Por qué en una cárcel de Holanda viven cientos de refugiados

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption En la actualidad, 6.292 solicitantes de asilo viven en antiguas prisiones en Holanda.

Las celdas de una docena de prisiones en Holanda se han convertido en los hogares temporales de familias provenientes de países en conflicto como Siria, Irak y Afganistán.

Con la disminución de los actos delictivos en el país, que se atribuye a una población de más edad y una fuerte caída en los delitos violentos que conducen a penas de prisión, el gobierno ha buscado nuevas maneras de utilizar sus cárceles.

En la ciudad de Roermond, por ejemplo, un centro reclusorio fue restaurado en 2011 y ahora funciona como un exclusivo hotel llamado Het Arresthuis (La Casa del Juicio, en español).

Pero desde que el país acogió a 60.000 migrantes tan solo durante el año pasado, una decena de estas instalaciones se habilitó para acomodarlos.

"Tuvimos que pensarlo dos veces antes de usar cárceles como centros para los refugiados", le dijo a la agencia AP Janet Helder, miembro de la agencia gubernamental responsable de encontrar una vivienda para los solicitantes de asilo.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La cárcel de De Koepel, en la ciudad de Haarlem, en el noroeste de Holanda, es una de las que alberga a los refugiados que han llegado de Siria, Irak y Afganistán.

Una de las cárceles que habilitó sus instalaciones para los refugiados fue construida en 1880 y está en la ciudad turística de Haarlem, en el noroeste del país.

Aunque el gobierno holandés ha reformado varios penales para que las celdas se conviertan en habitaciones, esta antigua prisión es considerada como un monumento nacional y por ello no puede ser renovada.

Tras la llegada de sus nuevos residentes, algunos vecinos de la zona cuestionaron la decisión de convertir la prisión de De Koepel en un centro de acopio.

"Se preguntaban cómo el gobierno podía poner a sirios que quizá estuvieron encarcelados en una celda aquí", dijo Helder.

Por ese motivo, añadió, cambiarían de centro a aquellos que no se sintieran cómodos en estas instalaciones.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Hamed Karimi y su esposa, Farishta Morahami, huyeron de un pueblo cercano a la capital de Afganistán, Kabul, en medio de crecientes ataques de los talibanes. Pagaron contrabandistas US$8.000 para llegar a Europa.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La prisión de De Koepel fue construida en 1880 y su galería central ahora es un patio de juegos para los solicitantes de asilo.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Yassir trabajaba como barbero en Irak y quiere aprender holandés para retomar su oficio. Comparte una celda con su esposa Gerbia en la prisión de Haarlem.

Sin embargo, en el caso particular de la antigua cárcel de De Koepel, los residentes temporales sí parecen sentirse cómodos.

Aquellos que conversaron con AP, que tuvo acceso al penal varias ocasiones este año, expresaron quejas sobre las comidas y las largas filas que debían hacer para conseguirlas.

Pero no manifestaron sentirse prisioneros.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Algunos expresaron quejas sobre las comidas y las largas filas que debían hacer para conseguirlas, señaló AP.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Personal holandés enseña a los 400 inmigrantes que viven en la cárcel de De Koepel a adaptarse mientras que el proceso de asilo comienza.

"No siento que esto sea una cárcel. Lo que importa es que aquí estamos a salvo", le dijo a AP Abdul Moeen Alhaji, un sirio de 16 años.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los refugiados son libres de abandonar los edificios y los jardines durante el día, e incluso pasar algunas noches por fuera.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Aquí, un voluntario holandés enseña a una refugiada afgana a montar bicicleta.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption En las instalaciones de la antigua prisión hay gimnasios y canchas de baloncesto.

Junto a Alemania y Suecia, Holanda es uno de los destinos más anhelados por los miles de migrantes que llegan desde Medio Oriente a Europa.

Más de un millón de refugiados llegaron a Europa en 2015 y en lo que va de año 135.000 han arribado ya por mar al continente, según cifras de la agencia de la ONU para refugiados (ACNUR).

Temas relacionados

Contenido relacionado