La controvertida estatua que quieren derribar en la Universidad de Oxford

Image caption La estatua de Cecil Rhodes en la Universidad de Oxford se ha convertido en la manzana de la discordia.

Numerosos activistas están haciendo campaña para que una estatua de Cecil Rhodes sea retirada de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

El movimiento es parte de una iniciativa más amplia para deshacerse de monumentos a figuras que ahora son extremadamente controvertidas.

El problema con las estatuas es que la piedra o el bronce están destinados a durar para siempre, mientras que la reputación de las personalidades que representan se desmorona con mucha más facilidad.

Cecil Rhodes es un ejemplo clásico.

Durante 2015, el movimiento #RhodesMustFall (#Rhodesdebecaer) logró que la estatua del imperialista y magnate de diamantes fuera retirada de la Universidad de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

Supremacista blanco

Image caption Las protestas contra la estatua de Rhodes en Sudáfrica fueron intensas.

Rhodes creía que los ingleses eran una "raza superior" y jugó un papel decisivo en la incautación de grandes extensiones de tierra africana.

También respaldó una aventura bélica que desencadenó una guerra.

Pero el movimiento en contra de su estatua tiene objetivos más amplios: protestar contra la continuidad de la educación dominada por los académicos blancos y la falta de cambio general en la actual Sudáfrica.

"Él simboliza la antigua representación colonial de este país: la supremacía, el racismo, la misoginia", opinó el representante estudiantil Ramabina Mahapa.

"La estatua representa lo que está mal de la sociedad", dijo.

Por su parte, el activista radical Julius Malema consideró: "Es a través del colapso de estos tipos de símbolos que la minoría blanca comenzará a apreciar que no tiene nada de superior".

El movimiento se extendió a otras universidades en Sudáfrica y ahora ha llegado a Oxford, donde el Oriel College está bajo presión para eliminar una estatua que se erigió en agradecimiento a la gran contribución financiera de Rhodes.

Derechos de autor de la imagen ap
Image caption La ciudad de Nueva Orleans debatirá si retirar esta estatua del presidente Jefferson.

Pero la petición ha sido contrarrestada por una serie de personalidades que aconsejan precaución, incluyendo la historiadora Mary Beard, quien dijo que "no es responsabilidad del presente descartar el pasado".

Es una opinión secundada por un lector, en una carta dirigida al diario británico The Daily Telegraph: "El problema... es que casi todas las personas de esa época tenían opiniones que eran comunes en el momento, pero divergen del pensamiento moderno. Llevado a su extremo, este enfoque conduciría a la erradicación de casi todos los edificios y estatuas conmemorativas de figuras notables del pasado”.

Estatuas de la discordia

Y de hecho, las disputas sobre estatuas son cada vez más comunes.

Estados Unidos está experimentando una batalla cultural sobre los símbolos de la era de la Confederación. Una estatua de Jefferson Davis fue retirada de la Universidad de Austin-Texas.

Los estudiantes de la Universidad de Missouri también pidieron que una estatua de Thomas Jefferson, el tercer presidente estadounidense, fuera derribada ya que fue un "violador racista".

Las estatuas de Lenin han sido eliminadas también en muchos países que han rechazado el comunismo, pero el año pasado, en algunas ciudades en el este de Ucrania, los manifestantes prorusos se apresuraron a proteger otras en peligro de ser destruidas.

De modo igualmente simbólico, una estatua de Lenin en Odessa fue transformada en Darth Vader.

Alentar el debate impulsado por un llamado a eliminar una estatua puede ser positivo, considera la historiadora Madge Dresser, de la Universidad del Occidente de Inglaterra, quien ha escrito extensamente sobre el legado de la esclavitud.

"Creo que es un proceso, más que la eliminación como tal, a partir de un debate sobre los valores colectivos. Las estatuas son como pararrayos, símbolos de los valores dominantes de la sociedad. Cuando esos valores no son compartidos debe comenzar un debate", señaló Dresser.

Cuestión de contexto

Nadie sugeriría mantener una estatua de Hitler, señala Dresser. Pero para muchas otras estatuas el argumento es mucho menos claro.

Y existe el criterio de que la eliminación de las estatuas tiene el potencial de dañar nuestra comprensión de la historia.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption #Rhodesmustfall es un movimiento que busca eliminar las estatuas del político y empresario del siglo XIX

"También tomo en cuenta el hecho de que si nos fijamos, muchas de las personas que se celebran en las estatuas han sido responsables de muertes y destrucción", dice Dresser. "¿Empezamos a derribarlas?"

Puede que la gente no quiera seguir el ejemplo de los cristianos medievales que alegremente fundieron estatuas ecuestres de bronce de los emperadores romanos paganos y reutilizaron el metal.

La única de esas estatuas que perduró -la de Marco Aurelio- se salvó del horno sólo porque se pensó erróneamente que representaba al emperador cristiano Constantino.

Dresser sugiere que hay otra forma de lidiar con estatuas más recientes. Por ejemplo, en el caso del empresario del siglo XVII Edward Colston en Bristol, Inglaterra, la placa actual sobre su estatua podría ser sustituida por una que aclare que estuvo involucrado en el tráfico de esclavos.

De este modo se puede iniciar un debate. "Es mejor en general mantener las estatuas, pero recontextualizarlas."

Derechos de autor de la imagen
Image caption El legado de Cecil Rhodes es objeto de intenso debate.

¿Quién era Cecil Rhodes?

  • Imperialista, empresario y político que jugó un papel dominante en el sur de África a finales del siglo XIX. Lideró la anexión de grandes extensiones de tierra.
  • Hijo de un vicario, nació en Hertfordshire, Inglaterra, en 1853. Llegó a África a la edad de 17 años, cultivó algodón con su hermano en Natal, luego se dedicó a la extracción de diamantes. Fue fundador de De Beers, la compañía que hasta hace poco controlaba el comercio mundial de esas piedras preciosas.
  • El legado de Rodhes sigue financiando becas que llevan su nombre, lo que permite a los jóvenes extranjeros estudiar en la Universidad de Oxford. El más famoso de estos beneficiarios fue, probablemente, Bill Clinton.
  • Polémico incluso en su propia época, Rodhes respaldó la desastrosa incursión de Jameson de 1895, en la que una pequeña fuerza británica trató de derrocar a la República de Transvaal (actualmente parte de Sudáfrica), rica en oro, lo que provocó la Segunda Guerra Boer, en la que murieron decenas de miles de personas.

Contenido relacionado