Una fuga, tres asesinos y un escándalo político: el caso que tiene en vilo a Argentina

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption María Eugenia Vidal derrotó a Aníbal Fernández, cercano a Cristina Kirchner, en las elecciones para gobernador de Buenos Aires.

Las fuerzas de seguridad en Argentina han iniciado una operación de búsqueda para recapturar a tres asesinos que escaparon de una prisión de alta seguridad el domingo.

Pero la noticia de la fuga ha dejado rápidamente la sección policial de diarios y noticieros para mudarse a las páginas de política, ya que la historia salpica al gobierno actual y al anterior y jugó un papel importante durante la última campaña electoral que condujo al fin de doce años de gobiernos kirchneristas en el país.

Victor Schillaci y los hermanos Cristian and Martin Lanatta habían sido sentenciados a cadena perpetua por secuestrar y asesinar a tres empresarios en 2008, en una disputa en torno a un plan para traficar efedrina en México.

Pero este año Martin Lanatta acusó en televisión al jefe de gabinete de la ahora expresidenta Cristina Fernández de Kirchner de tener vínculos con el crimen.

Aníbal Fernández, político cercano a la exmandataria, competía en ese momento por la gobernación de la provincia de Buenos Aires que finalmente perdió con la candidata de la alianza Cambiemos, María Eugenia Vidal.

"Martín Lanatta fue protagonista de la campaña de Cambiemos, una campaña de desinformación que le dio la gobernación a Vidal. Uno suponía que lo había hecho por plata, pero ahora que se fugó de una cárcel de máxima seguridad queda claro cómo fue la cosa", dijo Fernández al diario La Nación.

Acusaciones

Tras la fuga, la nueva gobernadora despidió a la jefa del sistema carcelario, María Florencia Piermarini

Piermarini había sido elegida para el cargo por el gobernador anterior, Daniel Scioli, que fue derrotado en las elecciones presidenciales de noviembre por el candidato de Cambiemos, Mauricio Macri.

"Hubo complicidad de parte del Sistema carcelario en la huida", dijo la gobernadora Vidal.

Derechos de autor de la imagen La Nacion
Image caption La noticia está en las primeras planas de los diarios argentinos.

Estas declaraciones fueron respaldadas por el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano:

"Mi sensación es que la fuga tiene que ver con estructuras de poder mafiosas enquistadas en el Estado, en este caso en el Servicio Penitenciario bonaerense".

La huida

Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci empezaron su huida a las 2:30 (05:30 GMT) de la madrugada del domingo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Aníbal Fernández acusó al nuevo gobierno de devolver favores.

Los fugitivos crearon un arma falsa, asustaron a un guardia y secuestraron un carro del Sistema Penitenciario de la provincia de Buenos Aires.

Salieron de la cárcel de alta seguridad General Alvear, a unos 250 kilómetros al sureste de Buenos Aires, y se llevaron al guardia como rehén.

Todo acabó en 15 minutos: dejaron el carro y al rehén cerca y desde entonces no han sido vistos.

Más de 100 policías y agentes federales participan en la búsqueda.

El crimen

El 13 de agosto de 2008 aparecieron muertos en General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, los empresarios farmacéuticos Sebastián Forza, Leopolo Bina y Damián Ferrón.

En diciembre de 2012 fueron condenados como coautores materiales los hermanos Martín y Cristian Lanatta, y Víctor y Marcelo Schillaci.

Como autor intelectual fue condenado en ausencia Esteban Pérez Corradi, prófugo hasta hoy.

Según informa el diario La Nación, "para la Justicia, las tres víctimas querían copar el negocio del tráfico de efedrina y eso habría sellado su sentencia de muerte".

La efedrina, un precursor químico que tiene uso medicinal, es buscado por carteles mexicanos para producir metanfetaminas.

Contenido relacionado