5 preguntas para entender qué pasa en Nagorno Karabaj, escenario de un conflicto congelado de la era soviética

Nagorno Karabaj Derechos de autor de la imagen Reuters

Ha sido desde hace décadas un polvorín en el Cáucaso Sur y los enfrentamientos que estallaron el fin de semana en Nagorno Karabaj han hecho temer por el estallido de una guerra a gran escala.

Aunque, después de cuatro días de combates, un cese del fuego fue acordado el martes en el enclave de mayoría armenia ubicado en Azerbaiyán, escenario de una disputa no resuelta y uno de los "conflictos congelados" tras la disolución de la Unión Soviética.

El enfrentamiento estalló el sábado, con un intercambio de bombardeos entre los separatistas armenios y las fuerzas azeríes.

Y aunque los esfuerzos diplomáticos parecen haber rendido frutos, muchos han coincidido en calificar al recién anunciado cese del fuego como "frágil".

De hecho, tal como afirma Thomas de Waal, experto del centro de estudios Carnegie Endowment for International Peace "de todos los conflictos no resueltos que estallaron cuando se deshizo la Unión Soviética, el de los armenios y azerbaiyanos por Nagorno Karabaj ha sido el más amenazante".

BBC Mundo te trae aquí las claves del conflicto y de los acontecimientos de los últimos días.

¿Cómo empezó todo?

El territorio montañoso de Nagorno Karabaj, una región de unos 11.500 km2 con una población de mayoría armenia, ha sido desde hace décadas objeto de disputa entre Azerbaiyán, donde está ubicado, y los habitantes del enclave, que son apoyados por la vecina Armenia.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El sábado ambas partes se enfrentaron con intensos bombardeos.

En 1988, hacia el final del régimen soviético, las fuerzas azerbaiyanas y los separatistas armenios comenzaron una sangrienta guerra en la que murieron entre 20.000 y 30.000 personas. Más de un millón huyeron de sus hogares.

Una tregua se firmó en 1994 y los armenios de Nagorno Karabaj lograron crear un Estado independiente de facto.

Pero, desde entonces, varias negociaciones para lograr un acuerdo de paz permanente han fracasado y la disputa continúa "congelada".

¿Ha habido otros enfrentamientos armados?

El cese el fuego ha sido violado en ocasiones, pero desde que se alcanzó el acuerdo en 1994 ha reinado una tensa calma en la región.

Los azerbaiyanos resienten la pérdida de territorio, que consideran suyo, pero los armenios no parecen dispuestos a entregarlo.

Rusia, Francia y Estados Unidos presiden el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que desde entonces está intentando encontrar una solución pacífica para el conflicto.

¿Por qué se empezó a hablar de guerra?

Armenia y Azerbaiyán, ambas exrepúblicas soviéticas, se culpan mutuamente de la violencia que estalló el sábado y que resultó en decenas de muertos en ambas partes.

Es difícil saber, sin embargo, quién disparó primero.
Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La Línea de Contacto en Nagorno Karabaj es una de las zonas más militarizadas de Europa.

El lunes el Ministro de Defensa de Azerbaiyán, Zakir Hasanov, amenazó con un "gran ataque" contra la capital de Nagorno Karabaj, Sepanakert, si los separatistas "no paran de bombardear nuestros asentamientos".

Nagorno Karabaj declaró que respondería de forma "muy dolorosa".

Armenia, por su parte, advirtió que el enfrentamiento podría desatar una "guerra a gran escala en la región".

El presidente Serzh Sarguysan dijo que un nuevo conflicto podría "afectar la seguridad y estabilidad no sólo del Cáucaso Sur, sino también de Europa".

Y tanto el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, como el canciller ruso, Sergei Lavrov, expresaron serias preocupaciones y pidieron a ambas partes detener los combates.

¿Ayudan las potencias internacionales?

Como explica Thomas de Waal, del Carnegie Endowment, "la presión externa de los tres mediadores internacionales, Francia, Rusia y EE.UU., para resolver el conflicto siempre ha sido más débil que la resistencia de Armenia y Azerbaiyán para lograr un compromiso".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption No se sabe quién disparó primero el sábado.

A pesar de que Rusia tiene influencia e intereses en ambas partes, incluida su antigua alianza militar con Armenia, "no está en el asiento conductor de este conflicto", dice Thomas de Waal.

Tampoco tiene presencia terrestre en Nagorno Karabaj.

Y hay otra potencia importante en el Cáucaso Sur, Turquía, que ha estado apoyando a Azerbaiyán.

Tanto Turquía como Rusia, sin embrago, están ahora dirigiendo su atención a la guerra civil siria.

Y, según Thomas de Waal, quienes realmente están dirigiendo este conflicto son Armenia y Azerbaiyán.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La intervención de Rusia podría ser decisiva para una solución pacífica del conflicto.

Eso, sin embrago, no ha evitado que Rusia y Turquía se acusen mutuamente de intervencionismo.

Y según la agencia rusa de noticias Interfax, el nuevo acuerdo de cesde del fuego fue logrado luego de un encuentro entre las partes en Moscú.

Así las cosas, la mediación rusa parece clave para una posible solución pacífica.

Y, de hecho, una portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores ruso dijo el miércoles que el presidente Vladimir Putin ya se había puesto en contacto tanto con los líderes azeríes como los armenios.

¿Es probable que estalle una guerra?

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Unas 30.000 personas murieron en el conflicto de 1988.

Antes del anuncio del cese del fuego, el experto del Carnegie Endowment Waal ya hablaba de dos posibles escenarios.

Uno era que Azerbaiyán decida lanzar una operación militar para recuperar su territorio perdido.

El país, cuya principal fuente de ingresos es su riqueza petrolera del Mar Caspio, ha gastado miles de millones de dólares en nuevo armamento.

Y la llamada Línea de Contacto entre ambos lados en Nagorno Karabaj se ha convertido en la zona más militarizada de Europa.

Una operación militar, afirma De Waal, "tendría el beneficio adicional de distraer a la población azerbaiyana de los problemas económicos causados por la caída en los precios del crudo".

"En los últimos días tanto los armenios como los azerbaiyanos han estado ondeando sus banderas nacionalistas [...]. Las emociones están exaltadas", advirtió el experto.

Pero, por el momento, la posibilidad de que ambas partes pongan fin voluntariamente a los enfrentamientos es la que parece estarse materializando.

Y el nuevo cese del fuego, aunque frágil, ofrece esperanzas.

"Anoche el cese del fuego fue por lo general respetado a lo largo de la línea de contacto", dijeron las fuerzas armadas de Nagorno Karabaj este miércoles.

"Nuestra posición es que se logrará (una solución pacífica) y que no hay otra opción", dijo también este miércoles una portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.