Peña Nieto quiere despenalizar la marihuana y otros cambios radicales en su política contra las drogas en México

Presidente de México Enrique Peña Nieto Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Peña Nieto propuso una nueva estrategia para lidiar con el problema de las drogas en el país.

Por primera vez en su historia reciente, México se propone cambiar su política hacia el uso y consumo de marihuana.

El presidente Enrique Peña Nieto anunció una iniciativa para modificar la Ley General de Salud y el Código Penal que contempla:

  • Aumentar hasta 28 gramos de marihuana la dosis que se presume como de uso personal.
  • Permitir el uso de medicinas elaboradas con la sustancia activa de cannabis.
  • Autorizar la investigación clínica para desarrollar productos con esta sustancia.

La nueva estrategia no contempla cancelar la lucha policíaca y militar contra el tráfico de drogas.

Pero ahora se acompañará de un mayor esfuerzo gubernamental para prevenir las adicciones, especialmente en niños y adolescentes, dijo el mandatario.

"Esto quiere decir que se dejará de criminalizar el consumo", dijo el presidente.

Peña Nieto afirmó que no se trata de promover la droga, sino de un nuevo paradigma en el tema.

"No estamos legalizando ni alentando el consumo", le dijo el presidente a la periodista Denisse Maerker en entrevista tras presentar su iniciativa.

"Lo que queremos es que la sociedad, especialmente niños y jóvenes, estén ampliamente informados de los daños que ocasiona el consumo de las muchas sustancias especialmente la marihuana".

La iniciativa de ley será analizada por el Senado de la República. No existe todavía una fecha para su análisis y debate.

El beneficio de los consumidores

Las medidas anunciadas por Peña Nieto contrastan con la política que se ha aplicado hasta ahora en el país.

Image caption Las nuevas medidas proponen que no sea delito consumir marihuana.

Uno de los cambios principales se refiere al consumo. La propuesta del gobierno es aumentar hasta 28 gramos la dosis considerada como de uso personal, sin que se considere un delito.

Hasta ahora a los mexicanos mayores de edad sólo se les permite traer consigo hasta cinco gramos de la droga.

Esta cantidad tan baja –menos de lo que contiene un cigarrillo– ha provocado que miles de personas enfrenten juicios o estén encarceladas acusadas de posesión de narcóticos.

Más de 60.000 internos de las prisiones se encuentran en esta condición, según datos de la Cámara de Diputados.

De aprobarse la enmienda legal el consumo no sería considerado un delito y muchos de los ahora detenidos podrían ser liberados, aseguró Peña Nieto.

El mandatario dijo que busca resolver "la injusticia que padecen miles de personas, especialmente mujeres, muchas de ellas madres de familia, a las que se les ha criminalizado por consumir marihuana y hoy se encuentran purgando condenas auténticamente desproporcionadas".

El presidente, sin embargo, no aclaró la forma en que se realizarían estas liberaciones.

Nuevas medicinas

La iniciativa presidencial contempla autorizar el uso de medicamentos elaborados a base de marihuana o sus ingredientes activos.

Esto permitirá fabricar o importar medicinas con estos elementos. Los productos estarán sujetos a las regulaciones sanitarias que se aplican al resto de los fármacos.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Graciela Elizalde fue la primera mexicana en ser autorizada a usar medicinas con cannabis.

Algo que está prohibido hasta ahora. Las personas que necesitan estos medicamentos para controlar algún padecimiento están obligadas a comprarlos en el extranjero, e introducirlas al país de forma clandestina.

El año pasado se dio un primer paso cuando la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), autorizó la importación de un medicamento con cannabidiol para la niña Graciela Elizalde.

La menor padece el síndrome de Lennox-Gastaut, una especie de epilepsia severa, y la única forma de controlarla es con esos fármacos.

Investigaciones científicas

El tercer cambio es la decisión de autorizar las investigaciones clínicas para elaborar productos con marihuana y sus ingredientes activos.

Como en los casos anteriores es algo no permitido. De hecho en el país de manera abierta no se venden productos que contienen esa sustancia, aunque se consiguen en el mercado informal

La elaboración de esos productos sería regulado por las autoridades sanitarias.

No está claro si habrá restricciones, es decir, que se limite a investigaciones académicas o pueda abrirse a la iniciativa privada.

De ser así, tampoco se conoce la forma como serían comercializados. Y hay otro tema pendiente: en los debates previos al anuncio presidencial uno de los temas que se abordó fue la manera como se obtendría la materia prima para las medicinas, investigación científica y el consumo personal.

Porque en México el cultivo y venta de marihuana permanecerá como un asunto ilegal.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.