Las amenazas por las que Murtaza, el niño afgano con la camiseta de Messi, tuvo que huir a Pakistán

Murtaza Ahmadi Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Murtaza Ahmadi recibió doscamisetas firmadas por Lionel Messi en febrero de este año.

Al pequeño Murtaza Ahmadi, el niño afgano que conmovió al mundo del fútbol por fabricarse una camiseta de Lionel Messi con bolsas de plástico, la fama le costó caro.

Después de que su fotografía diera la vuelta al mundo y recibiera dos camisetas firmadas por la estrella argentina del Barcelona, tuvo que escapar de su país junto a su familia por las amenazas de secuestro que recibía.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La foto de Murtaza con la polera hecha de una bolsa de plástico conmovió al mundo del fútbol.

Según informaron desde el servicio en urdú de la BBC, Murtaza junto a sus padres y hermanos, se encuentra en Quetta, la capital de la provincia de Baluchistán, en Pakistán, cerca de la frontera afgana.

El pequeño de cinco años se convirtió en una sensación en internet hace unos meses al hacerse viral una foto suya con una camiseta hecha de una bolsa de plástico azul y blanca, a la que le puso el nombre de Messi y el número 10 que lleva en la selección argentina de fútbol.

Las amenazas

Cuando Messi le envió una camiseta del Barcelona y otra del combinado argentino (ambas firmadas), Murtaza manifestó que estaba "extremadamente feliz" porque el astro del fútbol le tenía cariño.

Además de la indumentaria, Messi envió un balón de fútbol.

La agencia de noticias afganas Khaama Press informó que la decisión de abandonar Afganistán fue tomada para evitar el posible secuestro del niño, que ahora se encuentra el Pakistán como refugiado.

La familia Ahmadi abandonó Afganistán hace un mes, añade la agencia.

"Nos fuimos a Paquistán porque una mafia nos llamaba con amenazas y teníamos miedo de que el niño fuera secuestrado", dijo a la agencia DPA Wahid Ahmadi, un primo del pequeño.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Unicef colaboró para que las camisetas de Messi le fueran entregadas a Murtaza.

"Temíamos que secuestraran a Murtaza y reclamaran una suma de dinero muy alta", agregó.

Situación complicada

Murtaza vivía en Gazni, una región considerada peligrosa en el sureste del Afganistán.

Las fotos originales del niño con la camiseta de plástico fueron tomadas por su hermano mayor Hamayon, quien las publicó en su página de Facebook en enero.

Unicef, la agencia de la Organización de Naciones Unidas para la infancia, colaboró para que las camisetas de Messi llegaran a manos del pequeño.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Murtaza tuvo que abandonar la población afgana de Gazni, donde creció hasta los cinco años.

Messi es embajador de buena voluntad de esa institución.

Tanto Unicef como los representantes de Messi tuvieron que esperar la confirmación de que Murtaza se trataba del niño de la foto, tras aparecer otro niño en Irak asegurando que era él quien aparecía en la imagen.

Medios afganos informaron que, a pesar de los intentos, no será posible un encuentro entre Murtaza y la estrella del Barcelona.

"Fueron momentos muy felices cuando Messi le envió los regalos a Murtaza. Ahora todo se ha vuelto a complicar", dijo el primo del niño.

Contenido relacionado