Brutal agresión en el sur de Chile: Nabila Rifo fue golpeada hasta quedar en shock y después le sacaron los ojos

Protesta por el caso de Nabila Rifo Derechos de autor de la imagen Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres
Image caption Nabila fue encontrada desmayada a tres cuadras de su casa en la madrugada del sábado.

Primero fue golpeada hasta desmayarse. Luego le sacaron los ojos y abandonaron en la calle.

Así encontraron a Nabila Rifo en la madrugada del sábado, apenas a tres cuadras de su casa, en la comunidad de Coyhaique, en la región de Aysén, en el sur de Chile.

Y este miércoles, aquella localidad siguió en vivo por la radio la presentación de cargos contra Mauricio Ortega, expareja de Rifo y el único sospechoso del brutal ataque que tiene conmocionado a Chile.

Rifo es una mujer de 28 años y madre de cuatro niños, dos de ellos con Ortega.

La encontraron con el cráneo y los dientes fracturados.

La comunidad coyhaiquina reaccionó con espanto, indignación y dolor ante un caso que no tiene precedentes en la región.

Situación

Mientras Nabila Rifo era internada con ventilación mecánica en el Hospital Regional de Aysén, los vecinos se juntaron en las calles bajo los gritos de "respeto y justica" y prendieron velas por su recuperación.

Poco después, la noticia del brutal ataque contra Rifo conmocionó a todo el país provocando varias manifestaciones.

Debido a la gravedad de su estado, el martes fue trasladada en avión hasta el principal hospital público de urgencia de Santiago, la capital de Chile.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption 16 casos de femicidio se reportaron en Chile en lo que va de 2016.

Este miércoles, la presidenta chilena Michelle Bachelet visitó el centro de salud donde atienten a Rifo y se reunió con el equipo médico a su cargo.

La víctima del ataque no llegó a percatarse de la visita pues permanece inconsciente.

Rifo se encuentra fuera de riesgo vital y sedada, "profundamente dormida" dicen los médicos.

El equipo que la trata dice que será sometida a varias cirugías la próxima semana y que su rehabilitación tomará un largo tiempo.

Relato

En Coyhaique, a más de 1.500 kilómetros de distancia de Santiago, Ortega enfrentó a la justicia en una pequeña sala judicial repleta de medios de comunicación.

En un desgarrador relato, la fiscalía expuso los hechos previos al ataque, a partir del relato de una serie de testigos, incluyendo los hijos mayores de Rifo, que tienen 10 y 12 años.

El acusado y la víctima vivían en una casa y taller mecánico, junto a los dos hijos mayores de Rifo y dos niños que ambos tienen en común, de 2 y 4 años.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption 20 intentos de femicidio se reportaron en lo que va de 2016.

La noche del viernes, el principal sospechoso y la víctima se reunieron con otras personas en el lugar.

Cerca de las 4 de la mañana, según la fiscalía, el acusado se encontraba "borracho" y en "descontrol".

De acuerdo al mismo relato judicial, los niños lograron comunicarse por teléfono con una hermana de la víctima, relatando que su padrastro "destruía cosas en la casa" y trataba de golpear a su madre.

Una tía los sacó del hogar.

Poco después, Nabila Rifo fue encontrada en la calle por un adolescente que dio aviso a Carabineros.

En el hospital confirmaron que no tenía globos oculares y en poco tiempo el caso fue conocido en todo el país.

Al momento de su detención, el principal sospechoso se declaró inocente, sin embargo la fiscalía lo acusa por dos delitos: femicidio frustrado y mutilación.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Los actos de repudio por lo sucedido con Rifo se replicaron en Santiago y también en la población de Coyhaique, donde sucedió el ataque.

Junto a la mujer agredida, se encontró la llave de un auto que podría haber sido utilizada para arrancarle los ojos, según la causa judicial.

La Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres organizó vigilias desde el martes frente al centro de salud en el que se encuentra Rifo.

Datos

En lo que va del año, en Chile se reportaron 16 femicidios, casos en los que mujeres han muerto a manos de parejas o exparejas.

Se cuentan, además, al menos, otros 20 intentos frustrados.

No es la primera vez que una mujer pierde los ojos en este tipo de crimen.

El año 2013, un hombre fue abatido por carabineros tras haber atacado a tres personas y haber arrancado los ojos de su expareja, una mujer de 33 años, en la ciudad chilena de Punta Arenas.

Contenido relacionado