La misteriosa película sobre el Holocausto que Jerry Lewis nunca quiso estrenar

lewis
Image caption Lewis estaba en la cumbre de su carrera cuando emprendió el proyecto.

A principios de la década de los 70, el actor de Hollywood Jerry Lewis empezó a trabajar en una película sobre el Holocausto tan extraña que decidió esconder todo el metraje.

Y así ha permanecido durante décadas.

Recientemente, la BBC encontró una gran colección de imágenes del filme que se verán en documental exclusivo sobre esta extraña película.

"The Day the Clown Cried" ("El día en que el payaso lloró) contaba la historia de un payaso ficticio, Helmut Doork, encarcelado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y utilizado después para entretener a los niños y llevarlos a las cámaras de gas de los campos de concentración.

Lewis, quien cuando rodó la película estaba en la cumbre de su carrera tras el éxito de "El profesor chiflado" y "El Botones", escribió y dirigió el filme, y al principio estaba muy ilusionado con la idea.

Pero quizás incluso él acabó encontrando el tema demasiado desgarrador.

La película nunca se estrenó y solo un puñado de gente afirmaba haber visto algo de la producción.

Image caption El mismo Lewis evita las preguntas sobre la película en las entrevistas.

El mismo Lewis, quien ahora tiene 89 años, evita las preguntas sobre ella en entrevistas y apariciones públicas.

"Muy profesional"

Para el documental de la BBC "The Story of Day the Clown Cried" ("La historia de 'El día en que el payaso lloró"), el presentador, David Schneider investigó historias de gente cercana a la producción, incluido el ya fallecido Lars Amble, que interpretaba a un guardia nazi.

Amble recordaba cuando Lewis le pidió que participara en el proyecto: "Él se estaba quedando en un hotel en Estocolmo. Me llamó, fui a su habitación, y de pronto dijo: 'Ya sé qué papel vas a tener, el de un hombre muy malo'", contó.

"Era un actor y director muy profesional. Nos daba confianza a todos".

Jack Kotschack era uno de los productores. Su hijo Erik recuerda bien este periodo en el que su padre trabajaba en la producción.

"Estaba muy emocionado por formar parte de todo eso. Cuando decidieron grabar las escenas del campo de concentración en Suecia, mi padre fue quien lo hizo posible".

Image caption Trabajando Lewis era un actor y director "muy profesional".

"Jerry Lewis era muy famoso entonces. La grabación era algo grande para Suecia y él era alguien que se hacía con el control, un gran personaje y actor".

Pero la producción estuvo llena de problemas y Kotschack dice que la relación de trabajo entre su padre y Lewis se desmoronó.

"Al principio eran los mejores amigos, pero al final ya no".

En internet han circulado supuestas copias del guion del filme e incluso algunos han intentado recrear toda la película online.

¿Por qué fascina tanto este proyecto?

"Es una película muy interesante porque muy poca gente la ha visto", dice Jan Lumholdt, un crítico de cine que vive en Suecia.

"Él es un comediante y esta es su película más seria. Esto le da una energía muy interesante y dinámica".

"Yo siempre sentí que hay interminables ejemplos de grandes intérpretes serios y oscuros, y de grandes trabajos sombríos hechos por comediantes".

Ha habido muchas películas sobre el Holocausto y a veces es difícil aceptar una historia ficticia grabada durante este oscuro periodo histórico.

Derechos de autor de la imagen Jill Tillberg
Image caption El payaso entrentenía a los niños para conducirlos hacia la cámara de gas.

Pero Yael Fried, gestor de proyectos del Museo Judío en Estocolmo, es favorable a los proyectos de este tipo.

"Necesitamos formas y métodos distintos de entender el Holocausto y la ficción nos puede ayudar en esto", dice.

"Puedes utilizar personajes ficticios en un ambiente real. Creo que tienes que tener cuidado y dejar muy claro que se trata de ficción".

Un tema tabú

Ha habido muchos rumores de que Lewis intentó introducir momentos de comedia en la producción. El nombre del principal personaje se cambió, parece, de Karl Schmidt a Helmut Doork.

"Como hijo de alguien que logró sobrevivir al Holocausto -mi madre salió de Viena en 1938 con su padre dramaturgo y su madre actriz- el Holocausto es algo de lo que siempre he sido muy consciente", dice Schneider.

"Como comediante, siempre me ha fascinado el tema de si se puede hacer comedia sobre un tema tabú tan difícil".

Derechos de autor de la imagen Jill Tillberg
Image caption El documental de la BBC también muestra metraje nunca visto con anterioridad, en el que se ve a Lewis siendo entrevistado en el rodaje.

"Yo solía presentar actuaciones de comedia de judíos y recuerdo que una vez me pasaron una nota entre bambalinas que decía: "Somos un autobús de supervivientes de Auschwitz que hemos venido a verte. ¿Podrías por favor saludarnos durante la actuación?".

"Y pensé, ¿cómo lo hago? ¿Salgo y grito eh, hay alguien de Auschwitz ahí?".

"Muchos comediantes judíos exploraron esta área, simplemente porque es tan central en su identidad".

El documental de la BBC también muestra metraje nunca visto con anterioridad, en el que se ve a Lewis siendo entrevistado en el rodaje.

"La comedia es nuestra válvula de salvación. Sin ella desapareceríamos, nos evaporaríamos", dice.

"Mi filosofía de la comedia es un hombre en apuros".

Contenido relacionado