El video que te lleva en un instante desde un jardín en la Tierra hasta los confines del Universo

  • Redacción
  • BBC Mundo

En primer plano, el rostro de una mujer sonriente, acostada plácidamente en la hierba.

La imagen no dura mucho tiempo.

El zoom comienza a alejarse rápidamente para revelar el contexto: la joven está en un jardín, en Silicon Valley, en la costa oeste de Estados Unidos, que está en el planeta Tierra, en el Sistema Solar... y así hasta llegar a la inmensidad del cosmos y regresar nuevamente a la Tierra y revelar en detalle el interior del cuerpo humano representado por la joven, que sigue tumbada en el jardín.

Este viaje de ida y vuelta -que la cámara hace en poco más de tres minutos- es obra de un astrofísico que creó este video para usarlo en sus clases de la universidad.

Aunque fue hecho hace cuatro años, cuando lo subió a las redes sociales hace pocos días el video se volvió viral.

La dimensión del Universo en tres minutos

"Yo doy clases a alumnos de bachillerato (...) y las clases tienen que ser accesibles para todo el mundo, incluidos los estudiantes de arte que no tienen conocimiento de ciencia", le explicó a la BBC Danail Obreschkow, profesor de la Universidad de Perth, en Australia.

Fuente de la imagen, NASA

Pie de foto,

De la Tierra, hasta el Universo.

"La idea era mostrar el universo de manera tal que no se necesiten ecuaciones ni conceptos complejos", aclara.

El académico creó el video con la aplicación para teléfonos inteligentes "Cosmic Eye".

Obreschkow usó 50 imágenes diferentes, muchas de ellas reales, tomadas por telescopios y microscopios. En los casos en los que las imágenes no pudieron ser capturadas por los instrumentos actuales, el astrofísico las reemplazó con imágenes modeladas por computadora.

Nuestro lugar en la Tierra

¿Pero qué ha hecho que este video destinado a las aulas se convierta en un éxito en internet?

Pie de foto,

No somos nada...

Para el científico -que aún sigue sorprendido por el interés que ha despertado y por la respuesta que ha recibido-, la clave está en que nos muestra de un plumazo nuestro lugar en el mundo.

"La gente se da cuenta lo pequeña que es en relación al Cosmos pero a la vez siente lo grande que es en relación al microcosmos", dice Obreschkow.

Y para comunicar este mensaje, añade, no hacen falta palabras.