La lucha por la igualdad de Hattie McDaniel, la primera actriz negra en ganar un Oscar

La actriz Hattie McDaniel en una escena con la protagonista de "Lo que el viento se llevó" Vivien Leigh Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La actriz Hattie McDaniel en una escena con la protagonista de "Lo que el viento se llevó" Vivien Leigh.

"Espero sinceramente servir siempre a mi raza y a la industria cinematográfica. Dios los bendiga".

Esas fueron las palabras que cerraron el discurso de agradecimiento de Hattie McDaniel cuando se convirtió en 1940 en la primera mujer negra en obtener el máximo reconocimiento de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de EE.UU. (Ampas, por sus siglas en inglés).

Se llevó el Oscar en la categoría de mejor actriz de reparto por su papel de "Mammy" en "Lo que el viento se llevó".

Este discurso cobra relevancia tras la reciente polémica en la que actores y otros miembros de la industria cinematográfica estadounidense han exigido que haya más diversidad racial entre los aspirantes al Oscar.

Los 20 nominados en las categorías interpretativas de la edición número 88 de los premios, que se celebra este domingo en Los Ángeles, son actores y actrices blancos.

Ello hizo que artistas como el director de cine Spike Lee y Jada Pinkett Smith, esposa del actor Will Smith, anunciaran que no piensan acudir a la ceremonia de entrega de los galardones.

Chris Rock, el humorista afroestadounidense que presentará la gala, también hizo alusión a la falta de diversidad en las redes sociales, igual que el actor Don Cheadle, entre otros.

El debate desatado por la falta de actores pertenecientes a minorías entre los nominados a los Oscar hizo que la Academia de Hollywood anunciara hace unas semanas el cambio de su normativa para tratar de incrementar la diversidad entre sus miembros en los próximos años.

Detrás

La noche del 29 de febrero de 1940, luego de recibir un fuerte aplauso por parte de los asistentes, en su mayoría blancos, Hattie McDaniel bajó del escenario con su Oscar y se dirigió a una pequeña mesa en la parte trasera del salón, porque no se le permitió sentarse al frente con sus compañeros de elenco en el filme "Lo que el viento se llevó".

El Hotel Ambassador, donde se celebró la ceremonia de los premios de la Academia de Hollywood en la ciudad de Los Ángeles, tenía una estricta normativa que no permitía el acceso de personas de raza negra a sus instalaciones.

El productor de la película, David O. Selznick, tuvo que pedir una excepción para el ingreso de McDaniel.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption "Lo que el viento se llevó" cuenta la historia de Scarlett O'Hara, una joven acomodada que vive en el sur de EE.UU. durante la guerra de secesión.

Meses antes a la actriz se le había impedido asistir al estreno de la película en la ciudad sureña de Atlanta, en donde existía una fuerte segregación racial.

El hecho molestó tanto al intérprete Clark Gable que amenazó con boicotear el evento, antes de que la propia McDaniel lo convenciera de acudiera de todas maneras.

Para McDaniel, ser reconocida en medio del ambiente discriminatorio que imperaba en EE.UU. para esa época, se convirtió en un hecho histórico.

Pero, ¿cómo lo logró?

"Mammy"

Hattie McDaniel tuvo grandes ambiciones desde niña, a pesar de haber crecido en el seno de una familia pobre cuyos padres fueron usados como esclavos en la ciudad de Denver, Colorado (EE.UU.).

Eso es lo que le contó a BBC Mundo Jill Watts, autora del libro biográfico "Hattie McDaniel: Black Ambition, White Hollywood" ("Hattie McDaniel: ambición negra, Hollywood blanco").

"Su padre huyó de la esclavitud y se unió a las fuerzas para luchar por la liberación en el norte de EE.UU. Así que la valentía corría en la sangre de esa familia".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption "Prefiero interpretar a una sirviente que ser una en la vida real", les respondió McDaniel a quienes la cuestionaron por su papel en "Lo que el viento se llevó".

Watts, historiadora de la Universidad del estado de California en la ciudad de San Marcos (EE.UU.) y especialista en estudios afroamericanos, pasó seis años investigando la vida de McDaniel a partir de entrevistas con sus allegados, familiares y tras revisar los archivos de Hollywood.

Según lo indagado por Watts, McDaniel empezó su carrera como intéprete de sátiras que criticaban a la sociedad blanca. Se presentaba en el teatro y la iglesia de su comunidad junto a sus dos hermanos, que también fueron actores.

"Pero para llegar a Hollywood, sabía que tenía que tomar una decisión. Y esta fue interpretar a una sirvienta", dijo Watts.

Así llegó el papel de "Mammy", la sirvienta de carácter fuerte y desenvuelto que jugaba el papel de segunda madre para Scarlett O'Hara, la protagonista del filme.

"Prefiero interpretar a una sirvienta que ser una en la vida real", era la respuesta usual de McDaniel cuando le preguntaban por sus personajes de ficción, según explicaba la revista especializada The Hollywood Reporter en un reciente artículo.

Ni lo uno ni lo otro

La actriz se enfrentó con el rechazo de la comunidad blanca por convertirse en una actriz exitosa, pero también fue duramente cuestionada dentro de la comunidad negra, que la acusaba de perpetuar estereotipos en el cine.

Y es que durante su carrera, que duró dos décadas, interpretó el papel de sirvienta en 74 películas de las 94 en las que actuó, según señala el portal de cine estadounidense IMDB.

Derechos de autor de la imagen Cortesia de Jill Watts
Image caption Jill Watts, autora del libro biográfico de Hattie McDaniel, pasó seis años investigando sobre la vida de la actriz.

"La comunidad negra creyó que la Academia había usado a McDaniel como un símbolo para hacer creer que en EE.UU. existía una unificación nacional en plena II Guerra Mundial", dijo Jill Watts.

Con el surgimiento del Movimiento por los Derechos Civiles en 1954 los blancos rechazaron la idea de que una actriz negra pudiese convertirse en una voz que reivindicara a la raza negra, señaló Watts.

La autora explicó que, a pesar del complicado escenario para McDaniel, la actriz continuó trabajando porque creía que hacerlo era una forma de activismo.

"Sus amigos le aconsejaban que se retirara de Hollywood si no conseguía mejores papeles. Y ella insistía en que si se iba, simplemente desaparecerían del todo", aseguró Watts.

Aquí me quedo

Aunque Hattie McDaniel centró su vida en la actuación y no se involucró directamente con la causa del Movimiento por los Derechos Civiles, emprendió una lucha legal para vivir en un vecindario de blancos.

Y lo logró.

"Hattie ganaba suficiente dinero como para permitirse vivir en un barrio de blancos. Así que estuvo dispuesta a ir a la corte con tal de alcanzarlo", explica Watts.

Los blancos dueños de las propiedades aledañas a la suya exigieron que se cumpliera el "convenio de restricción racial" bajo el que se construyó la urbanización, pero el juez a cargo del caso, Thurmond Clarke, falló a favor de McDaniel y de otros involucrados de raza negra.

La actriz se mudó entonces a una casa en 1942 que, más adelante, se convertiría en un escenario de fiestas a las que asistían constantemente estrellas de Hollywood.

Derechos de autor de la imagen Archivo Nacional de EE.UU.
Image caption Además de ser la primera mujer negra en ganarse un Oscar, Hattie McDaniel también fue la primera en tener un papel principal en la radio y la televisión estadounidense.

En los años previos a su muerte en 1952, McDaniel alcanzó dos victorias más, esta vez en la radio y en la televisión.

Se convirtió en la primera mujer negra en liderar un programa de radio en 1947, con un sueldo de US$1.000 a la semana, y alcanzó a filmar seis episodios de una serie de televisión que también la hizo pionera.

McDaniel falleció tras padecer un cáncer de mama el 26 de octubre de 1952 con 57 años.

"Creo que siempre quiso que hubiese mejores papeles en el cine para los actores negros. Quiso que Hollywood mirara más allá de los estereotipos", asegura Watts.

Contenido relacionado