia obtuvo el premio Alfaguara 2015.

Ha sido además traducida a 14 idiomas.

El tema de la mujer y los sentimientos cruza su obra, pero en su cuarto título, Nadar desnudas (2012) se aventura en el contexto político: la trama trascurre en la época de la Unidad Popular y los meses posteriores al pronunciamiento militar de Pinochet.

Durante la Feria del Libro de Miami, que se realizó hace unos semanas, BBC Mundo conversó con ella sobre el Chile en el que nació y vivió de niña, del que escapó por motivos políticos y al que volvió después de años de exilio.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Augusto Pinochet nació el 25 noviembre de 1925 y falleció el 10 diciembre de 2006. Gobernó Chile entre 1973 y 1990.

Le preguntamos qué pensaría Pinochet si viera el Chile actual.

"En ciertos aspectos no estaría tan desilusionado porque el tipo de economía es una economía que se estableció en la dictadura de Pinochet".

"En Chile sigue habiendo grandes diferencias entre pobres y ricos y cada vez más", agrega.

El sistema económico que rige en el país fue el implantado por los conocidos como "Chicago boys", un grupo de economistas liberales chilenos que en los 70 estudiaron en la Universidad de Chicago.

"Para poder instaurar ese sistema era totalmente necesario la represión, tener un poder absoluto, por eso hay gente que justifica la dictadura, por este sistema económico que se instauró en Chile a costa de desaparecidos, de muertos", lamenta.

En el otro lado de la moneda, asegura que hay muchas otras cosas que no le gustarían.

Image caption Guelfenbein cree que a Pinochet le gustaría saber que se mantiene el sistema económico que se estableció en la "dictadura" pero "no le gustaría nada" que Chile haya aceptado la unión civil.

Piensa en algún ejemplo. "Habría muchas cosas", dice haciendo memoria. Se detiene unos segundos y se sonríe.

"No le gustaría nada, estaría absolutamente enfermo de la cabeza, si se entera que ahora se aceptó la unión civil".

La escritora asegura que Chile "una vez que salió de la dictadura resultó ser un país mucho más liberal, las élites chilenas son muy conservadoras, pero la gente en general es más liberal".

Considera que el país "dejó atrás la dictadura" pero cree que es un tema sobre el que los escritores chilenos van a seguir escribiendo porque "es un momento que rompe la historia, que rompe el país, en el que ocurren miles de pequeñas historias que todavía quedan por contar".

"En cada casa de Chile había algo que estaba ocurriendo durante esa época. Podía ser que estaban a favor de la dictadura, entonces vivían toda esta realidad intentando no ver que había desaparecidos; había familias divididas, familias a las que les mataban a los padres, a los hijos, había familias ricas que se fueron el día que llegó Allende por miedo a que vinieran los comunistas y luego volvieron. Esa historia me gustaría verla contada".

"Fin de una era"

Guelfenbein recuerda con "mucho miedo" el golpe de Estado que dio el general Pinochet en 1973 con el que derrocó al presidente socialista Salvador Allende. Y lo asocia con "el fin de una era".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Guelfenbein ganó el premio Alfaguara 2015 con "Contigo en la distancia", una obra de suspense literario en Chile.

La escritora tenía 17 años y militaba en el Movimiento de Acción Popular Unitario (MAPU). "Era muy comprometida socialmente y mis padres también".

"Cuando llegó el golpe mis padres perdieron el trabajo y a mi madre la llevaron presa, estuvo desaparecida, no mucho, gracias a Dios, y luego de eso nos tuvimos que ir".

En una sola generación, su familia, de origen judío que huyó de Europa de los nazis, volvía a hacer las maletas hacia un exilio incierto en Inglaterra.

"Mi padre empezó a morir en ese instante de alguna manera, ya nunca se logró integrar bien al mundo porque sintió que el gran sueño por el que había vivido murió".

Pero para Guelfenbein, que reconoce que era una "idealista", el exilio fue un proceso difícil de adaptación pero "totalmente fascinante", como reflejó en Nadar desnudas.

"Imagínate llegar con 17 años a Inglaterra que estaba en el auge del punk, de las marchas gigantescas contra la bomba nuclear, música por todas partes… y un país de punta de lo que era el discurso nuevo".

Al mismo tiempo destaca la inteligencia y la agudeza de los artistas que se quedaron en Chile y asegura que ese período fue "superfructífero" en términos del arte, la literatura, la fotografía y otro tipo de expresiones.

"Surgieron obras increíblemente potentes, inteligentes, que de alguna manera sorteaban el silencio", como el poeta Nicanor Parra.

Vuelta a la democracia

La autora volvió a Chile con su esposo, también chileno, un poco antes del regreso de la democracia.

Derechos de autor de la imagen TVN
Image caption La campaña del plebiscito de 1988 para decidir si Augusto Pinochet seguía en el poder, marcó el inicio del fin del gobierno militar que llegó al poder con un golpe de Estado en 1973.

"Se veía que volvía la democracia porque cada vez había más movimiento y nosotros queríamos ser parte de lo que era botar (echar) la dictadura".

"Era todos los días saliendo a la calle, nunca me voy a olvidar cuando ganó el No – del plebiscito de 1988 -, se me paran los pelos cuando lo pienso".

Contenido relacionado