La imagen con la que Ai Weiwei rememora la polémica muerte de Alan Kurdi

Ai Weiwei Derechos de autor de la imagen Rohit Chawla India Today AP
Image caption Ai recuerda una de las imágenes más impactantes de la crisis migratoria de 2015.

La imagen evoca una de las situaciones que más polémica levantó durante 2015: tendido boca abajo sobre una playa a la orilla del mar, con los brazos extendidos, inerme.

El artista y activista chino Ai Weiwei posó para una fotografía en la que reproduce la imagen de Alan Kurdi, el niño sirio de tres años que apareció muerto en una playa cerca de la localidad turca de Bodrum en septiembre del año pasado, tras el naufragio del bote en el que intentaban llegar a Grecia.

Aquella estampa le dio la vuelta al mundo y le puso nombre, rostro y cuerpo a la tragedia a la que se exponen los centenares de miles de migrantes que intentan huir por mar hacia Europa para escapar de la guerra en Siria.

La fotografía que replica la escena fue tomada en la isla de Lesbos, donde el artista chino está creando un monumento en memoria a los migrantes con el que busca resaltar las dificultades por las que atraviesan.

La imagen forma parte de una iniciativa de la revista India Today, cuyo equipo pasó 48 horas con el artista chino trabajando en la producción de la fotografía, a la que califican como un tributo a la "trágica y eterna" imagen de Alan Kurdi.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Ai Weiwei prepara un monumento en memoria de los refugiados en la isla griega de Lesbos.

En una nota publicada por India Today a propósito de la fotografía dice que Ai, quien vive actualmente entre Berlín y Grecia, es un exiliado desde su niñez y que sólo es chino por su documentación y su idioma.

"De alguna manera, todos somos refugiados. No soy un artista chino sino un artista humano, un defensor de los derechos humanos y eso es una cosa hermosa para defender y una condición que no podemos permitirnos el lujo de perder", dijo Ai en una declaración a India Today.

La semana pasada, Ai anunció el cierre de una exposición en Dinamarca como protesta por la nueva ley que permite a las autoridades de ese país confiscar a los solicitantes de asilo sus bienes de valor.

Contenido relacionado