Quiénes son los alauitas de Siria y por qué se distancian de Bashar al Asad

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Bashar al Asad es de origen alauita.

"Los alauitas no deberían ser asociados con los crímenes que el régimen ha cometido".

Con esa declaración los líderes de dicha comunidad, quienes ocupan los puestos más importantes y estratégicos del gobierno de Siria, han marcado distancia con el presidente Bashar al Asad y con las consecuencias de cinco años de guerra civil.

Y lo sorprendente de ello es que el propio Al Asad es de origen alauita.

Con un documento de ocho páginas, al que ha tenido acceso la BBC y que sus autores definen como una "declaración de reforma de identidad", estos líderes religiosos anuncian su intención de "verter luz" sobre su comunidad "después de un largo periodo de secretismo".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los líderes alauitas piden que se les desvincule de las consecuencias de la guerra civil de Siria.

Pero entonces, ¿quiénes son los alauitas?

¿Y por qué decidieron distanciarse ahora del régimen sirio?

"Tercer modelo"

El documento reivindica que los alauitas no son "una secta del islam chiita", tal como han sido definidos hasta ahora.

Son "el tercer modelo dentro del islam" que "lucha contra la violencia sectaria", dicen.

Aclaran que se adhieren a "valores como la igualdad, la libertad y la ciudadanía" y piden un futuro secular para Siria, así como un sistema de gobierno ante el cual el islam, el cristianismo y todas las demás religiones sean iguales.

Los alauitas han dominado el gobierno sirio y sus servicios de seguridad por más de cuatro décadas, tanto bajo el régimen de Hafez al Asad (1971-2000) como con el de su hijo y actual presidente Bashar al Asad.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los alauitas tuvieron poder en el gobierno de Hafez al Asad y también en el de su hijo Bashar al Asad, el actual presidente de Siria.

Aún así, insisten que la legitimidad del gobierno de Al Asad "sólo puede ser considerada de acuerdo a los criterios de la democracia y de los derechos fundamentales".

Los alauitas nacieron en Irak, vecino de Siria, en el siglo X.

Desde entonces se ha hablado mucho sobre sus creencias y prácticas, pero poco de ello ha sido confirmado, ya que sus líderes consideran que estos deben ocultarse para evitar la persecución.

Sin embargo, la mayoría de los expertos concuerdan en que veneran al primer imán chiita, Alí, el primo y yerno del profeta Mahoma.

"Distinto al chiismo"

Quienes han estudiado su fe explican que los alauitas comparten creencias con la principal rama del islam chiita, el chiismo duodecimano o imaní.

Así, creen que Alí era el sucesor legítimo de Mahoma, ya que lideró la comunidad musulmana desde la muerte de éste en el año 632.

Pero según los expertos los alauitas se diferencian de los duodecimanos en que sostienen que Alí era una manifestación de Dios, una noción que los sunitas, quienes son mayoría en Siria, consideran herética.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Su fe es distinta al islam chiita, insisten los líderes alauitas de Siria.

En el documento publicado este domingo, los líderes alauitas de siria insisten en que su fe "está basada únicamente en la idea de adorar a Dios".

"El Corán es nuestro único libro sagrado, una clara referencia de que somos musulmanes".

Los clérigos hacen hincapié en que el alauismo es distinto al chiismo, aunque reconocen que comparten algunas fuentes religiosas formales.

Además rechazan las fatuas o resoluciones legales de los líderes religiosos chiitas que buscan "apropiarse de los alauitas y que consideran al alauismo una parte integral del chiismo o una rama de este último", subrayan.

Y añaden que los alauitas han incorporado elementos de otras religiones monoteístas en sus tradiciones, sobre todo del judaísmo y del cristianismo.

"Aunque esto no debería ser visto como un alejamiento del islam, sino como elementos que atestiguan nuestra riqueza y universalidad", explican.

Dos de los líderes sirios alauitas detrás del documento hablaron con la BBC y le dijeron que estás satisfechos de haber hecho esta declaración de identidad, ya que "muchos alauitas están siendo asesinados debido a su fe".

Los miembros de todas las ramas del islam en Siria "son hermanos y hermanas", dijeron, y "los alauitas no deben asociarse con los crímenes que el régimen ha cometido".

"El futuro de Siria está ahora en manos de la comunidad internacional", añadieron.

Con el documento esperan "liberar" a la comunidad alauita— el 12% de la población siria antes de la guerra— y romper "el cordón umbilical" entre los alauitas y el régimen de Al Asad.

"Los alauitas existían antes del régimen de Al Asad y existirán después de él".

"Muy importante"

De acuerdo a Michael Kerr, director del Instituto para Estudios de Medio Oriente del King's College de Londres, la identidad sectaria fue uno de los principales desencadenantes de la guerra civil en Siria.

Bashar al Asad "tomó la estratégica decisión de facilitar narrativas y contranarrativas sectarias y... quizá intencionalmente, expuso a su comunidad a la lógica reduccionista de las fuerzas más extremas del islam", escribe Kerr en su libro recién publicado, The Alawis of Syria (Los alauitas de Siria).

El experto concluye que el futuro de los alauitas de Siria "permanece, irónicamente, vinculada al régimen de Al Asad".

"Es el rehén de la realpolitik— política basada en criterios pragmáticos, al margen de ideologías— de Al Asad en un conflicto que suma cero, que trasciende las fronteras de Siria, y cuya resolución será muy importante para el equilibrio de poderes en la región", dice el especialista.

Y sobre el documento en sí, opina: "Es muy importante que los líderes de la comunidad alauita hayan subrayado que no son una rama del islam chiita sino una comunidad religiosa musulmana distinta".

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption "Los alauitas existían antes del régimen de Al Asad y existirán después de él", dice el documento.

"Este desenlace marca un cambio importante frente a los anteriores del régimen de Hafez al Asad de acercar más a la comunidad al islam duodecimano tras la Guerra Fría y los intentos de "sunificación" de Bashar al Asad desde que heredara la presidencia en 2000", explica.

"Parece que están diciendo (los alauitas) que son una religión abrahámica y que quieren ser tratados como tal en lugar de como una secta minoritaria del islam chiita".

Tanto el islam, como el cristianismo y el judaísmo son religiones abrahámicas, y consideran a Abraham el primero de los patriarcas postdiluvianos del pueblo de Israel y del pueblo árabe.

Los alauitas "quieren que esta identidad sea aceptada y respetada en una Siria secular y que incluya a las Gentes del Libro".

Gentes del Libro es el nombre con el que en el Islam se designa a los creyentes de religiones abrahámicas o monoteístas, que según algunas interpretaciones del Corán merecen mayor respeto que los idólatras o los politeístas y que los ateos.

"Declaración de pertenencia"

Un diplomático occidental que conversó con la BBC y que quiere que su identidad no sea revelada concuerda con el profesor Kerr en que la "declaración de identidad" de los alauitas de Siria es relevante.

"Es de la cosecha propia de la comunidad alauita de Siria y no habíamos visto nada tan auténticamente alauita desde 1949 y 1971", señaló.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El régimen de Al Asad está fuerte, con el apoyo de Rusia.

"El lenguaje utilizado implica una disociación de Irán y del régimen de allí, pero también busca desvincular a la comunidad alauita de la familia Al Asad", añadió.

"Si esto hubiera salido a la luz en tiempos más oscuros se habría visto como una súplica de piedad, pero en estos tiempos en los que el régimen está fuerte y tiene el apoyo de Rusia, la declaración de los líderes alauitas viene a decir "somos los que somos"", prosigue.

"Es una declaración de pertenencia a Siria, una declaración de que tienen los mismos derechos y deberes en una Siria independiente del sistema del régimen".

Contenido relacionado